20 de Febrero del 2020

¿Ya te diagnosticaste con el test de Winnie Pooh?

Por Betzabé Vancini / /

betza identifi

En esta última semana he visto un poco de todo en redes sociales sobre el famosísimo test de personalidad de Winnie Pooh. Seguramente tú, o alguno de tus contactos, ya hicieron el test y obtuvieron algún resultado que te dejó con muchas preocupaciones con respecto a tu salud mental, así que antes de enviarle captura de pantalla del test a tu terapeuta y pedirle cita con un psiquiatra, permíteme explicarte cómo funcionan los test de la personalidad.

Antes que nada, es importante que sepas que los test que se difunden en redes sociales y que ocupan personajes cinematográficos o de caricaturas, NO SON UNA HERRAMIENTA VÁLIDA DE ANÁLISIS PSICOLÓGICO, sí, así con mayúsculas. Existe una variedad infinita de metodologías del estudio de la personalidad y básicamente, casi cualquier alumno de psicología podría inventar alguna escala o test que arroje información sobre la personalidad de quien lo toma; sin embargo, esto no quiere decir que esté validado o arbitrado por una institución seria en el estudio o tratamiento de la salud mental.

El test de Winnie Pooh tiene algunas preguntas que pueden reflejar tus gustos, intereses, actitudes ante la vida y la facilidad o dificultad que tienes para socializar o tratar con otros. Estos mismos resultados podríamos obtenerlos haciendo un test sobre tus pasatiempos, una escala de tus prioridades o bien, con algún estudio de géneros musicales. Si te tomaste el tiempo de leer las instrucciones y la descripción del test de personalidad de Winnie Pooh, surge de una investigación académica en la que, a partir de los resultados en la población muestra, decidieron ilustrar el trastorno con alguno de los personajes de la caricatura. No obstante, el test únicamente se conforma de 33 preguntas, que son muy pocas para hacer un diagnóstico preciso de la personalidad o de cualquier otro padecimiento, especialmente de los padecimientos clínicos. En la imagen de resultados, el test de Winnie Pooh arroja padecimientos psiquiátricos como Depresión, Trastorno Obsesivo Compulsivo, Ansiedad, Trastorno por déficit de atención, trastorno por déficit de atención con hiperactividad y Esquizofrenia; todos estos padecimientos son de orden clínico y pueden ser diagnosticados única y exclusivamente por un psiquiatra y/o psicoterapeuta con formación en clínica.

Ahora bien, si alguna de las preguntas o los resultados mismos del test te hicieron ruido porque te identificas con la descripción que el test arroja al final o si tienes un tiempo sintiéndote mal, lo ideal sería asistir a una valoración psicológica en la que te harán una entrevista y te aplicarán un formulario serio con respecto al estudio de la personalidad o alguna prueba que pueda arrojar datos reales, comprobables y confiables sobre tu configuración psicológica. Hasta ahora, el test más reconocido para el diagnóstico de la personalidad y los trastornos clínicos es el MMPI-2 un inventario clínico que consta de aproximadamente 460 ítems y que está avalado por la American Psychiatric Asociation. Algunos otros son el SCID-II, el test de 16 factores, el manual de diagnóstico DSM-5, etc., que, como podrás ver, no tienen un título atractivo o mercadotécnicamente “pegador” porque no están diseñados para recibir clics en un enlace sino para hacer un diagnóstico serio para poder iniciar el tratamiento más adecuado para cada persona.

En resumen, si en tus redes sociales aparece un test de personalidad con título tentador o personajes llamativos, hazlo pero que tu único objetivo sea la diversión. Los test que se comparten en redes suelen estar diseñados para proporcionar entretenimiento y para que quien los realiza, gane dinero en publicidad con los clics. Así que tómatelo con mucha calma y si hacerlos te causa angustia, pues mejor no los hagas. Créeme, no te estás perdiendo de nada.

Como siempre, estaré atenta a todos tus comentarios y preguntas vía Twitter. Me encuentras como @betzalcoatl

Gobierno de Puebla