Peridico Central
Sunday, 26 de May de 2019

Paranormal

La historia de las siniestras predecesoras de las calabazas de Halloween

- Foto: Especial

Esta cabeza de Voldemort con fallo hepático que veis aquí es la predecesora de la calabaza de Halloween: el nabo de Halloween.

Por PlayGround / /

Cuando pensamos en Halloween la primera imagen mental que nos viene a todos es la misma: calabazas. O, mejor dicho, calabazas vacías con expresión maléfica y una vela dentro.

Pero lo que muchos no saben es que las calabazas de Halloween (o, como las llaman los anglosajones, jack-o'-lanterns) que conocemos a día de hoy son una versión moderna, edulcorada y para todos los públicos de la original.

Esta cabeza de Voldemort con fallo hepático que veis aquí es la predecesora de la calabaza de Halloween: el nabo de Halloween.

Hay que decir que los nabos de Halloween lucen bastante menos que las calabazas, pero dan bastante más miedete.

De acuerdo con English Heritage (organismo público que protege y promueve el patrimonio histórico) las jack-o'-lanterns surgieron en Irlanda, "donde la gente había estado tallando nabos y otros vegetales durante siglos para mantener a raya a los malos espíritus".

Las jack-o'-lanterns nacieron en Irlanda para proteger las casas de malos espíritus

Cuentan las leyendas irlandesas que existió un hombre llamado Jack que trató de engañar al diablo y, como castigo, "fue condenado a vagar por el mundo acompañado solo con un trozo de carbón ardiente dentro de un nabo que le serviría para iluminar el camino".

Hace unos doscientos años, la historia comenzó a extenderse por Gran Bretaña y la gente adoptó la tradición de tallar caras en sus hortalizas durante esta época del otoño. Los nabos, sólidos y abundantes, eran el lienzo preferido, pero también era habitual que se tallasen remolachas y patatas para proteger sus hogares de Jack y aquellos como él.

Cuando los inmigrantes irlandeses llegaron a Estados Unidos en el siglo XIX descubrieron la calabaza, y así surgió la versión mucho más simpática de la jack-o'-lantern que predomina en el imaginario colectivo hoy.

Dada la actual crisis de calabazas en el Reino Unido, English Heritage está animando a la gente a volver a sus raíces y que tallen nabos para sus jack-o'-lantern. Si la tendencia cuaja, a los productores de calabazas les espera un porvenir bastante jodido ya que, según The Guardian, el 95% de los 10 millones de calabazas que se venden en Reino Unido terminan siendo calabazas de Halloween.

PlayGround

 

COMENTARIOS