29 de Mayo del 2022

El 3 de noviembre: Día de Muertas

Por Edmundo Velázquez / /

CUENTA HASTA DIEZ

En México recordamos a los niños fallecidos el 1 de noviembre.

El 2 a los adultos.

Y el 3 de noviembre inició ya, desde 2018, un movimiento para exigir justicia y recordar a las víctimas de feminicidio.

Este movimiento es muy distinto a la fiesta tradicional del Día de Muertos.

Nace por el dolor de las familias en el país quienes bien podrían poner altares, bien podrían invitar a sus parientes a una gran comilona.

Pero no pueden, porque pasan meses enteros, años, gritando por justicia y verdad.

El colectivo Voces de la Ausencia y la activista Frida Guerrera, junto con muchas familias mexicanas, comenzaron a impulsar esta idea.

Algunos lo tomaron a broma, otros más incluso pensaron que se retaba a la tradición mexicana del Día de Muertos.

Y no es así, es tan básico como hacer visibles en un día consecutivo a estas fiestas una fecha de luto.

El colectivo en 2019 retomó y volvió a salir a las calles de la Ciudad de México para exigir justicia.

En este año 2020, en donde México ha sido golpeado por la pandemia del covid-19, el colectivo consideró no salir a las calles y así evitar más contagios, pensar en la salud de las familias y de los simpatizantes de esta causa.

En un video realizado con distintos miembros de las familias que exigen justicia avisaron que esta fecha la seguirían conmemorando, pero en casa.

El que se queden en caso no implica silencio, ni que su duelo termine.

Seguirán recordando a sus mujeres. A sus hermanas, hijas, madres. Porque faltan muchas de ellas en sus hogares, con sus hijos, con sus hermanos, con sus padres.

Hoy en PÁGINA NEGRA conmemoramos igual la fecha con un especial escrito por mi compañera Magarely Hernández.

En el texto hacemos hincapié en que, hasta septiembre del 2020, la Fiscalía de Puebla solamente reconocía 40 casos de casi el doble que se contabilizan en el seguimiento hemerográfico que hacemos.

Como todos los años, las autoridades siempre presentan cifras menores, únicamente basados en sus criterios del limitado tipo penal que es el feminicidio en el estado de Puebla, y el cual requiere una revisión urgente.

Incluso, a pesar de que las autoridades hacen hasta lo imposible por encubrirlos o identificarlos como homicidios simples, muchos de los casos resultan ser tachados como suicidios, a pesar de evidencias que siempre son ubicadas por familiares.

Hay caso, como el de Nayeli, la joven que fue grabada en video al momento de ser asesinada en Tecamachalco, que incluso terminan siendo abandonados por sus propios familiares por el temor que infundan las autoridades sobre ellos, únicos interesados en reclamar y solicitar su esclarecimiento.

Tan solo durante este fin de semana, en Puebla se confirmaron cuatro. Vania Ivonne, una joven de 22 años que fue reportada como desaparecida el 22 de octubre, en Misiones de San Francisco, la hallaron desnuda y sin vida en el Río Atoyac, en territorio perteneciente al estado de Tlaxcala.

Juana Matilde, de 58 años, quien fue asesinada de un disparo en el rostro la noche del viernes 30 de octubre, cuando salió a abrir la puerta de su domicilio, ubicado en el municipio de Atlixco.

Gabriela Alejo, de 27 años, fue reportada como desaparecida en la ciudad de Puebla y el 28 de octubre hallaron su cuerpo, encobijado en Cuautlancingo. Ayer fue sepultada en Santo Tomás Chautla.

Y en Xicotepec, Janet fue estrangulada por su esposo. Después, él se quitó la vida.

No son números, son mujeres que faltan ya en sus hogares. Son víctimas que quién sabe si tengan justicia y verdad.

Hoy, tomemos este día para pensar en ellas, así como tenemos otros días más para conmemorar a todos los que nos hacen falta.

Puebla GOb

Puebla GOb