Puebla, 18 de octubre del 2021

La Doble Moral del Regreso a Clases

Por Daniel Fajardo Patrón / /
La Doble Moral del Regreso a Clases
Foto: Especial

62041481 2302353556699440 8285002483898515456 n

¡Sí o sí el regreso a clases es un tema inminente!, tal y como ha ocurrido con muchos de los sectores que han vuelto de manera gradual y paulatina a sus actividades. Esta acción no es otra cosa más que la segunda fase de por lo menos 3 que veo en la transformación del mundo post covid, la primera, una vida en confinamiento en donde por seguridad la mayoría de nosotros limitó su vida social con un cierre del comercio y empresas. La Fase 2 consiste en la modalidad híbrida, todos los sectores tomarán la decisión de la nueva forma que ejecutarán sus operaciones, algunos más digitales que otros, pero sin duda cada sector establecerá las reglas de su propio desconfinamiento al igual que la vida social en donde algunos la continuarán con más precauciones que otros y finalmente la fase 3, aceptando una vida con el virus el cual llegó para quedarse, una sociedad y economía que funcionarán en torno a un semáforo y es así como viviremos por algún tiempo.

Volver a las aulas era algo inminente

Con la reactivación de los sectores tarde o temprano llegaría el momento para las escuelas pero ¿es el tiempo correcto para que vuelvan?,  creo más allá de un discurso populista se debe hacer un análisis para tomar la decisión estratégica de quienes deben de regresar, mi voto por supuesto es para escuelas de bajos recursos ubicadas principalmente en zonas rurales, sin descartar por supuesto que aun en la urbanidad existen también instituciones en estas condiciones, sí, aquellas escuelas a las que las promesas de los gobiernos anteriores les fallaron, con el internet inalámbrico gratuito o equipos de cómputo y tablets que se prometieron y que al final no sólo fueron insuficientes, ¡gran sorpresa ni siquiera existían para soportar este tipo de situaciones!, aquellos niños cuyos padres no tienen internet y que poco miran la televisión, padres que trabajan y no pueden hacerse cargo de sus hijos para cumplir la función de maestros secundarios, son ellos quienes por supuesto deben regresar.

Sumo a estos a los estudiantes que simplemente no se adaptaron, ya sea por falta de interés, seguimiento de sus padres o cualquier factor, para muchos este formato simplemente no les funcionó, ¡ellos también son candidatos a este regreso! y finalmente el sector de alumnos que tuvieron circunstancialmente los elementos para mantener su ritmo de aprendizaje, que subrayo en ninguno fue del 100 %, pero que por circunstancias lograron adaptarse mejor a esta situación.

¿Qué implica el regreso a clases?

Todos deberán volver a clases de manera paulatina pero detrás del discurso populista hay muchos temas por atender con el mismo protagonismo con el que se la da la difusión a la simple promesa de que llueve o truene las clases presenciales deben regresar, en primer lugar, en medios se ha hecho difusión del estado deplorable de muchas de las escuelas rurales a las que los estudiantes volverán en poco más de un mes ¿estamos listos para ello?, ¡en 30 días!. Ahora pensemos en el plan B, se repara la escuela pero ¡aprendamos la lección!, se dotará de equipos de cómputo, internet y demás que en futuras contingencias, que seguro las habrá, ¿les permitirán tener mejores oportunidades a los estudiantes para no detener nuevamente su proceso de formación?, ¿estaremos listos para que este regreso no sea tan sólo una esperanza de pocos meses y luego de un nuevo confinamiento simplemente todo quede en un sueño, regresando al mismo punto de crisis que vivimos actualmente?

Sin duda una de las lecciones aprendidas para el sector educativo es lo que ha aprendido la empresa, modificar procesos para aprovechar al máximo la tecnología y ser más eficientes ya sea en modalidad presencial o híbrida, ¿la educación está lista para ello?, he visto muchas declaraciones de Instituciones educativas y de docentes quienes ven la luz al final del túnel el regreso a clases como si esto fuera vivir nuestra vida de antes, personas y escuelas con una enorme y retrógrada resistencia al cambio que no les permitirá estar listos para una vida regida por semáforos en el ámbito educativo.

La doble Moral del Regreso a Clases

Celebro que muchas instituciones se hayan sumado a esta nueva vida, que durante la pandemia crecieron en sus proyectos educativos y que hoy están listos para experimentar una modalidad híbrida, sí o sí el regreso a clases era inminente, ¿pero es el mejor momento? quizás para la estrategia populista puede ser porque ésta se guía más en lo cuantitativo, la estadística y el discurso de lograr lo imposible pero no hay un trabajo a profundidad para reestructurar el proyecto educativo de nuestro país y ponerlo a la altura de esta nueva realidad que viviremos, más allá de pensar en la temática, que es importante, de que el sector educativo es el más vulnerable por no estar vacunados los estudiantes, lo importante es la estructura y el proyecto, ¿qué aprendimos durante estos meses de pandemia?, ¿qué haremos en el presente y el futuro para garantizar el nivel educativo en un mundo de semáforos?, con estas preguntas sin duda lo más simple es el discurso que el compromiso en los resultados en la doble moral del regreso a clases.

BUAP