29 de Mayo del 2022

Una violación en Vialidad Estatal

Por Edmundo Velázquez / /

CUENTA HASTA DIEZ

Una violación ocurrió en la Dirección de Vialidad Estatal en Puebla la semana pasada.

La víctima, a quien, para cuidar su identidad, llamaremos Bertha N., acusó a un agente identificado como Salvador N. con sus compañeros, después de que la atacó sexualmente.

Sin embargo, la complicidad machista pudo más, y la bloquearon para que pudiera relatar los hechos con la directora de Vialidad, Karina Saucedo Castro.

Esta mujer tiene años vendiendo frente a la dependencia de la Secretaría de Seguridad Pública, en la calle 105 Poniente de la colonia La Popular.

Usualmente pide permiso a los uniformados para utilizar su baño, así que es común que le presten las llaves del sanitario.

El martes de la semana pasada, alrededor de las 14:00 horas, Bertha pidió permiso para pasar nuevamente al baño de la Dirección de Vialidad Estatal.

Después de ir al sanitario, la mujer entregó las llaves a Salvador, quien se encontraba de la guardia en ese momento.

No había nadie en el lugar y Salvador comenzó a acosarla. Bertha en todo momento se negó, pero el agente siguió y cometió el delito de violación equiparada.

Bertha pudo escapar y, entre lágrimas, se decidió a volver a la dependencia cuando hubo más personal.

De inició acudió con el comandante Placeres, el jefe de Circulación en la dependencia, quien encubrió a Salvador.

También Bertha denunció los hechos con el Capitán Felipe Morales, subdirector de Delegaciones, e incluso pidió pasar con la directora Saucedo para contarle lo que había ocurrido.

Bertha consideró que la directora, por ser mujer, la apoyaría.

Sin embargo, hasta el momento los agentes han ocultado los hechos a Karina Saucedo, y han impedido que Bertha ingrese a entrevistarse con ella.

Lo peor es que Felipe Morales, usando su cargo como subdirector de Delegaciones de Vialidad Estatal, logró que en esa misma semana Salvador fuera enviado a San Martín Texmelucan.

Ahora, Salvador goza de impunidad y es encubierto por sus compañeros, ya que se encuentra muy tranquilo en otra delegación.

El caso de abuso sexual, en vez de ser encubierto, debió ser denunciado por los superiores de Salvador, y en vez de enviarlo a una delegación foránea, debieron llamar a las autoridades de la Fiscalía General del Estado y presentarlo por el delito que cometió.

Hasta el momento Bertha, la víctima, no sabe a quién más acudir y teme que, aunque denuncie ante la Fiscalía General del Estado, se siga encubriendo a su atacante sexual.

Solidaridad machista, le llaman.

Bienvenido #DandoData

Hay grandes estudiosos del periodismo, tanto docentes como grandes plumas, que irónicamente señalan que usar el sello de “verificado” o usar el mote de “periodismo de investigación” es redundante.

Toda la información que un periodista presenta debe estar sometida a análisis previo, verificación, triangulación y comprobación.

La información publicada debe pasar la prueba de fuego y contar con todo el trabajo posible para que sea indudable.

En teoría.

Recuerdo que Marta Durán, gran maestra de periodismo de la Escuela Carlos Septien –colaboradora de Proceso y corresponsal de la cadena holandesa Radio Nederland, en México–, nos dijo una vez en clase que debíamos dudar de todo.

Por eso todo tenía que ser verificado. Todo.

En teoría, ¿verdad?

Y con un tono super serio rompía el hielo de su clase con un pregunta.

–¿Tu mamá te quiere?–todo el salón interpretaba la pregunta pero había algunos soltaban un “sí” sin pensarlo.

–¿Ya lo verificaste?–decía y provocaba el silencio inmediato de los periodistas en el lugar. Después venían las carcajadas.

¿Cómo verificas algo que para ti es ya un hecho? Algo como... el amor de una madre.

Precisamente de eso se trata el esfuerzo de un periodismo de investigación, y de la minería de datos.

Dudar hasta de lo indudable.

Los lectores lo piden. No solamente se necesita informar. Te piden informar más rápido y mejor. Te lo piden con más calidad y te lo exigen bien hecho.

El periodismo doblemente verificado, con más rigor, con el trabajo de revisión de bases de información y pasado por varios filtros, realizado con la calma y paciencia necesaria es ya una obligación.

Hoy se estrena una nueva sección dentro de Periódico CENTRAL: #DandoData

Se trata de una idea más que dejó de tarea Selene Ríos, quien en los corazones de los Centralitos sigue siendo piedra funcional y nuestra principal musa.

#DandoData es una pieza que nos faltaba en el rompecabezas de Central.

En el encargo de esta nueva sección se integra la periodista Elena Domínguez, a quien damos la bienvenida y su patadita de la buena suerte.

Pero esta pieza es solo una de las muchas que se están integrando.

Además, vienen muchas más sorpresas en CENTRAL, Página Negra y Revista Rayas.

Así que les recomiendo abrocharse sus cinturones, por aquello de las turbulencias.

Puebla GOb

Puebla GOb