Tragedias

Hace 50 años así relató la prensa poblana el linchamiento de trabajadores de la BUAP en San Miguel Canoa

- Foto: Central

Aunque ha pasado medio siglo desde que cuatro trabajadores, que fueron tachados de comunistas y ladrones, fueron cruelmente asesinados, la junta auxiliar aún sufre el estigma de una comunidad violenta y fanática

Por Osvaldo Macuil /@OsvaldoMacuil

/ San Miguel Canoa, Puebla

Este 14 de septiembre de 2018 se cumplen 50 años de que cuatro trabajadores de la Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), fueron linchados por cientos de habitantes de San Miguel Canoa, pues los acusaron de comunistas y ladrones, cuando únicamente pararon para atajarse de la lluvia y pasar la noche en su camino de excursión a la Malinche.

En 1968 cuando sucedió el terrible linchamiento, medios como El Sol de Puebla, La Voz y El Heraldo de Puebla, contaron las historias. Relataron que de los cuatro asesinados dos eran trabajadores de la Universidad: Ramón Calvario Gutiérrez y Jesús Carrillo Sánchez.

Roberto Rojano Aguirre, Miguel Flores y Julián González sobrevivieron, el último porque se hizo el muerto, aunque de un machetazo perdió tres dedos. Él aún está vivo.

También fueron asesinados Lucas García García, quien les había dado asilo en su casa y otro poblador que intentó evitar que los lincharan.

Fue el párroco, Enrique Meza quien incitó el linchamiento, pues continuamente advertía al pueblo que los comunistas eran malas personas.

PÁGINA NEGRA compiló las publicaciones que en ese entonces hicieron medios locales sobre la tragedia, para rememorar el 50 aniversario del linchamiento, estas fueron las notas que se escribieron en ese entonces:

Canoa1

Trataron de Izar una Bandera Rojo y negro y fue la Consecuencia

Cuatro muertos y tres heridos graves se habían registrado hasta las primeras horas de esta madrugada, como epílogo de la zacapela habida anoche en San Miguel Canoa, cuando una multitud enardecida atacó a cinco que se dicen empleados de la UAP y a un grupo de gentes que los acompañaba .

Los muertos no habían podido ser identificados, ya que sus rostros quedaron desfigurados por los machetazos que recibieron. Sin embargo, se supone que un cadáver corresponde a uno de los empleados y los otros tres son de las gentes que iban con ellos, miguel Flores Cruz, el único que pudo declarar, dijo que iban a una excursión a La Malinche y cuando se detuvieron en una tienda de esa población, la gente los confundió con estudiantes y fueron atacados.

Sin embargo, la policía que intervino para acabar con la trifulca, afirmó que los vecinos de Canoa manifestaron que los empleados y la gente que llevaban, quisieron saquear una tienda donde tomaban refrescos y además implantar una bandera rojinegra en la torre del templo, y por eso fueron atacados.

Los otros dos heridos son Julián González Báez y Roberto Rojano Aguirre. También se encuentran heridos Pascual Romero Pérez, encargado de la caseta de Teléfonos de Canoa, ya que fue baleado cuando llegaron a decirle que abriera su casa para que hablaran por teléfono a Puebla y pidieran auxilio y él se negó a hacerlo.

canoa2

Dramático Relato del Cuádruple Linchamiento en San Miguel Canoa

Por Felipe Morales Ortiz

A cuatro asciende el número de muertos, como resultado del motín que tuvo lugar anoche en el pueblo de San Miguel Canoa, provocado por fanáticos que confundieron a cinco empleados de intendencia de la Universidad con estudiantes.

En estos momentos, las autoridades de la Universidad, los directivos de la Asociación de Empleados de la misma institución piden que se realice una exhaustiva investigación, con el fin de que se castigue a las personas que encabezaron la turba que cometió el cuádruple linchamiento.

Los muertos son Ramón Gutiérrez Calvario, Jesús Carrillo Sánchez, empleados de la Universidad, Lucas García y otra persona, vecinos del Puebla, que pretendieron auxiliar a los empleados universitarios.

