Puebla, 18 de octubre del 2021

¿Van a guardar silencio?

Por Viridiana Lozano / /
Los inconformes habían pedido hablar desde hace más de una semana con Vida Inés Vargas
Los inconformes habían pedido hablar desde hace más de una semana con Vida Inés Vargas Foto: Central

Guía para irreverentes

Vida Inés Vargas Cuanalo resultó igual de ineficiente que su antecesor, Rodrigo Abdala. En sus manos estuvo evitar la manifestación que este domingo 3 de octubre irrumpió en el evento que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador celebró en Huauchinango, Puebla.

Hace más de una semana que los pobladores pidieron una audiencia con la delegada federal. El reclamo era que los “ciervos de la nación” entregaron a su conveniencia los apoyos para los damnificados por el huracán Grace.

interiores_AMLO_2.jpg

El estado canalizó las quejas a la federación, directo a la oficina de la delegada Vida Inés Vargas, que era con quien pedían hablar, pero ella dijo textualmente que “no tenía tiempo”.

Así, justamente enardecidos, se apostaron este domingo en Huauchinango para hacer llegar sus reclamos al presidente de la República, que al final no les dio una solución.

El estado tenía preparado un grupo de granaderos porque ya sabían que habría manifestantes, pero fue Bienestar Federal la que directamente dio la orden de permitirles pasar, para evitar que la situación se pusiera violenta.

interiores_AMLO_2.jpg

Fue más que arriesgado, en los videos podemos ver cómo entran al salón y quedan apenas a unos metros del presidente de la República, sin un mayor despliegue de seguridad. Es más, había más seguridad para los reporteros, a quienes colocaron detrás de una valla, que para los inconformes.

 Acostumbrado a hablar con el pueblo, López Obrador pronunció las palabras que hoy son virales:

¿Van a guardar silencio?

¿Me van a respetar?

Dijo el presidente… después, continúo su discurso.

Al final les dijo que no podía atenderlos, pretextó que trabaja 16 horas al día y es entendible que, si se quedaba con ellos, no podría completar el resto de su agenda en el día.

Bueno, para eso están los delegados federales en los estados ¿o no?

Otra cosa que debo decir es que Huauchinango y la Sierra Norte es una zona en donde siempre han querido a Andrés Manuel López Obrador. Nadie esperaba que justo ahí se le fuera a levantar “el pueblo bueno”.

Ellos y todo Puebla tiene razones de sobra para estar inconformes

Este 2021 la Federación aplicó un recorte de 319 millones de pesos a las particiones y 754 millones de pesos a las aportaciones que debía enviar a Pueblas

El Fortaseg también sufrió un recorte de 179 millones.

La entidad perdió su hospital más grande, San Alejandro, desde el 2017 y apenas en agosto iniciaron una demolición que prometieron en mayo.

Y ni hablar de las vacunas porque Puebla está en los últimos lugares con menos población vacunada.

Todo mal.

¿Qué quiere, una porra?

 

 

 

 

***
Atentos todos porque después del 14 de octubre, el gobernador Miguel Barbosa Huerta planea grandes cambios dentro de la administración estatal.

Mucho se ha rumorado sobre quiénes son los secretarios que serán sustituidos, se habla, por ejemplo, de que saldrá Abelardo Cuellar de la secretaría del Trabajo; que llegará alguien nuevo a Gobernación y que Ana Lucía Hill regresará a Protección Civil.

La verdad es que el mandatario sigue haciendo valoraciones para los nuevos perfiles. Lo que sí es que después del proceso electoral, como fue público, celebró encuentros con todo tipo de actores políticos, hasta quienes eran considerados sus enemigos como Édgar Garmendia o Genoveva Huerta.

El mensaje fue el mismo, la segunda mitad de su gobierno será de conciliación y trabajo.

BUAP