Tragedias

#Archivo Negro: Tres muertes impresionantes que ocurrieron en la ciudad de Puebla, en mayo de 1980

-

Un policía estatal y un pandillero perdieron la vida cuando se enfrentaron a balazos en la colonia San Manuel. Días después, los diarios locales informaron que el dueño del restaurant “Pepe” había sido acribillado

Por Eloy Rodríguez Linares/@linares_eloy

/ Puebla, Puebla

Los delincuentes tienen un distinto modo de operar, por ejemplo, un traficante de influencias desvía dinero mediante licitaciones de obra pública con empresas fantasmas; mientras que los maleantes que se suben al transporte público para asaltar a los pasajeros, usan como táctica el pánico que provocan cuando amenazan a las personas con una arma de fuego que en algunas ocasiones son inservibles o de juguete.

El escritor J.M. Servín en su texto “Yo soy el Mandrake” nos muestra la forma de pensar de un fierrero solitario, un maleante que al apuntarte con una escuadra 38 y al usar la frase “afloje, puto o se lo carga la verga”, hace que dejes de pensar que eres el dueño de tu destino.

El Mandrake en la actualidad se encuentra preso en una cárcel de la Ciudad de México, su mote lo tomó de un personaje de cómics. Entre los coleccionistas, este súper héroe es famoso por ser ilusionista e hipnotizador, habilidades que usaba para combatir a sus enemigos.

Asimismo, el fierrero nunca se ha sentido víctima del sistema, porque cuando se encontraba en la calle se percibía como una pesadilla que en cualquier momento te podía mandar al infierno.

“Mi vida podrá quedar en el olvido, ¿a quién le importa un asaltante más? A menos que seas familiar de alguien que por no ponerse flojito y cooperar, le meta un plomazo y llegue antes a su destino”, reflexionó del Mandrake.

El siete de mayo de 1980, el periódico El Sol de Puebla informó sobre la muerte de un policía estatal y un pandillero que ocurrió cuando se enfrentaron a balazos en la colonia San Manuel. Días después, los poblanos se asombraban al leer la nota que comunicó el asesinato de un restaurantero. Las autoridades al no contar con testigos del homicidio pensaron que los criminales acribillaron al comerciante por un pleito que surgió durante una partida de naipes, pues a un lado de donde se encontraba el cadáver estaba una mesa con una baraja española y vasos con bebidas embriagantes.
Policías contra pandilleros

Un agente de la Dirección de la Policía Estatal y un pandillero perdieron la vida cuando se enfrentaron a balazos en la colonia San Manuel de la ciudad de Puebla.

El incidente ocurrió, la noche del siete de mayo de 1980, cuando Carlos Reynoso Jardines y Juan Conde Ramírez deambulaban en estado de ebriedad por la calle Río Papaloapan y accionaron sus armas de fuego para disparar al aire.

98279745 595715931353738 5780991796771291136 n

Los residentes asustados por el sonido de los balazos solicitaron vía telefónica el apoyo de los elementos de la seguridad pública.

Abordo de una patrulla, el sargento, Guillermo Jiménez Rosales, y, su escolta, Félix Pastrana Galicia, acudieron al lugar del reporte para detener a los sujetos que alteraban el orden público.

Los pandilleros, al notar la presencia de los policías, comenzaron a disparar hacia la patrulla, pero los agentes no respondieron la agresión y esperaron a que los maleantes se quedarán sin municiones para detenerlos.

Cuando dejaron de escucharse los disparos, el sargento Guillermo Jiménez hizo el intentó de desarmar a Carlos Reynoso. En el forcejeo, el agente recibió un balazo en uno de sus glúteos y otro en el abdomen que lo dejó mal herido.

El policía estatal, en defensa propia, disparó en cinco ocasiones al maleante, quien perdió la vida al instante por una bala que se alojó en su corazón. En ese momento, Félix Pastrana arrestó a Juan Conde, y de inmediato solicitó el apoyo de una ambulancia.

Los paramédicos trasladaron a Guillermo Jiménez a una clínica del IMSS en donde más tarde perdió la vida. El cadáver de Carlos Reynoso lo llevaron al área de necropsia de la Cruz Verde, lugar en donde su padre reconoció su cuerpo y explicó a las autoridades que desde hace tiempo su hijo estaba involucrado en una serie de problemas, y, por ese motivo, se protegía con una pistola.

99160219 715658805861959 5942832186028720128 n

A quemarropa

Era las 7 am del 16 de mayo de 1980. Sandra González Lara abrió las puertas del restaurante “Pepe” para iniciar con su jornada de trabajo. Sin embargo, segundos más tarde se llevaría una gran sorpresa al encontrarse el cadáver de su tío, Gumersindo Ramos Águila, en el interior del establecimiento.

En un principio, Sandra pensó que su familiar estaba durmiendo, pero al hacer el intentó de despertarlo se dio cuenta que su cuerpo estaba frío; además, se llevó un gran susto cuando observó que alrededor de su cadáver había un charco de sangre. Horrorizada por la escena del crimen que acababa de presenciar, se incorporó y llamó por teléfono a su mamá, María Isabel Ramos, hermana del restaurantero, quien de inmediato dio aviso a la policía.

De acuerdo con la información que proporcionaron los agentes del Ministerio Público, Gumersindo Ramos perdió la vida por cuatro impactos de arma de fuego. Los agentes de la seguridad pública, al no contar con testigos del crimen, pensaron que el homicidio ocurrió por una riña, pues cerca de donde se encontraba el cadáver había una mesa con una baraja española y vasos con bebidas embriagantes.

100658666 543599769647113 6314641710932557824 n

COMENTARIOS

Gobierno de Puebla

Gobierno de Puebla