Se trata de una excursión de empleados

Los directivos de la Asociación de Empleados de la UAP, esta mañana, al ser entrevistados por LA VOZ DE PUEBLA, declararon que se trataba de una excursión de carácter deportivo que realizaban estos jóvenes, aprovechando el “puente” por las fiestas patrias.

El grupo de jóvenes, que pretendían subir a la montaña, y regresar para el día 16 con el objetivo de volver a sus actividades el día 17.

La secretaria de la Asociación de Empleados de la UAP, María Estela Rebollar y el consejero universitario representante de los empleados, Alberto Gutiérrez, dijeron que es falso que dichos jóvenes hubieran intentado llevar la bandera rojinegra al pueblo y que tampoco hubieran estado realizando actividades de propaganda.

Escalofriante relato de un sobreviviente

En el Hospital Civil, el empleado Roberto Aguirre, dio a conocer la tremenda odisea que sufrieron los excursionistas.

Explicó que habían salido de Puebla, ayer en la tarde con el objeto de subir a la montaña. Sin embargo debido a la fuerte lluvia, decidieron permanecer en el pueblo, y permanecieron en algunas tiendas, cubriéndose del aguacero. Inclusive fueron a la parroquia con el objeto de que les dieran asilo, pero ahí los corrieron.

En tal virtud, un muchacho del pueblo les indicó que los llevaría a casa de su hermano para que ahí pasaran la noche.

Estaban en esa casa cuando escucharon por el alta voz que voces de hombres y mujeres indicaban que todos los vecinos del pueblo tuvieran cuidado porque se habían infiltrado unos ladrones.

Los excursionistas escucharon esa llamada, pero jamás pensaron que se tratara de ellos. Solamente entraron en preocupación cuando dijeron que los bandidos estaban en casa de quien les había brindado hospedaje.

El hermano del dueño les dijo que los sacaría por una barranca, pero antes de que pudieran salir, se llegó una multitud de mil personas aproximadamente, todos armados con machetes, palos, piedras y fusiles e intentaron entrar a la casa.

El dueño de esa casa les decía que se trataba de obreros, pero los líderes de la multitud no entendieron razones y rompieron la puerta.

Primeramente murió el dueño, después su hermano. Dos de los empleados trataron de salir corriendo. En las calles, hombres y mujeres estaban alineados. No lograron correr 50 metros, pues cayeron acribillados y sus cuerpos macheteados en forma escalofriante.

A los tres que estaban dentro, los amarraron como bestias, y así fueron llevados al centro del pueblo.

“Fue un verdadero viacrucis”, dijo el empleado que relató la forma en que ocurrió el linchamiento. “Todos nos iban pegando a medida que nos arrastraban por las calles hasta el centro del pueblo”.

Yo salvé la vida debido a que después de un golpe, me hice el muerto, quedé colgando. Mientras escuchaba cómo interrogaban a mis compañeros preguntando qué propaganda traíamos, y que si nos íbamos a robar los animales. Ellos mismos contestaban que sí.

Un campesino me dio una patada y dijo: ‘este ya está frio’ y como quien no quiere la cosa me pegó un machetazo detrás del odio. Yo sentí el golpe pero no me moví, me dolió hasta el alma, pero seguí sin hacer movimiento alguno.

Luego sentí que me cargaban. Creí que me iban a enterrar pero preferí que me enterraran vivo pues decían a mis compañeros que los iban a colgar o a fusilar. Solo abrí los ojos cuando estaba en la ambulancia. No sé si la policía o el ejército, me salvó.

canoa3

“Noche de Pesadilla en San Miguel Canoa”

La Procuraduría de Justicia del Estado actuará en el caso del linchamiento ocurrido el pasado día 14 de septiembre en San Miguel Canoa y seguramente que se intervendrá enérgicamente para sancionar a los responsables de las cuatro muertes y las personas que resultaron lesionadas en esos hechos.

