22 de Noviembre del 2019

Gobierno

La Marina no encontró restos de explosivos en el helicóptero de Alonso y Moreno Valle

- Foto: Especial

La Unidad de Adquisición de Datos de Vuelo comúnmente conocida como “caja negra”, será entregada a instancias internacionales, en este caso al gobierno de Canadá

Por Edmundo Velázquez / @mundovelazquez /

La Marina Armada de México descartó que hubiera explosivos en el helicóptero Agusta matrícula XEBON en el que viajaban la gobernadora Martha Erika Alonso y el senador Rafael Moreno Valle, así como sustancias ajenas al combustible.

Según informó Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana en una rueda de prensa, fueron los peritos de la Marina quienes descartaron estas dos posibles causas del accidente.

El subsecretario de Transporte, Carlos Morán confirmó que fue encontrada la Unidad de Adquisición de Datos de Vuelo, comúnmente conocida como “caja negra”, la cual será entregada a Canadá, ya que las autoridades de Estados Unidos, a quienes solicitaron participar, no aceptaron por el conflicto que mantiene el Senado con el presidente Donald Trump y así evitar problemas diplomáticos.

La Unidad de Adquisición de Datos de Vuelo plantea los detalles del número de revoluciones del motor, temperatura y otros datos que dan sentido técnico al accidente.

Estos datos serán parte del reporte de una comisión investigadora conformada por diversas dependencias y para fortalecer la capacidad de análisis se ha invitado a organismos internacionales expertos en la materia. El secretario Durazo confirmó que también participarán expertos europeos.

Según lo dicho por Carlos Morán, se confirmó además que el helicóptero chocó de cabeza, con el motor y las aspas invertidas y el patín de la cola fue encontrado elevado. 

Usaron un perro de la Marina para determinar que no hubo explosivos

La Marina utilizó un perro entrenado para detectar explosivos que estuvo desde el mediodía trabajando así como peritos especialistas que llegaron a la zona de Coronango.

Durante el 25 de diciembre, la comisión de investigación envió funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), que trabaron dentro del cerco de la Policía Estatal, y de la Fiscalía General del Estado colocados en un kilómetro alrededor del punto donde se desplomó el helicóptero.

VER: Titular de SCT ya investiga accidente aéreo donde perdió la vida Martha Erika Alonso y Moreno Valle

Como CENTRAL informó, en el sitio también estuvieron presentes especialistas de la empresa Rotor Flight Services (RFS), la cual realizaba el mantenimiento a los aviones pertenecientes a la flotilla de taxi aéreo ejecutivo de Servicios Aéreos del Altiplano S.A. (SAASA), y que es dirigida por Rafael Torre.

VER: Desaparece el portal de Servicios del Altiplano, la empresa que rentó el helicóptero en el que viajaban Martha Érika Alonso y Rafael Moreno Valle

El helicóptero venía ardiendo, dice dueño del predio

La aeronave, según Reinaldo Coyotl, quien es propietario del predio donde ocurrió el impacto, ya venía ardiendo en el aire. Entrevistado por CENTRAL, dijo que se encontraba lavando rábanos para venderlos cuando pudo ver el helicóptero caer.

El campesino relató que la aeronave cayó exactamente en su propiedad, por lo que al momento en que ocurrieron la diligencias, llegó a reclamar porque no podía pasar a su predio además de que aseguró que el zacate del maíz que se encontraba ahí había sido dañado por el constante tráfico de gente durante las investigaciones.

VER: EN VIVO: “Vimos el helicóptero que ya caía y venía ardiendo”, dice Reinaldo Coyotl, el dueño del predio donde ocurrió el siniestro

Por su parte, el titular de la Fiscalía General del Estado, Gilberto Higuera Bernal, aseguró que ya se recaban las primeras declaraciones a testigos de la zona para integrarlas a la investigación.

Gilberto Higuera aseguró que no podría adelantar ningún tipo de juicio al respecto de las investigaciones y pidió esperar a toda la información proveniente de las autoridades federales y especialistas en aeronáutica.

“Se está haciendo el trabajo inicial. Tomando declaraciones a testigos (…) No quiero emitir ninguna opinión. Es mejor esperar a las investigaciones, es lo más profesional”, dijo Higuera Bernal antes de abandonar el predio ubicado en el municipio de Coronango.

El recalentado en la zona del impacto

Vecinos de poblaciones como Xoxtla, Coronango, Cuautlancingo y Tlaltenango acudieron durante este 25 de diciembre en automóviles, camionetas, mototaxis y hasta en taxi para ver con sus propios ojos la escena donde murió la gobernadora Alonso y el senador Moreno Valle.

Las familias entrevistadas en la zona, comentaron que la curiosidad los llevó al sitio para confirmar lo que escucharon en radio y televisión. Incluso muchos de ellos llevaron el recalentado de la cena navideña para poder comerlo como si fuera un picnic. Llevaban vasos desechables, Coca-Cola, fruta. Incluso la repartían entre los uniformados que se encontraban haciendo el resguardo de la zona.

El área, ya cercana a los municipios de Cuautlancingo y Xoxtla fue prácticamente el paso para muchos mirones, pero entre ellos incluso se enjuiciaba a Moreno Valle por los hechos más criticables de su gobierno como la Ley Bala y la muerte del niño José Luis Tlehuatlie, la concesión del agua potable a la empresa Agua de Puebla, la eliminación de los registros civiles y la centralización de muchos servicios públicos en los Centros Integrales así como la eliminación de concesiones a mototaxis y la persecución a los líderes y propietarios de este servicio de transporte público.

De acuerdo a información del Gobierno de la República, la zona del accidente se mantendrá cercada por lo menos esta semana para mantener intacta el área y que funcione para que los investigadores internacionales puedan revisarla si lo requieren. Sin embargo, a decir de la Fiscalía General del Estado de Puebla, el área debía de ser liberada a más tardar el miércoles 26 de diciembre. 

COMENTARIOS

Publicidad