Monday, 09 de December de 2019

Las cartas de Barbosa y Armenta

Por Yonadab Cabrera Cruz / /

losamantes inte yona

Quedar bien con Dios y el Diablo es muy complicado y ellos lo saben, pero aun así se la están jugando. Pero mis queridos lectores, se preguntarán por qué hablo de Armenta y Barbosa en una misma columna.

¿En qué se podrían parecer Alejandro Armenta y Miguel Barbosa?

¿Qué pueden tener en común un perredista y un priista, además del amor por la política, por Puebla, el deseo de ser candidato a la gubernatura y de ostentar el poder?

En la pregunta de arriba les dejé algunas pistas que nos pueden ayudar a comprender los esfuerzos de ambos por seguir en la vida política y mantenerse vigentes. Los 2 le coquetean y le guiñan el ojo de manera exagerada a Andrés Manuel López Obrador.

Los 2 hacen hasta lo imposible por congraciarse con el tabasqueño, aunque uno de manera pública y el otro en privado, pero no dudan ni un minuto en hacer de todo para estar en el ánimo de López Obrador, y cuando digo cualquier cosa no hablo a la ligera, tanto que hasta son capaces de venderle su alma al Peje.

Miguel Barbosa no lo dudó ni un instante y ya está más que metido en Morena, ya tiene un pie en el partido de López Obrador y nada que perder en el PRD, pues fue defenestado de la coordinación de los senadores del Sol Azteca, le quitaron el control de los “Chuchos” y tuvo que crear una nueva tribu pero con menos poder y presencia.

Mientras que el diputado del PRI, Alejandro Armenta, digamos que solito se puso la soga al cuello luego de que declaró que se quedaría en su partido y desistiría de sus esfuerzos, para apoyar a Morena y ser candidato por ese partido. El problema es que se puede quedar como el perro de las 2 tortas.

Para no hacerles de chivo los tamales, Miguel Barbosa y Alejandro Armenta están jugando un doble juego, pues ambos están enviando folios, cartas, formatos, fotos, y todo lo necesario a sus allegados para que se afilien a Morena. El senador perredista lleva los folios del partido de Andrés Manuel López Obrador a todos los municipios a los que les ha bajado recursos federales, sin importar si son priistas, panistas, perredistas o de otros partidos.

Por su parte, Armenta Mier anda repartiendo estos folios de afiliación en todo su distrito que abarca municipios como Tepeaca, Acatzingo, Amozoc, entre otros. A toda la gente que llega a sus casas de gestión para solicitar algún apoyo, le entrega el formato de Morena, lo mismo que a los alcaldes, regidores, hasta a su maestro de karate.

La mala noticia para mi amigo Armenta a quien de verdad quiero mucho, es que en el PRI ya están enterados de su doble juego y si es que Morena continúa creciendo en las preferencias electorales para el 2018, podrían considerar su acto como una alta traición, por lo que podría correr el mismo destino que Fernando Morales o Pepe Alarcón.

Sí, podría ser expulsado del PRI y salir con la cola entre las patas como el hijo del ex gobernador Melquiades Morales, quien no tuvo más remedio que decir que él se fue del tricolor antes de que lo corrieran para disminuir la humillación y las burlas.

Todos sabemos que quedar bien con el Dios y con el Diablo es imposible.