Puebla, 04 de diciembre del 2021

Tecamachalco: Modo Zopilote, activado.

Por Edmundo Velázquez / /
Tecamachalco: Modo Zopilote, activado.
Foto: Central

Cuenta hasta diez

La Fiscalía General del Estado judicializó a las 11:00 de la noche del 21 de noviembre al ahora ex secretario de Seguridad Pública de Tecamachalco, Alejandro Santizo, por el delito de homicidio calificado.

Esto quiere decir que la carpeta de investigación por la ejecución de los agentes José Adrián Muñoz Huerta, José Guillermo Méndez Arellano y Miguel Sánchez Rosas, es más que sólida.

Hasta el momento tenemos dos versiones: la confusión o la ejecución.

Pero cada vez la primera pierde fuerza y se va desechando conforme el paso de las investigaciones. Y sobre todo después de escuchar la contundencia de las declaraciones tanto del Fiscal General del Estado, Gilberto Higuera Bernal, como la del gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, quien pronunció un fuerte mensaje durante el homenaje a los agentes, en las instalaciones de la Unidad de Análisis de la Fiscalía General del Estado en la zona de Angelópolis.

Ver: Fue ejecución: Barbosa acude a homenaje a ministeriales

 

Santizo junto con su escolta serán trasladados este día ante la Casa de Justicia correspondiente, porque podrían ser enviados a la de Tecamachalco, a Tepeaca o directamente ser enviados al penal de mediana seguridad de Tepexi de Rodríguez, donde usualmente se envía a personajes relacionados con crímenes de alto impacto.

Contrario a lo que muchos esperaban, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal no entrará –o por lo menos no aún– en Tecamachalco.

Porque pareciera que el ataque a los tres ministeriales les ha caído muy bien a personajes que han entrado en modo zopilote.

Quienes parecen más entusiasmados por la desfortuna del presidente Ignacio Mier Bañuelos que trastocados por el dolor y la tragedia que envuelve a las familias de los involucrados.

Así pues, Mariano Cruz, el regidor de Gobernación de Tecamachalco, se ha encargado de repartir la versión de que Ignacio Mier podría pedir licencia en cualquier momento y esto, directa o indirectamente, podría beneficiarlo a él.

¿Cuántos más no habrá así en estos momentos que creen que la muerte de tres personas y el dolor de sus familias es el momento para operar políticamente?

Pero más allá de lo bajísimo que puede ser el nivel de la política en la región, en Tecamachalco ocurrieron hechos gravísimos, por supuesto, que tienen que ser investigados a fondo y castigados más allá de grupos políticos.

La incidencia delictiva del municipio en la última semana, que cerró pésimamente con la ejecución de los ministeriales a manos de otros servidores públicos, solamente exhibe una muestra de lo caliente que siguen las cosas en el Triángulo Rojo.

En San Salvador Huixcolotla, Tochtepec, Palmar de Bravo, Quecholac y en otros municipios de esta región se necesita una revisión urgente de las condiciones en las que se encuentran las policías municipales y su relación directa con las bandas delictivas de la región.

Las bandas que operan en el Triángulo Rojo mantienen un amorío casi evidente con las policías municipales. Y así ha ocurrido prácticamente en los últimos diez años.

Todavía no llegan a los primeros 100 días y varios de los alcaldes de Puebla ya han enfrentado varios problemas con relación a seguridad.

¿Servirá este crimen de alto impacto en Tecamachalco para poner atención en la toma de decisiones de los políticos en materia de seguridad?

Selene Rios

JV

BUAP