Peridico Central
Sunday, 09 de August de 2020

Feminicidios

Este es el Ciclo de Violencia que ejerce tu pareja y que debes detectar antes de qué te mate

- Foto: Especial

CENTRAL entrevistó a una psicóloga y una terapeuta para conocer cómo se comporta la violencia en las parejas y cuáles son las alertas que se pueden detectar para evitar que la relación termine en un feminicidio

Por Karen Meza/ @KareMeza_ / / Puebla, Puebla

Ante los 73 feminicidios que se han cometido en Puebla en lo que va de 2016, expertos han mostrado su preocupación por informar a las mujeres sobre la violencia para ayudarlas a detectar a tiempo a su posible asesino y abandonar relaciones destructivas. Sobre el tema una psicóloga y una socióloga explicaron el Ciclo de Violencia en el que pueden estar inmersas muchas parejas y advirtieron que estos ciclos no terminan sino se solicita la ayuda de un especialista.

Aunque sobre las relaciones de pareja coinciden que el problema concierne a los dos integrantes, el caso de las mujeres asesinadas, en muchas ocasiones por sus parejas, ha hecho que haya principal atención sobre ellas.

Explicaron que en el sistema patriarcal los varones han tomado el derecho de imponerse sobre las mujeres en una relación sentimental. Para lograr su objetivo utilizan métodos violentos, previo a los golpes, a fin de tener el control sobre su pareja en su toma de decisiones.

La relación es un sistema complejo que por características naturales va generando una concentración de tensión; misma que se solucionan con el diálogo. Sin embargo hay otras con Ciclos de Violencia que terminan en un episodio conocido como “luna de miel”, en donde el victimario parece estar en paz hasta que acumula tensión y sucede una explosión violenta. Las expertas advierten que si ese Ciclo no se frena puede terminar en asesinato.

En entrevista con CENTRAL, Betzabé Vancini, psicoterapeuta clínica, señaló que una mujer admite que es víctima de la violencia cuando la considera “grave” porque tiene “heridas que la han hecho sangrar”. Una persona puede ser violenta por formación familiar que tuvo en los primero seis años de vida, a través de la imagen que observó de la relación de pareja de sus padres.

La médico refirió que ser agresivo se explica en el ámbito social para sentirse bien por imponerse ante otro y el clínico por un daño en el lóbulo frontal, una parte del cerebro que controla los impulsos.

En entrevista por separado, Alba Méndez, consejera en psicología de la BUAP señaló que existe una espiral de violencia que se debe de detectar desde un inicio para prevenir los golpes e incluso, la muerte.

La especialista señaló que en el momento que el agresor nota que un tipo de violencia no hace efecto, va ascendiendo el nivel de acciones:

1. La primera fase inicia con el enojo y la ley del hielo.

2. Después los golpeteó a la pared o mesa; para imponer miedo rompe cosas, el mensaje claro es que: ¡Sigues tú!

3. Continúan con los comentarios: “No me gusta que salgas con tus amigos”  (violencia psicológica-emocional)

4. Aplica la frase: “No quiero que salgas a trabajar” (violencia económica)

5. Prohíbe relaciones con los demás: “¿Por qué hablas con el vecino?, y te acomoda una cachetada” (violencia física que llega al asesinato)

6. Una vez que se ejerce la violencia, viene una etapa que es conocida como la ‘Luna de miel’, quien agrede promete cambiar, se acerca a su pareja para conciliarse, pero vuelve a generarse la tensión y se repite el episodio de violencia.

Entre más dura la relación, los ciclos se van acortando, la luna de miel desaparece y solo quedan los golpes, señala la experta.

Mientras Betzabé Vancini señaló que una vez que hay una etapa violenta con su respectiva “Luna de Miel”, ninguna relación se compone ni con flores ni regalos ni palabras bonitas  o viajes, aunque hay casos de víctimas que esperan siempre un detalle después de ser blanco de cualquier vejación. La especialista dejó claro que este Ciclo no termina sino se atiende, pues en muchas ocasiones el generador de la violencia necesita ser incluso medicado. 

COMENTARIOS