Esta información fue proporcionada por el general Luis Ponce de León, jefe de la Policía Estatal.

Por otra parte en la Procuraduría se dijo, Julián González: “fue una noche horrible”.

Habla Julián González

El empleado de la Rectoría de la Universidad, Julián González, quien organizó la excursión a La Malintzi, esta mañana declaró a LA VOZ DE PUEBLA, la forma en que ocurrió el linchamiento colectivo.

Negó enfáticamente que tratara el grupo, formado por cinco jóvenes empleados, izar alguna bandera rojinegra, ni mucho menos hacer propaganda de ninguna clase como dijo la policía de San Miguel Canoa. “Es absurdo, dijo que cinco personas y de noche, traten de retar así alguna comunidad”, dijo.

Luego habló de la noche de pesadilla que tuvieron y en la que un pueblo enardecido, con hombres y mujeres borrachos y gritando “Cristianismo sí, comunismo no” y acusándolos de ladrones, casi los acabó, a balazos, hachazos, machetazos y golpes con toda clase de instrumentos.

En ninguna parte dijimos siquiera que teníamos conexión con la Universidad. Solamente en el cuarto, donde al pedir posada dijimos que estábamos trabajadores de la Universidad que queríamos subir a la montaña, señaló.

Canoa4

Investigan los Asesinatos de San Miguel Canoa

Los Habitantes se Hicieron Justicia por su Propia Mano

La Policía Judicial del Estado, así como el Servicio de Investigadores, han realizado las pesquisas, para el total esclarecimiento de los hechos ocurridos en la población de San Miguel Canoa, en donde un grupo aproximado de 2 mil personas, lincharon a empelados de la Universidad Autónoma de Puebla, con un saldo de cuatro muertos y más de una docena de heridos de gravedad.

Lo anterior, se suscitó, cuando un grupo de fanáticos azuzados por personas hasta el momento desconocidas, confundieron a los empleados de la Universidad Autónoma de Puebla, con estudiantes y con altavoces, incitaron al pueblo, pues se decía que eran “comunistas”.

La ignorancia de los campesinos, fue la causa de la terrible tragedia, ya que armados con palos, piedras y carabinas de diferentes calibres, se dirigieron al lugar donde se encontraban aposentadas, las presuntas víctimas.

Sin más ni menos fueron agredidos por la fanaticada, que utilizando todas sus armas asesinaron a los empleados Jesús Carrillo Sánchez y Ramos Gutiérrez Calvario, así como a dos campesinos, que trataron de ayudar a éstos.

La multitud, después de linchar a sus víctimas capturaron a tres personas más, que fueron atadas de pies y manos, a quienes llevaron al centro del puente, donde fueron interrogados por los líderes.

Que izaron una bandera roji-negra

La policía al interrogar a varias personas “testigos del caso”, manifestaron que todo se debió a que las víctimas, habían llegado a la población y que habían tratado de entrar por la fuerza a la Iglesia de santo patrón e intentaron izar una bandera roji-negra.

Además, últimamente, se han cometido robos de ganado en el pueblo, por lo que sospechando que ellos eran ladrones, decidieron darles una paliza, pero no al grado de matarlos dramáticamente.

El delegado del Ministerio Público de esta ciudad, junto con el personal médico de la Inspección General de la Policía, así como agentes de la Judicial y del Servicio de Investigaciones, se trasladaron a la referida población, con el fin de practicar los levantamientos de cadáveres y auxiliar a los heridos, y de practicar las diligencias correspondientes.

En la secretaría de la Asociación de Empleados dijeron que los jóvenes empleados iban de excursión a la Malintzi y que además, se vieron obligados a quedarse en San Miguel Canoa, pues los amenazaba un fuerte aguacero.

Cortejo Fúnebre

Ayer a las 11 horas, el cortejo fúnebre, partió del domicilio de los infortunados empleados y después fueron llevados al paraninfo de la UAP, donde permanecieron varios minutos para luego llevarlos al campo santo municipal.

 

COMENTARIOS

Juan Nájera

Publicidad