Puebla, 04 de diciembre del 2021

De la Coordinación Metropolitana

Por Edmundo Velázquez / /
De la Coordinación Metropolitana
Foto: Central

Cuenta hasta 10

Si usted está leyendo esto, sabe bien que el pasado 15 de octubre entraron las nuevas administraciones municipales y aquellas autoridades que se reeligieron comenzaron su segundo periodo de gobierno.

Y una de las inquietudes entre la mayoría de los nuevos ediles, por lo menos en Puebla Capital y la zona metropolitana, es por fin tener mando coordinados en materia de seguridad.

El área de Puebla Capital y sus municipios aledaños no solamente concentran la población del estado, concentran también los números de la cifra delictiva y también generan esa percepción de seguridad o inseguridad.

Y seamos honestos, hay poblanos –aunque usted no lo crea– que quizá viven en Amozoc, San Andrés Cholula o San Pedro, Cuautlancingo o Coronango y siempre han tenido esa sensación de que siguen estando en Puebla Capital. Claro, ciudadanos despistados que cuando son cuestionados por percepción de inseguridad pues no ubican a qué autoridad le concierne su colonia o junta auxiliar. Vaya, la coordinación es urgente más ahora que la capital de Puebla se ha comenzado a comer otros municipios.

Ahí es donde radica la importancia de la coordinación. Se notó a leguas que hizo falta coordinación con Claudia Rivera Vivanco y, al proclamar la defensa de la autonomía del Ayuntamiento de Puebla Capital, con su enemistad hacia el gobierno del Estado, vino a partirle el queso al esquema de un mando metropolitano que nos beneficiaba a todos.

Ya lo dijo Miguel Barbosa Huerta en la toma de protesta de Eduardo Rivera Pérez como alcalde, la coordinación Estado-Ayuntamiento va porque va. Y esto se extiende a todos los municipios de la zona metropolitana. Se entendió pues que controlando las zonas poblacionales bajaremos la estadística y también la sensación de inseguridad.

Ahora la bronca es que exista buena relación con el resto de las dependencias municipales de Seguridad. Y es donde inmediatamente brincan algunos nombres.

Por ejemplo, el personaje que fue colocado en esta área por la presidenta municipal Ariadna Ayala en Atlixco: Antonio Hernández Pacheco.

Hernández Pacheco es uno de los tantos hombres que fue formado prácticamente al 100 por ciento por Adolfo Karam Beltrán. Sí, el ex jefe de la Policía Judicial que está prófugo aún, ya que se le busca por el delito de tortura cometido contra Lydia Cacho en 2005.

Este personaje es de los hombres más leales a Karam, y podría ser una piedra en el zapato para Ariadna Ayala, quien, o desconoce todos sus antecedentes y le han mentido incluso en cuanto a su preparación, o simplemente no le importa por el nivel de la recomendación. Y es que Hernández Pacheco nunca había tenido un puesto de este peso y recientemente había sido guarura. Es más, hay quien duda que la licenciatura que presume es real.

Otra presidenta municipal que bien podría tener una piedra en el zapato es Paola Angón Silva, de San Pedro Cholula, a quien le recomendaron –desde la SSP Estatal– a un ex miembro del grupo Delfines, las escoltas del Morenovallismo: Sergio Martínez Fernández.

El principal “pero” con Martínez Fernández es la fidelidad y lealtad que le profesa a su exjefa Karina Pérez Popoca, porque antes se encontraba en las filas de San Andrés Cholula, algo que llenó de desconfianza a los miembros del gabinete de Paola Angón. A este personaje lo vieron como un vil buscachambas. Así que no dude que la presidenta municipal de San Pedro esté muy pendiente de lo que haya su secretario ya que prometió tener una administración intachable.

El último caso que podría no cuadrar en el esquema de coordinación no es precisamente por el personaje en cuestión al frente de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de San Andrés Cholula, Humberto Rivera García. Más bien el problema es de dónde viene recomendado ya que se le relaciona directamente con Manuel Alonso García, el ex secretario de Seguridad en tiempos de Guillermo Pacheco Pulido.

No es un secreto que todo aquello que huela a Manuel Alonso estará bajo lupa del gobernador de Puebla, Miguel Barbosa. Es más, el mandatario endureció su mensaje durante la toma de protesta de Edmundo Tlatehui Percino quizá porque hubo cosas que desde el arranque no han sido vistas con buena cara desde Casa Aguayo.

También, otra cosa resalta entre todas la secretarías y direcciones de seguridad municipal. Las mujeres siguen siendo minoría. Solamente Puebla Capital y Juan C. Bonilla cuentan con mando femenino. Algo que esperemos que cambie, porque cada vez más podrían explorarse estas propuestas y derribar estigmas machistas y de género.

En fin, comenzamos los primeros días de estas administraciones. Y si a Puebla le va bien, nos va bien a todos. Ojalá la tan ansiada coordinación cuaje por fin ahora que no hay pretextos y que esas piedras en los zapatos, poco a poco, sean sacudidas.

Selene Rios

JV

BUAP