Puebla, 01 de marzo del 2024

Crisis de contenedores – “más caro el caldo que las albóndigas”

Por Cesar Rios Hernández / /
Crisis de contenedores – “más caro el caldo que las albóndigas”
Fotos: Central

inte ElefanteBlanco

Sin duda usted ha escuchado que el mundo esta experimentado un problema poco común, conocido como, “la crisis de los contenedores”, en relación con el transporte de materiales y mercancías. Tal vez alguien piense y diga que “eso no me incumbe y no me afecta”, PERO ¡oh sorpresa!, sí nos afecta y mucho. ¿Alguna vez ha visto los artículos o prendas de vestir de su casa? ¿Cuántos dicen “Hecho en China”? si tiene dudas, revise un poco y se asustara.

Pues cerca del 85% las materias primas y mercancías de todo el mundo se mueven vía marítima, en donde barcos gigantescos cargados de estos contenedores (en volumen, prácticamente el estadio azteca moviéndose – “échele un vistazo”: Los 10 barcos de carga mas grandes del mundo - Transporte en México - Transporte.mx), la mayoría procedentes de China, “mueven” a todos los sectores comerciales e industriales del mundo; sin embargo, el problema no radica en el número de contenedores, sino en el movimiento y traslado de estos, pues una vez descargadas las mercancías estos no se mueven o regresan a donde deberían de estar, afectando toda la cadena de suministros (que inicio cuando la pandemia empezó a frenar la economía de todos los países).

A todo esto, habría que agregar que los puertos marítimos no tienen toda la capacidad para descargar cada barco y, por ende, estos quedan “en espera”, deteniendo aún más los movimientos de mercancías. Bueno, hasta ahí, no parece serio el problema, aparentemente sólo es un “estreñimiento” comercial, similar al provocado por el gran carguero que “ahorcó” el canal de Suez hace unos meses.

Pero entonces, ¿porque esta crisis de contenedores nos está afectando? Al tener todo este embotellamiento de barcos, los precios de la transportación marítima se han elevado por los cielos, ¡que ironía de comparaciones!

Por ejemplo, en 2019, el flete normal de un contenedor desde China a la costa oeste de Estados Unidos era de 2 mil dólares aproximadamente, y en estos días, el mismo flete ronda los 20 mil dólares, ¡más caro el caldo que las albóndigas!, es como pedir a domicilio una pizza de 150 pesos –tal vez 200 pesos en total, por el envío–, pero al llegar a su casa le cobran 900 pesos por entregarla en la “comodidad de su hogar”, seguro perdería el apetito por este “servicio”; tendría usted que pedir más de 20 pizzas para medio amortiguar la entrega.

Con este escenario, las pequeñas y medianas empresas difícilmente podrán resistir esta alza de precios, y las que puedan pagarlo, se lo cobrarán al cliente final (o sea, el ciudadano común). Con esta tendencia, nos veremos forzados a consumir menos los siguientes meses y prepararse con antelación a la “cuesta de Enero”, que ya es tradición en nuestro país.

El retraso en la entrega de mercancías también está afectando a las empresas manufactureras, pues en muchas ocasiones, si un solo componente no está disponible, la fábrica debe parar operaciones, ocasionando que se envíe al personal a sus casas (con convenio), pues no hay forma de producir, ¡todos perdemos!

En conclusión, “la crisis de los contenedores” nos impacta directamente, y en los siguientes meses, deberemos cuidar más nuestros gastos, y enforcarnos solo en lo indispensable.

El Diálogo de hoy: – en una taquería –

Cliente.– ¿Cuánto le debo joven?

Taquero.– Son 120 pesos, jefe.

Cliente.– Pero si sólo pedí una orden de tacos al pastor y un “agua”, ¿por qué subió el precio?

Taquero.– Es por “la crisis de los contenedores”.

Cliente.– ¿Acaso algún ingrediente viene de China?

Taquero.– Ninguno, pero como puede ver, renové mi local con 2 contenedores que me vendieron… y todavía los estoy pagando.