01 de Junio del 2020
Contagios
3,047
Sospechosos
1,512
Muertos
466

Está en nuestras manos

Por Ricardo Gali / /

Seamos claros

Ante la urgencia de contener el alto número de contagios del ya famoso y comentado Coronavirus (Covid19) y al mismo tiempo evitar el colapso de los sistemas de salud, como ya ha estado ocurriendo en algunos países de Europa, los Gobiernos de múltiples países de alrededor del mundo se han visto obligados a decretar cuarentenas generales, limitando así casi en su totalidad la actividad productiva de los países, lo cual también llevó al cierre de fronteras para limitar el tránsito de personas, teniendo como consecuencia, miles de ciudadanos varados en ciudades o países ajenos a los suyos, transformando en un par de días la vida como hasta hoy la conocíamos.

La situación global es crítica, el número de personas contagiadas según datos de la Organización Mundial de la Salud, asciende a más de 215,000 de los cuales 8,000 han fallecido en 164 países. Ante esta situación, la Organización Mundial de la Salud se ha dado a la tarea de emitir recomendaciones para reducir el contacto entre personas con la finalidad de reducir el número de contagios, pero ¡como si de una mala broma se tratara!, el Gobierno Federal ha hecho caso omiso a las recomendaciones, mostrando como resultado una respuesta ligera, tardía y negligente que, a ojos de muchos, el Gobierno Federal, está tratando de minimizar la situación. Clara muestra de esto la da el Presidente, quién desde su tribuna mañanera invita a la población a “dar abrazos”, y ante su incontinencia populista, sigue irresponsablemente convocando a actos masivos en donde no desaprovecha ninguna oportunidad para dar besos y abrazos, menospreciando el riesgo de contagio para la población.

El Gobierno Federal, después de la declaratoria de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud, demoró 8 días para instalar el Consejo de Salubridad al que según los Artículos 4 y 73 de la Constitución, está obligado a convocar ante una situación como la que actualmente se enfrenta. Dicho Consejo tiene como objetivo el de coordinar a los tres niveles de Gobierno en una estrategia nacional para afrontar la inevitable alza de contagios a causa de la pandemia del Covid19. Hoy en día los mexicanos no tenemos certeza de que se estén aplicando las pruebas necesarias para determinar el número de contagios; por lo que se ha demostrado en materia de salud en los últimos meses, probablemente no se cuenta con los medicamentos ni con la infraestructura para atender al número creciente de contagiados.

Prueba clara de lo anterior, son las penosas declaraciones del Subsecretario Federal de Salud, el Dr. López Gatell, quien ha manifestado que la fuerza del Presidente “es moral y no de contagio”, mostrando así, su incapacidad y temor de contradecir el actuar del Presidente, quien sigue demostrando que vive en un mundo paralelo, en donde los problemas del mundo en el que vivimos no afectan a los mexicanos, porque desde que dio inicio la llamada cuarta transformación, el pueblo de México, está protegido bajo el manto de la “honestidad”.

Ante la falta del liderazgo, actualmente la irresponsabilidad e incompetencia de quienes encabezan el gobierno, somos los ciudadanos quienes tenemos la responsabilidad de actuar de manera conjunta para poder afrontar esta grave situación y mitigar en medida de nuestras posibilidades, las omisiones del Gobierno Federal para salvaguardar la salud de los mexicanos.

El coronavirus parece ser una nueva oportunidad para que los mexicanos demostremos que somos una sociedad solidaria, a diferencia de la mala fama que nos hemos hecho, principalmente de inconscientes. Estamos a poco tiempo del punto sin retorno de colapso de nuestro deficiente sistema de salud, en donde la consecuencia será el deceso de miles de personas por la imposibilidad de brindarles una atención medica oportuna.

Nuestra cooperación, por tanto, es fundamental, debemos entender que el aislamiento es momentáneo y que, la cuarentena es necesaria para vencer la epidemia; ya que, tal como lo señala el Dr. Harari en su artículo publicado en el portal Time, “la propagación de la enfermedad pone en riesgo toda la especie humana, pues los virus evolucionan, y en el caso de los virus corona, estos inician en una especie animal distinta al a humana y en consecuencia de inicio están mal adaptados a su huésped humano. Sin embargo, los virus tienden a mutar, por lo que cada contagio implica millones de oportunidades para el que virus pueda adaptarse mejor a los humanos y ser más infeccioso y en consecuencia más letal”.

El mundo y nuestro país saldrá de la epidemia, pero vendrán retos mayores, principalmente el de, revitalizar una economía sumamente debilitada en la que ya, algunos bancos y calificadoras pronostican una reducción del PIB de alrededor del 4.0%, y al mismo tiempo que seguirá faltando un gobierno con liderazgo que esté a la altura de las circunstancias, será entonces tarea de los ciudadanos encauzar los esfuerzos para reconstruir nuestro país y salir adelante.

Por todo lo anterior, está en nuestras manos reducir el riesgo de contagio y reducir las pérdidas de nuestros amigos y familiares, debemos ser responsables y ante esta coyuntura ser solidarios, evitar las compras de pánico para no dejar sin oportunidad a las personas más vulnerables, pensar colectivamente y no en lo individual.

Gobierno de Puebla

Gobierno de Puebla