Sunday, 05 de December de 2021

"El Cachetes" y las casualidades que matan

Por Edmundo Velázquez / /

CUENTA HASTA DIEZ

Las cuentas salen muy justas y la sincronía es casi perfecta.

Apenas con unas horas de diferencia, ocurrieron una serie de eventos inesperados.

La misma semana en que fueron asesinadas más de una docena de personas en la zona metropolitana de Puebla hasta donde ya se alojó el pleito entre huachicoleros tuvimos la notica de la salida de prisión de Othón Muñoz Bravo, "El Cachetes".

Coincidentemente, el 30 de octubre ocurrieron tres hechos.

La mañana de ese lunes fue trasladado, procedente del penal de Tepexi de Rodríguez, "El Cachetes".

El prominente empresario de la gasolina y amigo cercano de panistas como el senador Javier Lozano Alarcón y el diputado Sergio Moreno Valle, tenía ya aprobada la audiencia para la madrugada del 31 de octubre.

Esa misma mañana del lunes 30 de octubre murieron dos líderes del huachicol. Uno era Alfredo N., alias "El Cuino" o "El Kino", quien tenía el control de parte de los municipios localizados en El Triángulo Rojo, como Tepeaca y Acajete. Y ya comenzaba a ganar espacios alrededor de Puebla Capital como Amozoc, San Martín Texmelucan, Xoxtla, Cuautlancingo y Coronango. Además, se perfilaba para conseguir espacio en el mercado del estado de Tlaxcala.

El segundo líder asesinado ese mismo día fue "El Kalimba", Jesús Martínez Mirón —quien inició como pistolero cercano a Roberto de los Santos de Jesús, mejor conocido como "El Bukanas"—. "El Kalimba" cayó unas horas después que "El Kino".

Sus secuaces sabían que sería intervenido para arreglarse el rostro en una cirugía plástica y, de paso, modificarse hasta sus huellas dactilares, según la versión oficial de la Fiscalía General del Estado.

Al "Kalimba" Lo encontraron hospitalizado en la clínica EPMAC de Lomas del 5 de Mayo, en Puebla Capital. Ahí un grupo de sicarios le dieron muerte a él y tres personas más.

Volvamos con "El Cachetes".

Para cuando se había desatado la masacre y ese día era  bautizado como uno de los más sangrientos durante años en Puebla, a la medianoche "El Cachetes" enfrentaba ante el juez oral la revisión de sus garantías en audiencia.

Casualmente, su defensa logró doblar al sistema judicial poblano. Y  para enfrentar su juicio en libertad, se le concedió el intercambio de un millón de pesos como medida de garantía por los delitos de posesión de drogas y armas.

Ya fuera de prisión, "El Cachetes" analiza ahora cómo recuperar las propiedades decomisadas durante la incursión de la Marina.

Y mientras tanto, las matanzas siguieron martes y miércoles. Las autoridades estatales se notaron rebasadas ante tanta violencia.

¿Demasiada coincidencia?

¿O demasiada sincronía?

¿A qué salió "El Cachetes"? ¿A aportar en las próximas campañas o a poner orden en la franja Puebla-Veracruz?

Como diría el clásico: "Que conste que es pregunta".

ANTERIORES