Sunday, 12 de July de 2020

Vida y Estilo

11 Reglas que debe tener tu dieta para que funcione

- Foto: Especial

Las tendencias en alimentos van y vienen, pero hay algunas pautas en las que coinciden las que sí dan resultados

Por Cosmopolitan / /

Cada temporada surge una nueva dieta revolucionaria que le “cambia la vida” a unos cuantos.

Si te fijas, siempre hay celebs detrás del movimiento, diciendo que es el remedio definitivo para que, por fin, todas las mujeres del planeta logren tener un cuerpo de ensueño.

Meses después, la dieta deja de estar de moda, y aparece otra que promete ser la mejor. Pero seguir un régimen tras otro puede desequilibrar tu organismo, causarte efecto rebote y frustrarte.

Lo mejor conocer las normas básicas que ayudan a adelgazar y a mantener un peso saludable para siempre. 

1. Paso a pasito

Huye de cualquier dieta relámpago que te ofrezca deshacerte de varios kilos en pocos días. “Producen el efecto yo-yo o rebote, pero muchas traen otras consecuencias graves.

Por ejemplo, si la pérdida de peso no proviene del exceso de grasa, sino de líquido y músculo, puede deteriorar la masa muscular y suscitar problemas cardiacos en el futuro”, explica la nutrióloga Carolina Vargas.

Las dietas fiables promueven la pérdida de peso gradual (no más de un kilo a la semana), así que no te fíes de las dietas milagro nunca más.

2. Breakfast queen

Una dieta fiable jamás te dirá que te saltes una comida y hará especial énfasis en que desayunes, pues consumir alimentos a primera hora del día activará tu metabolismo y promoverá la quema de calorías en el día.

Incluye todos los grupos (proteínas, grasas y carbohidratos) en porción equilibrada.

3. Apunta sin estrés

Si quieres controlar tu ingesta de alimentos, es muy útil llevar un diario con lo que comes y bebes, ya que al hacerlo eres más consciente de lo que te llevas a la boca y eso te ayuda a no caer en la tentación de consumir comida hipercalórica.

Estas apps son nuestras favoritas: My Plate Calorie Tracker by Livestrong, Life Sum, Noom Coach, Fat Secret, Mango.

4. Come, come, come

Los planes alimentarios coherentes sugieren hacer varias comidas al día, ya que esto ayuda a mantener el metabolismo alerta.

La nutrióloga sugiere: “Lo ideal es hacer tres fuertes y dos snacks entre cada una, pues de esta manera se mantiene el metabolismo acelerado”.

5. Prefiere agua
Piensa que cada bebida azucarada tiene en promedio 150 calorías y que si consumes una al día, habrás ingerido 54 mil calorías en un año, lo que equivale a siete kilos.

Las que son light no son buena opción, pues según un estudio efectuado durante 10 años en la escuela de medicina de la Universidad de Texas, el abdomen de las personas que sólo tomaban esto aumentó 70%.

Esto porque las dietéticas afectan la flora intestinal, lo que a la larga hace bajen las señales de saciedad en el cerebro y promueven la inflamación intestinal.

6. Corta con el azúcar

Una de las grandes claves para perder peso está en reducir las calorías que provienen de los productos con azúcar o carbs simples, como los dulces y las harinas refinadas, ya que el cuerpo almacena el exceso de éstos en forma de grasa.

Además, en vez de saciar, producen picos y bajadas de azúcar que te dan más ganas de comer. ¿Tu opción? Prefiere los carbohidratos complejos, como los cereales integrales.

7. Equilibrio ante todo

Un indicador de una dieta sana es que promueve el consumo de todos los grupos alimentarios. “No hay que confiar en aquellas que prohíben comida o la clasifican como buena o mala”, dice la experta.

8. Zzzz...

Si quieres un cuerpo de diosa, tendrás que respetar tus horarios de sueño.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Stanford, las personas que duermen menos de ocho horas tienen niveles más altos de ghrelina, más bajos de leptina y más grasa corporal; es decir, las que no descansan tienen mayor tendencia a engordar.

La ghrelina aumenta el apetito, y la leptina es la responsable de dar la sensación de saciedad. ¡A soñar, entonces!

9. Siempre natural

Los regímenes que promueven las dietas procesadas no te llevarán a nada. “Hay programas que ofrecen sus propios alimentos y restringen a los pacientes a que sólo consuman sus productos.

Funcionan un rato, pero no los dejan comer nada que no sea de su marca. Cuando la persona regresa a la comida normal, suele sufrir ansiedad y, además, “rebotar”, ya que nunca aprendió a comer bien”, dice la especialista.

¿La clave? Prefiere las frutas, verduras y artículos que puedas cocinar tú misma, y evita los conservadores y los químicos.

10. ¡Quema calorías!

Confía en los planes que te sugieren hacer ejercicio para perder peso, pues no hay nada mejor para alcanzar tu objetivo que combinar dieta balanceada y actividad física. Si practicas un deporte al menos tres veces por semana, además, mejorarás tu condición y darás forma a tus músculos.

11. Cambio de raíz

Seguir una dieta unos días puede ayudarte un rato, pero si adoptas un modo de vida, te beneficiarás a largo plazo. “Una buena alimentación promueve un cambio de estilo de vida y no se basa en milagros.

Lo único efectivo es una transformación radical”, dice la experta. Así que si quieres ver distinto a tu cuerpo, elige bien lo que comes; haz deporte, duerme y ¡no te obsesiones!

Cosmopolitan

COMENTARIOS