Puebla, 04 de diciembre del 2021

Arranque y... ¿declive? de Paola Angón

Por Edmundo Velázquez / /
Arranque y... ¿declive? de Paola Angón
Foto: Central

Cuenta hasta 10

¿Qué ocurrió con Paola Angón que la perdimos de repente?

La presidenta municipal de San Pedro Cholula llegó con un bono democrático alto.

No tuvo cierre apretado en elecciones, ni fue objetada su victoria.

Es más, tuvo un muy buen arranque con el evento donde incluso fue acompañada por el gobernador Miguel Barbosa, quien, y a diferencia de Edmundo Tlatehui en San Andrés Cholula, le brindó un tono cálido de bienvenida al servicio público.

Pero después de eso qué ocurrió. Nada, más que adelantar que se endeudaría porque Luis Alberto Arriaga se había llevado hasta el agua de los floreros.

La primera señal de alerta es que su Secretaría de Gobernación permanece acéfala.

Así es. A casi un mes, Paola Angón no ha nombrado titular de Gobernación. Un puesto que es apremiante cuando sabemos que la gobernabilidad es uno de los temas más complicados y, además, en enero ya viene la renovación de los presidentes de juntas auxiliares, puntos elementales para mantener el orden y el buen gobierno.

La sombra morenovallista nomás no deja el gabinete. Carlos Carpinteyro, titular de Infraestructura y Servicios Públicos Generales, mantiene entre sus asesoras a Claudia Mazariegos, una de las principales operadoras de Eukid Castañón. ¿Tenemos que decir más?

Hablando de tufo morenovallista, Deifilia Gabriela Rosas Armijo, la secretaria de Administración ha tomado un vuelo digno del antiguo modo de hacer política en Puebla. Se queja de todo, pero no hace nada para arreglar todo de lo que se queja. Es más, muchos cuestionan realmente que conozca el servicio público y dudan de su capacidad.

El marinista José Luis Carpinteyro, quien debería estar pendiente del Sosapach, porque ese es su encargo, se la pasa metido en asuntos que no le corresponden. Es más, se siente el secretario de Gobernación que aún no nombran.

María del Luz Miramón, la Secretaría General del Ayuntamiento se siente ella misma la presidenta. Sube y baja, manda y regaña. Señala y remienda. Según ella está haciendo su trabajo, pero nadie ya la soporta.

Jorge Ojeda, el titular de Turismo, ya fue tachado de divo. A todos les truena los dedos y sus empleados son constantemente sobajados.

El ex de la presidenta, Aldo de la Barrera, también se siente patrón. Es más, en un tono muy misógino dice a los cuatro vientos que “él va a mandar en cuanto Paola se desespere, como le ocurrió en campaña”. Ámonos.

Y qué decir de Arturo Cruz, el director del Penal de San Pedro Cholula, puesto en el que también intercede el Estado y el área de Reclusorios, sigue en el puesto a pesar de que se le escapó un interno.

¿Qué pasa con Paola Angón que está tan desdibujada?

¿Quizá sea que a Paola Angón la vemos mucho más presente en la elección interna del Comité Directivo Estatal del PAN que en el municipio que gobierna?

Y también en eso, hay que decirlo, ni la cuidan ni se cuida.

En el evento del fin de semana donde encabezó una comida a favor de Genoveva Huerta fue vista muy de cerca de un violentador de mujeres.

No hay descripción disponible.

Es más, tan cerca que se tomó foto con él. La presidenta, que tuvo una plataforma de defensa a favor de las mujeres y en contra de la violencia, aparece a dos lugares de Inés Saturnino López Ponce, el expresidente municipal de Tecamachalco mejor conocido por sobajar a las mujeres de su cabildo.

¿Qué nadie la asesora? ¿Nadie le dice lo contradictorio que luce su discurso a favor de la mujer tomándose fotos con un misógino?

En fin. Ojalá ahora que ya viene el fin de las elecciones del PAN en Puebla, Paola Angón pueda por fin definir sus prioridades, poner orden en su gabinete y por fin hacer eso para lo que fue electa por los cholultecas: gobernar.

Selene Rios

JV

BUAP