Puebla, 04 de diciembre del 2021

El libro blanco de Martha Castro

Por Edmundo Velázquez / /
Edmundo Velázquez, autor de "Cuenta gasta 10".
Edmundo Velázquez, autor de "Cuenta gasta 10". Fotos: Página Negra

Cuenta hasta 10

¿Qué pasó con la delegada de la Secretaría de Gobernación del Distrito de Huauchinango, Martha Castro, que no aguantó ni un mes en el puesto?

Salió con la misma rapidez con la cual presumió en sus redes sociales la forma en que había sido invitada “personalmente” por el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta para ser delegada en la región de Huauchinango.

La antes aliada del excandidato a la presidencia municipal de Xicotepec de Juárez, Carlos Barragán Amador, simple y sencillamente no cuadró con el proyecto del gobernador Miguel Barbosa Huerta y se le solicitó su renuncia.

Pero eso no lo subió a su Facebook ni a ninguna otra red social. Es más, todavía se presentaba como funcionaria de Gobernación tras el 14 de octubre, cuando se le pidió dejar el puesto.

Es más, todavía en el tercer informe de gobierno del presidente municipal de Naupan, Valerio Escorcia Calva, Martha Castro hizo acto de presencia y hasta dijo que había sido enviada por Ana Lucía Hill, titular de Gobernación del Estado.

Y todo esto ocurrió una vez que ella ya había sido despedida.

Estas noticias obviamente llegaron a Casa Aguayo y el escándalo no tiene que ver sólo con que siga presentándose como empleada del gobierno de Puebla.

A manos del gobernador y de la titular de Gobernación también llegó una carpeta con todas y cada una de las irregularidades por la que es conocida la excolaboradora de Carlos Barragán –a quien, por cierto, traicionó con tal de ser funcionaria estatal–.

Entre los muchos detalles que vienen en la carpeta sobre la abogada Castro se encuentra la peculiar historia de un libro que exclusivamente tenían para ella en el área del Catastro en pasadas administraciones.

Ya hasta lo conocían como “El Libro Blanco” de Martha Castro, porque así venía en blanco.

Y ella lo llenaba como quisiera para que se dieran las modificaciones necesarias y poder hacer sus negocios y favorecer a los representados de su despacho así como sus familiares, amigos y conocidos. O también para joder a sus enemigos.

De esto hay pruebas y esas están integradas en la carpeta de la que tienen copia en Casa Aguayo.

¿Qué pasará con Martha Castro? ¿Seguirá haciéndose pasar como funcionaria estatal y usurpando funciones?

Por lo menos, sus negocios ya se le acabaron y quedó como traidora a los ojos de su expadrino político, Carlos Barragán Amador.

Por lo pronto los vecinos de la región de la Sierra Norte, piden, solicitan, exigen que el gobierno del Estado transparente los nombres de aquellos funcionarios que sí forman parte de Gobernación estatal, delegaciones y demás porque muchos charlatanes andan haciendo su agosto diciendo que son enviados directos del gobernador Barbosa. Y de esos, como Martha Castro, ya hay un montón.

Selene Rios

JV

BUAP