Sunday, 05 de December de 2021

Chofer, guarura y secretario de acuerdos: un Godínez Multiusos

Por Edmundo Velázquez / /

 

CUENTA HASTA DIEZ

Seguramente ni le suena ni sabe quién es Antonio Ramírez Santos. 

Exacto. 

Yo tampoco sabía de su existencia. 

Hasta qué me contaron que es un Godínez Multiusos.

El señor debería de ser o en teoría funge como Secretario de Acuerdos Non.

O bueno de eso dice que la gira en el Juzgado Sexto de lo Penal del Poder Judicial en Puebla.

Su jefe, en teoría es el Juez Sexto de lo Penal, Enrique Zepeda.

Suena rimbombante, ¿no?

Y como buen funcionario judicial de medio nivel Antonio Ramírez se da su taco.

Ya sabe. Maltrata a sus compañeros de juzgado, claro a los que tienen menos rango.

Es misógino con sus compañeras. 

Con los litigantes ni le digo. No los deja hablar. No atiende a los usuarios, nunca está disponible. 

Y ahí le encargó sí llega a quejarse porque de ser posible le mete el pie a todos sus asuntos. 

Si acaso usted se queja sale con su frase de batalla: ¡Aquí yo soy la autoridad y mis órdenes se acatan!

Básicamente este Godínez cumple con su papel de sentirse patrón en el juzgado.

Pero donde es mejor es con su verdadero patrón: el Magistrado Presidente Roberto Flores Toledano.

Este Godínez se siente protegido, porque aparte de Secretario de Acuerdos la hace de chafirete y guarura del magistrado presidente.

Así como lo lee.  Su ánimo de que no lo merece ni el piso proviene de la salamería.

Aprovechando que se pone de tapete con sus superiores logró colarse entre la gente de servicio del Magistrado Presidente, Roberto Flores Toledano.

Y ahora le choferea cada que el Magistrado Presidente necesita ir a algún distrito judicial al interior del estado. 

Él se ofrece y hasta el Juez Sexto le da permiso para que vaya de chafirete en comisión.

Eso no es lo único. Aprovechando que tiene cuerpo de ropero pues ya la arma de guarura. 

No vaya a ser que le despeinen al magistrado Flores Toledano.

Es más, él se siente como Kevin Costner en El Guardaespaldas y nomás falta que Flores Toledano termine en Whitney Houston. 

Así pues, este Godínez Multiusos se pone de tapete al presidente, le abre la puerta, lo escolta, le echa ojo en los inmuebles, revisa que todo ande bien por donde va a pasar y hasta prueba su comida. No nos lo vayan a envenenar.

Total, seguramente este damo de compañía quiere sumarse a la oficina de Presidencia. 

Y con tantas habilidades seguro podrá llevar también el té y las galletas, bolear los zapatos con la lengua o cargarle el paraguas.

Total, si ahí tiene su verdadero espíritu de servicio, pues que ahí se quede.

Y que al juzgado mejor que ni regrese.

ANTERIORES