12 de Diciembre del 2019

Los regidores y su "trato" con Citelum

Por Viridiana Lozano / /

Guiapara interior viri

Unas semanas antes de que Claudia Rivera tomara protesta como alcaldesa de Puebla, dos regidores se apersonaron con los directivos de Citelum con un jugoso ofrecimiento. 

Los cabildantes le ofrecieron a la empresa intervenir para que Claudia Rivera les renovara el contrato que terminaba el 14 de octubre con la administración de Luis Banck. 

Desde la renovación de su contrato, con Tony Gali, para operar el servicio de alumbrado público, la empresa Citelum más de 700 millones de pesos, era un gran negocio que tenían que conservar. 

Pero ya saben cómo terminó la historia, Claudia Rivera terminó el contrato y los regidores se quedaron con sus manitas vacías, ya planeaban cómo gastarse el dinero de la comisión. 

Pero mejor que disfruten sus días de libertad, no vaya a ser que alguien tenga pruebas y los denuncie por tráfico de influencias.

***

Es imposible dejar pasar esta columna sin hablar del incidente que sucedió hoy en el Congreso de Puebla, les dije que José Juan Espinosa, Gabriel Biestro y los morenovallistas Marcelo García Almaguer y Gerardo Islas iban a terminar a golpes. 

La discusión sobre el orden del día de la Sesión que se celebraría mañana se puso ríspida cuando José Juan Espinosa, el presidente de la Mesa Directiva, anunció que presentaría un punto de acuerdo para exigir al gobernador de Puebla, Tony Gali que presentara su declaración patrimonial antes de irse. 

El coordinador de la bancada del PAN, Marcelo García agarró valor y le  advirtió que él también presentaría un punto de acuerdo para exigir  a la PGR  lo investigue por supuesto enriquecimiento ilícito, amenaza que tomó sin cuidado al diputado del PT quien en tono de burla le dijo:

 "Hazlo, nadie te va a hacer caso, como nadie los peló en el Senado", ninguneándolo, sin siquiera voltearlo a ver. 

Los coordinadores ya se iban de  la oficina de la Junta de Gobierno, el coordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano, Carlos Morales le extendió la mano a José Juan Espinosa para despedirse y él  lo dejó con la mano extendida. 

El desdén fue suficiente para que Morales se le abalanzara y los dos terminaran a golpes en el escritorio y luego cayeran estrepitosamente al piso. 

Marcelo García Almaguer también se hizo de palabras con Gabriel Biestro e Ignacio Molina, pero hace falta mucho para aventarse a golpearlos. Otros que igual terminaron golpeándose fue  el asistente de Biestro, un joven de nombre Sebastián, quien terminó en agarrón con Gerardo Islas el coordinador de Nueva Alianza. 

Los videos que han circulado en redes sociales solamente dejan ver el intercambio de palabras entre los legisladores y a la coordinadora del PRI, Rocío García Olmedo tratando de calmarlos y advirtiendo que la situación seguirá violenta si no logran llegar a un acuerdo. 

Así el nivel en el Congreso de Puebla. 

Parece que los diputados son los primeros interesados en que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) decida ya sobre el destino de Puebla. 

Si ratifican a Martha Erika Alonso, se los prometo, verán a un José Juan diferente haciendo tratos con el nuevo gobierno, pero si la anulan, si repiten la elección, yo les recomendaría a Gerardo Islas y Marcelo García pedir licencia "por motivos de salud" y, ahora sí, por su propia integridad no volverse a parar en el Congreso. 

Publicidad