Tragedias

#ArchivoNegro De la fiesta a la tragedia: seis personas murieron ahogadas cuando la camioneta en que viajaban cayó a la laguna de Valsequillo

-

Damián Morales Maravilla, operador de “El Chalán”, declaró a las autoridades que intentó  impedir el accidente haciéndole señas al conductor del vehículo para que saliera del camino, pues había tomado la vía incorrecta para abordar la panga, pero cuando el chofer se dio cuenta de la advertencia fue demasiado tarde para frenar porque sus llantas derraparon sobre la tierra y el vehículo se hundió en la presa

Por Eloy Rodríguez Linares/@linares_eloy

/ Ciudad de Puebla

El tres de agosto de 1989, una fiesta terminó en tragedia pues siete personas que viajaban a bordo de una camioneta tipo pick up perdieron la vida cuando cayeron al fondo de la laguna de Valsequillo. Sólo una mujer logró sobrevivir al accidente y fue trasladada a un hospital de Tepeaca en donde recibió atención médica.

El periódico, El Sol de Puebla, informó que el accidente ocurrió cuando las personas regresaban de una fiesta del municipio de Los Ángeles Tetela. El conductor del vehículo era el señor Miguel Ruiz Centeno, persona que al manejar bajo los influjos del alcohol y a exceso de velocidad, por lo que  no se dio cuenta de que tomó el camino incorrecto para abordar la panga y cayó al fondo de la laguna.

Archivo2.JPG

Las labores de rescate de los cadáveres duraron siete días, participaron personal del cuerpo de bomberos, elementos de la Cruz Roja, de la Policía Estatal y lancheros de la zona, el último cadáver que localizaron fue del niño Gerardo Centeno Jiménez que flotaba a 20 metros de profundidad de la presa de Valsequillo.

ACCIDENTE

Damián Morales Maravilla, operador de “El Chalán”, nombre que utilizan los pobladores de la zona para llamar a la panga, declaró a las autoridades que intentó de impedir el accidente haciéndole señas al conductor para que saliera del camino, pues corría el peligro de caer a la laguna, pero cuando el chofer se dio cuenta de la advertencia fue demasiado tarde para frenar porque sus llantas derraparon sobre la tierra y el vehículo se hundió en la presa.

Archivo1.JPG

En el momento del accidente, el conductor de “El Chalán” abordó una lancha para socorrer a los tripulantes, debido a la falta de luz, el operador se guio por los gritos que escuchaba. La única sobreviviente del accidente fue Pascuala Centeno Fuentes, persona que trasladaron a un hospital de Tepeaca para que se recuperara del accidente.

Damián Morales estuvo un par de horas recorriendo la laguna, pero debido a la falta de luz le fue imposible rescatar a más personas, las autoridades de la ciudad de Puebla llegaron al lugar del incidente a las 10 de la noche y para evitar otro accidente decidieron continuar con las labores de rescate hasta la mañana del otro día.

RESCATE DE LOS CUERPOS

Las actividades de rescate terminaron, el día 10 de agosto, cuando lancheros de la zona encontraron el cuerpo en descomposición del niño Gerardo Centeno Jiménez flotando a 20 metros de profundidad de la laguna.

Personal del cuerpo de bomberos, elementos de la Cruz Roja, de la Policía Estatal y lancheros de la laguna apoyaron en las labores del rescate de los cuerpos de las siete personas que perdieron la vida en el accidente automovilístico.

Los primeros cuerpos que los socorristas encontraron fueron los de Sebastián Centeno Salamanca, Enrique Centeno Fuentes y Casilda Jiménez Cereso. Sin embargo, tardaron más días en hallar los cadáveres de Carmen Ruiz Centeno, Miguel Ruiz Centeno y de los niños Genaro Centeno Jiménez y Germán Centeno Jiménez.

Archivo5.JPG

COMENTARIOS

 

Selene Rios

Neoderma Clinica