Puebla, 22 de enero del 2022

El "Danielote” detrás de la balacera en el Centro Histórico 

Por Edmundo Velázquez / /
El "Danielote” detrás de la balacera en el Centro Histórico 
Foto: Central

Cuenta hasta diez

La intención de recuperar los barrios más tradicionales de Puebla y las zonas emblemáticas que hoy están infestadas por el ambulantaje, la delincuencia organizada y la trata de personas, es buena y loable.

Pero, tras los recientes hechos violentos del Centro Histórico de Puebla, las autoridades poblanas se tienen que repensar y formular estrategias correctas de cómo es que van a generar operativos que sean eficaces.

Porque en el operativo del jueves 26 de noviembre hubo daños colaterales entre familias, comerciantes –formales o no– y otros poblanos que circulan en una de las zonas más complicadas de la ciudad de Puebla.

Y quien tuvo el encargo de la movilización por parte del área de Grupos Especiales de la Policía Estatal fue su nuevo director, Daniel García Palma, alias “El Danielote”.

En cámaras de algunos de los comercios de la zona fue visto este personaje que recién llegó a la Secretaría de Seguridad Pública.

interiores_columna_29_11_2021.jpg

De más está decir que con la constante de cambios y la turbulencia entre la estructura de la SSP desde el inicio de este gobierno morenista ha tenido su repercusión, sobre todo cuando se apunta al nombramiento de mandos altos y medios. La mayoría de ellos muy cuestionados.

Porque precisamente, “El Danielote” no es un personaje que necesariamente tenga las manos muy limpias.

Hace tres años, en la zona de Córdoba, Daniel García Palma se encontraba entre las filas de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz, como subdirector operativo de la zona centro del estado.

En ese entonces a él, junto con otros elementos de la Policía Federal, se les acusó por la desaparición forzada de tres jóvenes, como bien lo establecieron medios de la región centro de Veracruz.

Según las publicaciones, los operativos se realizaban en vehículos que no tuvieran sellos y con agentes que vestían como cualquier civil, lo cual provocaba confusiones al no saber si se trataba de una caravana del crimen organizado o un operativo de las autoridades.

Pues algo así se replicó en la balacera del pasado jueves 25 de noviembre en el Centro Histórico. Aunque llegaron algunas patrullas y elementos uniformados, a “El Danielote” se le pudo ver de gorra y sudadera, armado y sin alguna insignia que definiera si se trataba de un uniformado o de un delincuente.

Obviamente, tanto las maneras en las que se dio la entrada a casas y vecindades, la forma en que se coordinó el operativo e incluso el miedo que provocó entre comerciantes, se pensó que podría tratarse de todo, menos de un acto de la autoridad.

De más está decir que el nuevo coordinador de Grupos Especiales tiene otros cuestionamientos en sus pasados encargos en Veracruz. O sea, no solo tiene pinta de delincuente, también lo han mencionado en narcomantas que aparecieron en el 2018 en la carretera Córdoba -Veracruz, en donde la delincuencia organizada le reclamaba 500 mil pesos que le habían entregado a él y su superior en la SSP de Veracruz.

Si este uniformado llegó a la SSP de Puebla, es entonces cada vez más coherente esa explicación de que, el Centro Histórico se busca limpiar de delincuencia, pero no por motivos de turismo y mejora de zonas y barrios originarios. Más bien suena a que se busca que negocios turbios cambien de una mano a otra.

Y parece que algunos de los interesados son los miembros de la banda de “Los Sinaloa”, que opera activamente desde el penal de San Miguel.

Con los antecedentes de “El Danielote” y la expansión de los negocios ilícitos de “Los Sinaloa”, no dudemos que el Centro Histórico es el blanco de este grupo de la delincuencia organizada.

Entre los líderes de “Los Sinaloa” se encuentra Felipe Narciso, el mandamás del Dormitorio W del penal de San Miguel.

Narciso junto con  Raúl Pérez Soriano y Eduardo Verdeja Márquez (que son inquilinos de los dormitorios J-1 y P-33, respectivamente), se encuentran conectados con el interés de “El Danielote” por el Centro Histórico.

La banda de “Los Sinaloa” continúa activa, está relacionada con varias ejecuciones y hechos violentos y actualmente busca conseguir más espacios. Y qué mejor que estar cobijados por algunos uniformados corruptos, ¿verdad?

¿Qué pasará entonces con el Centro Histórico de Puebla? ¿Se limpiará la zona para el bien de Puebla?

¿O los negocios sucios cambiarán solo pasarán de unas manos a otras?