Sunday, 17 de November de 2019

Política

Meade se pone optimista; asegura que gasolinazo no provocará inflación

No se espanten, dice José Antonio Meade - Foto: Especial
Haber mantenido bajo el precio de la gasolina de manera artificial hubiera implicado o más impuestos, más deuda o mayores recortes al gasto público, según dice el secretario de Hacienda
Por La Jornada / / Ciudad de México
El secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, descartó que el incremento en el precio de las gasolinas vaya a tener un impacto inflacionario en la economía mexicana y aseguró que haber mantenido el precio constante hubiera implicado mayores recortes al gasto público, más deuda o mayores impuestos.
 
El año pasado el costo de las gasolinas en el mundo se incrementó 24.5 por ciento, en México 3 y esto no tuvo un proceso en la formación de precios desordenado en el mundo, no tendría porqué tenerlo en México”, comentó la mañana de este jueves.
 
El funcionario agregó que a diferencia de cuando el gobierno decidía los precios, y éstos siempre subían, ahora se van a ajustar al alza y a la baja, lo que atenuará su impacto sobre los precios.
 
Lo que nosotros pensamos es que si acaso pudiera haber un ajuste de una sola vez que se irá difuminando en el tiempo, se irá atenuando y que nos ubica en lo que vemos en todas partes del mundo, en donde reconocer los costos no se traduce en un proceso de formación de precios desordenado ni en un proceso inflacionario”, insistió.
 
En entrevista radiofónica en el espacio de Ciro Gómez Leyva, Meade aseguró que haber mantenido bajo el precio de la gasolina de manera artificial hubiera implicado o más impuestos, más deuda o mayores recortes al gasto público.
 
“Sólo para ponerlo en perspectiva, si hubiéramos mantenido el precio constante lo que hubiéramos tenido que apoyar al precio de la gasolina era el equivalente a la mitad de todo lo que gasta el IMSS en un año. Era el equivalente de casi cuatro veces o cinco el presupuesto de la Universidad. Sólo mantenerlo durante 10 días era equivalente a lo que gastamos en todo el programa de abasto de leche social o lo que gastamos en Liconsa”, explicó.
 
Por ello, agregó, existen mejores maneras de apoyar a los deciles más pobres de la población que manteniendo artificialmente el precio de los combustibles, pues sostuvo que en México se consumen 190 millones de litros de gasolina todos los días -lo que convierte el país en el cuarto consumidor más importante por persona de gasolinas en todo el mundo- pero de esos, menos de nueve los consumen los tres deciles más bajos.
 
El secretario reiteró que la decisión de incrementar los precios no fue del gobierno mexicano sino resultado del incremento en los costos a nivel internacional y que actualmente casi ningún país (salvo Bielorrusia, Corea del norte, Bolivia, Ecuador y Venezuela) sigue controlando los precios a través de medidas gubernamentales.
 
“Esto es una medida responsable, difícil, que nos hubiera gustado no tener que tomar, (pero) cuida también las finanzas públicas y esa estabilidad también se retroalimenta en los procesos de formación de precios y nos ayuda”.
 
Finalmente, señaló que habrá diálogo constante con todos los sectores, pero adelantó que “eso no cambia la realidad de la dinámica de costos que es la que está impactando los precios. Toca a la SHCP dar las explicaciones y asumir el costo de la decisión y es una decisión que estaba normada y planeada y tenemos que salir a explicar y dar la cara”, puntualizó.

COMENTARIOS