21 de Septiembre del 2018

Chaín y Romero, los juanitos de la elección

Por Viridiana Lozano / /
Chaín y Romero, los juanitos de la elección
Foto: Especial

 

Guiapara interior viri

La inesperada postulación de Michel Chaín y Alejandro Romero Carreto como candidatos al gobierno de Puebla, se hacen al menos bajo la estrategia de la división del voto.

Los estrategas del morenovallismo esperan que a sea a favor de Martha Erika Alonso y en contra de Morena, pero no están seguros de que funcione así de perfecto. Puede salirse de control y arrebatar sufragios a la candidata de Por Puebla al Frente y dárselos al lopezobradorismo.

Pero ya hay toda una estrategia pensada para el uso de los morenovallistas.

Expliquemos primero que obviamente Michel Chaín es un personaje cercano al exgoberador de Puebla, pero sobre todo a su principal operador y financiero, Roberto Moya.

Fue Moya el que no introdujo a la administración estatal cuando Moreno Valle era gobernador y después le dejó bien acomodado en el gobierno municipal y estatal.

No habría otra explicación, más que esa, para que fuera tomado en cuenta a la gubernatura. Si bien es un joven estudiado con experiencia en cargos financieros, carece del posicionamiento y el dinero que se necesita para contender por la gubernatura.

Ahora, Alejandro Romero Carreto fue señalado con el notario favorito del marianismo y un hampón cercano al grupo de Carlos Meza, quien actualmente funge como asesor del gobierno de Puebla.

Sí, Romero Carreto fue acusado de haber notariado varias de las propiedades del exsecretario de Obra y hoy prófugo de la justicia, Javier García Ramírez.

Aún no entiendo claramente qué lo acerco al morenovallismo, pero puede ser lo mismo que lo tuvo tan cerca del marinismo.

Se trata de un desconocido que no tendría por qué haber llegado a la candidatura al gobierno, ni por Nueva Alianza ni por nadie.

A mí parecer es una estrategia inteligente del morenovallismo para tener en ambos armas para el proceso electoral.

La estrategia se irá descubriendo con el paso del tiempo.

Primero, como se esperaba, en su registro ninguno de los dos atacó al gobierno actual o al de Moreno Valle, mucho menos a su principal contendiente, Martha Erika Alonso.

Chaín intentó decir algunas cosas que se habían "hecho mal" en las administraciones, pero es tirarse un balazo en el pie porque él fue partícipe de ellas.

Lo notaremos más cuando empiece la campaña y ambos hagan una campaña mediocre, con el argumento de que sus objetivos son "las propuestas y no las descalificaciones"

Si así se requiere, ambos tratarán temas de "corrupción" contra Morena, y tal vez contra el PRI, presentarán denuncias o posturas ante la prensa. Digamos, le quitaran un poco de desgaste a Martha Erika Alonso.

Todo será más caro el día del debate, cuando ambos se dediquen a atacar frontalmente al candidato de Andrés Manuel López Obrador, no duden que suelten algún escándalo que mediatizar.

Pero si las cosas se ponen más duras, si a unos días de la elección Barbosa sigue siendo un riesgo, no duden que pedirían el "voto útil" a favor de la candidata de la alianza.

El discurso muy predecible: preferirán que gane Martha Erika Alonso a que "México se convierta como Venezuela".

Veamos qué tal les sale...

ANTERIORES

Juan Nájera

Publicidad