31 de Enero del 2023

Absurdos

Cegada por los celos, irrumpe en Motel Shanghai y agrede a pareja equivocada; personal no hizo nada al respecto

- Foto: Google Maps

Personal del motel habló en dos ocasiones con la pareja que se encontraba en la habitación 126 para preguntarles si esperaban a una chica más, debido a que llevaba media hora afuera esperándolos y a pesar de que le dijeron que no, la dejaron pasar y llegó hasta la habitación para agredir a la pareja. El gerente del motel nunca quiso atender la queja de los afectados

Por Página Negra / @PáginaNegraMX /

Una mujer que creyó que su novio la engañaba, irrumpió en una habitación del Motel Shangai, ubicado a un costado de Plaza Crystal, y agredió a la pareja que ahí estaba. Sin embargo, aparentemente se equivocó de cuarto pues ninguno de los ocupantes conocía a la mujer.

Los afectados, que pidieron el anonimato, detallaron a PÁGINA NEGRA, llegaron al motel ubicado sobre la 5 Sur, número 5301 de la colonia Villa Encantada, a bordo de una motocicleta alrededor de las 21:30 horas.

Las encargadas del lugar les advirtieron que en ese momento no tenían habitaciones disponibles con cochera; en cambio, sí contaban con habitaciones para peatones pero no se hacían responsables por lo que podría ocurrirle a su vehículo. La pareja decidió esperar y minutos después se alojaron en la habitación número 126.

A las 02:00 horas de la madrugada, personal del motel se comunicó con ellos para preguntarles si esperaban a una mujer, a lo que ellos respondieron que no. La misma llamada se repitió en dos ocasiones más y, ante la negativa de esperar a alguien más, finalmente les advirtieron: “ya va para allá”.

La mujer, quien fue descrita de complexión delgada, aproximadamente 1.65 cm de altura y de lentes, conducía un vehículo y, sin ser detenida por el personal del motel, abrió la cochera, guardó su auto, subió al cuarto, prendió las luces y comenzó a reclamar y a insultar.

Yo era la que estaba despierta porque yo contesté el teléfono. Mi pareja estaba acostada a un lado y la mujer llegó y lo comenzó a agredir. Pedía que le dijera donde estaba su amigo; es decir, la pareja de ella. Hasta que se dio cuenta que nosotros no lo conocíamos, se retiró sin pedir siquiera una disculpa.

Una vez afuera de la habitación 126, se detuvo un automóvil particular de color gris que era conducido por un hombre; al parecer, la persona que buscada aquella mujer. Ambos comenzaron a discutir sin que la mujer retirara su auto de la cochera, donde también se encontraba la moto.

Después del disgusto, la pareja afectada reclamó a los encargados del motel, pues además de invadir su privacidad, reprocharon que cómo era posible que cualquier persona pudiera ingresar “así porque sí” a una habitación. En ese momento había dos mujeres y un hombre además del personal de limpieza.

Además de invadir la privacidad, imagínate si la persona va a armada, si es un modus operandi para secuestrar o asaltar. La mujer estaba muy agresiva y nos confundió, pero cómo es posible que la hayan dejado pasar porque ya llevaba media hora ahí. Además, cuando abrió la cochera, todavía tuvo tiempo de guardar su auto y nadie del motel hizo algo para impedirlo, comentaron los quejosos.

Al día siguiente y una vez que se retiraron del lugar, marcaron por teléfono para pedir hablar con el gerente del lugar, sin embargo, este no les quiso atender la llamada y la recepcionista le advirtió “que ya no lo hiciera más grande porque no pasó nada”.

Yo escuché cuando la que me contestó le dijo al gerente que lo buscaba la persona de la muchacha que se metió en la habitación, y él dijo no, no quiero hablar con ella. Yo le dije a la que me atendió el teléfono que se pusiera en nuestro lugar, que se pudo tratar de un asalto o la mujer nos pudo acusar de violación o algo así y me respondió que dejara de quejarme porque no había pasado nada.

Ante la negativa del gerente del Motel Shanghai, los afectados decidieron comunicarse con la Asociación de Moteles y Hoteles de Puebla. Ahí, la atendió una persona que se negó a proporcionar su nombre y pidió una disculpa “a nombre de todos los moteles de Puebla". 

Finalmente, le ofreció una cortesía en cualquiera de los 250 moteles que se encuentran en Puebla para “evitar hacer más grande el problema”.

Nosotros íbamos ahí porque jamás habíamos tenido un incidente y nos gustaba el servicio pero después de lo que nos pasó, no vamos a regresar. Quisimos hacer público esto para que las demás personas se enteren y sepan que al estar ahí están en riesgo y peor aún, cualquier persona puede llegar a la habitación sin que el personal se haga responsable.

COMENTARIOS

Publicidad