20 de Septiembre del 2021

El Circo Nacional

Por Ricardo Gali / /

Inden interior SeamosClaros

La corrupción ha dañado profundamente la vida pública de nuestro país, la ciudadanía está cansada de políticos, que únicamente utilizan sus cargos para beneficiarse a sí mismos y a sus conocidos, políticos, que de la noche a la mañana se vuelven multimillonarios en lugar de trabajar en favor de la ciudadanía. Este hartazgo ciudadano, permitió que hubiera un cambio de régimen, en el que la autodenominada cuarta transformación encabezada por Andrés Manuel López Obrador, llegó al a Presidencia de la República y conquistó la mayoría de los espacios en disputa en la elección de 2018, con la promesa de combatir y acabar con la corrupción.

Lamentablemente, esa batalla se encuentra perdida por el revanchismo y la venganza política, que se ha apoderado de la agenda del presidente, quien, mediante una justicia selectiva y un supuesto fiscal autónomo, elige atacar únicamente a aquellos que representan un contrapeso de un gobierno. Mientras que, a sus amigos y familiares, les perdona los conflictos de interés, el enriquecimiento inexplicable y peor aún, la comisión de delitos en materia electoral.

Como ya se había anunciado desde que fue capturado Emilio Lozoya, ante la inexistencia de resultados positivos en prácticamente ningún rubro del gobierno, López Obrador pretende distraer la atención, montando un espectáculo que desde la tribuna mañanera buscar revivir el enojo social, señalando delitos aún no probados y que, de haber ocurrido, ya prescribieron o están por prescribir; como ha sido explicado concretamente por, José Mario de la Garza y Gerardo Carrasco en su artículo publicado en la revista Animal Político. (LER AQUÍ)

El gran circo promovido desde el inicio del sexenio, parece adelantar su actuación estelar, los señalamientos de Lozoya, suman 3 expresidentes, 4 ex secretarios y 6 ex legisladores que, con la publicación de una denuncia escrita y la transmisión de un video que supuestamente nadie sabe cómo se filtró, vulneran el debido proceso y el derecho de los mexicanos para conocer lo que realmente ocurrió y no conocer solamente quien probablemente es culpable. Sin que ocurra ninguna consecuencia jurídica como sucedería en cualquier Estado de Derecho funcional.

Por lo anterior, los mexicanos no debemos tolerar que sea en la mañanera, y no en los juzgados, donde se lleven a cabo las acciones necesarias para encontrar la verdad, y con ello evitar vulnerar el debido proceso y violentar los derechos humanos. Los mexicanos debemos ser muy responsables y no permitir que el linchamiento mediático promovido por el irresponsable titular del ejecutivo se imponga, necesitamos definirnos y apostar por tener juicios apegados a derecho, desahogados antes las instituciones competentes y eliminar a toda costa circos montados llenos de filtraciones pero que, dentro del morbo y la ilegalidad, no producen ninguna consecuencia jurídica.

La intención de López Obrador no es combatir la corrupción. Es más bien una vulgar simulación que lo único que busca es destruir cualquier posibilidad de que la oposición debilite su gobierno, y que a todas luces muestra la sed de venganza y no de construir una agenda que permita avanzar en el combate a la corrupción.   

Para acabar con la corrupción, es necesario que exista verdadera voluntad política, crear una agenda integral que respete la división de poderes y que verdaderamente permita que la ley les aplique a todos por igual. El video del hermano del presidente y el tratamiento brindado en comparación con el video que vincula a los ex legisladores panistas, dan muestra que la generalidad de la ley no existe. Y peor aún, desnuda la intención de sacar provecho en la arena electoral.

No permitamos que la máxima Juarista se imponga, “A los amigos justicia y gracia y a los enemigos la ley a secas”.

Puebla GOb

Puebla GOb