Crimen y Castigo

Dejan encerrado por más de 10 horas a cliente de Nelhua; el gerente no quiso dar la cara

- Foto: Especial

El joven de 21 años de edad estuvo encerrado toda la madrugada y mañana de este lunes 16 de septiembre. A pesar de que contaba con algunos números telefónicos de los trabajadores del lugar, ninguno quiso responder. Incluso, las autoridades municipales tuvieron que acudir al lugar y contactar al gerente, pero nunca apareció.

Por Magarely Hernández / @magarelyhl

/ Puebla, Puebla

Un joven de 21 años de edad pagó 800 pesos para pasar la “Noche Mexicana” en Nelhua, un restaurante de comida mexicana ubicado en pleno Centro Histórico de la ciudad de Puebla, sin imaginar que terminaría encerrado por más de 10 horas. Todos los trabajadores se retiraron del lugar y lo dejaron bajo cadenas y candados sin aparente motivo alguno, pues nadie quiso dar la cara, ni siquiera el gerente.

La víctima, identificada como Carlos N. y quien es estudiante de Gastronomía arribó solo al restaurante ubicado específicamente sobre la 7 Oriente a la altura del número 5 alrededor de las 17:00 horas del domingo 15 septiembre. De acuerdo a lo comentado a PÁGINA NEGRA, aunque era la primera ocasión que acudía a dicho lugar, conocía a algunos de los chef´s que presentaron sus platillos en el evento porque han trabajado juntos.

El joven relató que durante algunas horas estuvo conviviendo con sus conocidos en la planta alta del restaurante y sin saber qué ocurrió después, cuando despertó ya eran las 03:00 horas del lunes 16 de septiembre; estaba solo, totalmente a oscuras y en otro punto del restaurante.

Carlos N. dijo que posiblemente había otras personas en el lugar, así que utilizó su 15 por ciento de batería que tenía en su celular para revisar el lugar; sin embargo, solo confirmó que estaba solo, así que buscó salidas y hasta intentó brincarse por la azotea pero no lo logró.

El hombre se comunicó por teléfono con todos los hombres con los que estuvo conviviendo pero ninguno le atendió la llamada. El gerente tampoco le respondió y después su celular se quedó sin batería y se apagó por lo que no tuvo forma de dar aviso a sus familiares o a la policía.

Fue hasta las 13:00 horas de este lunes cuando sus familiares acudieron al lugar donde sabían que estuvo para ver si les podían dar información. Al llegar, notaron que el restaurante estaba cerrado; sin embargo, antes de irse, gritaron su nombre y constataron que el joven estaba adentro.

Desesperado, les dijo que durante más de 10 horas estuvo encerrado y no sabía por qué. Recordaba que estuvo conviviendo con algunas personas en la parte alta del lugar y cuando despertó ya estaba solo. También dijo que intentó comunicarse con el gerente pero nunca le contestó.

Debido a que la puerta tenía candados y no había forma de que saliera del lugar, se dio aviso a elementos de la Policía Municipal, quienes de inmediato llegaron al punto y tras asegurarse de que Carlos estaba bien, explicaron que era necesaria la presencia del gerente o de algún encargado para que pudieran ingresar.

Los familiares hablaron por teléfono con el gerente, quien fue identificado como Fernando Apio; sin embargo, este colgó la llamada. Por lo anterior, fueron los propios policías quienes se comunicaron con él y le informaron que urgía su presencia, pues uno de los clientes se había quedado encerrado en el lugar.

Después de esperar por más de una hora, al lugar se presentó un cocinero del restaurante, quien con risas abrió la puerta del lugar y tras ser advertido de que se pondría una denuncia, respondió: “háganle como quieran, yo no soy el dueño”.

Finalmente, Carlos se retiró del lugar con sus familiares. Los policías les recomendaron proceder de la forma adecuada, pues no hubo siquiera un “disculpa” o alguna explicación del porqué lo dejaron encerrado. Además, como ya se reiteró, durante todo este tiempo nadie quiso atender las llamadas, incluyendo al gerente.

COMENTARIOS

 

Selene Rios

Neoderma Clinica