Wednesday, 28 de October de 2020

Vive sin drogas (mensaje especial para el PRI)

Por Selene Rios Andraca / /

Estoy en plena desesperación, contando los días, las horas, los minutos, los segundos y los nanosegundos para que empiecen las campañas en Puebla por la gubernatura ¿A poco no? Las vacaciones de Semana Santa ni me supieron, ni disfruté la playa, la arena, los cocos, los camarones al mojo de ajo ni el aguachile, nomás de pensar que ya merito, luego-luego, en la madriza electoral que viviremos los próximos sesenta días. ¡Oh mi Dios!, dijo nadie nunca.

En la vida hay tres situaciones que me causan pereza extrema: escuchar a las personas autoelogiarse hasta la náusea, las preguntas pendejas y a los vendedores de cosas inútiles para la vida. Curiosamente, estas tres situaciones convergen en un solo punto: las campañas electorales.

Dios, piedad.

Las campañas electorales tienen efectos negativos en mi ser: me sacan de órbita; desequilibran mi ying y mi yang; incrementan mi ansiedad; aumentan mis ganas de comer tortas de mole y cocteles de camarón —eso también me ocurre en épocas de calor o de frío, bueno es una constante todo el año— y sobre todo, provocan que me hierva la sangre.

Grgrgr.

No aguanto las campañas y lo que menos aguanto de las campañas es a los políticos adictos al dinero y a la gasolina blanca mezclada con profiteroles —guiño, guiño— que se quieran agandallar la campaña ajena y lucir más que la candidata.

Sin embargo, como soy una loca optimista y aficionada a los momentos felices y vibrantes, alejo los malos pensamientos de mi cabeza, me hago la loca cuando los escucho, finjo demencia ante sus discursos, ignoro un poco sus spots, no los sigo en Twitter ni comparto sus estados en Facebook para sobrellevar la agonía electoral que nos rodea en esos días en que cinco o seis personas corren desaforadas detrás de un sueño,y me concentro en las chistosadas que se avientan aquellos que rodean al candidato.

¡Ellos son los que me hacen feliz!

Me hacen reír. Me dan tema de conversación para las reuniones incómodas, me dan tema para columna del regreso de vacaciones de semana santa, me dan chisme para contarle a mi mamá cuando empieza a regañarme porque me rapé y me dan una buena razón para caerme de la risa a carcajadas a cualquier hora del día.

Gracias a ellos, sobrellevo las campañas.

Desde que el PRI decidió cambiar de dirigente, algo impregnó el ambiente de sustancias sospechosas que provocan que las personas pierdan la noción del tiempo, olviden su propio idioma, inventen palabras, que digan cosas que no son las que pensaron, que alucinen con personas y que pierdan el control de sus extremidades, de su lengua y de sus neuronas. El caso de Román Lazcano fue antes, pero sin duda fue una premonición de lo que nos esperaba.

Al principio no lo creí, pensé que era mi mala fe por la manera tan humillante que sacaron a Ana Isabel Allende de las oficinas centrales, pero poco a poco descubrí que el mal del Profiterol —también cantado por Galatzia y rete cantado en Los Troles—  ha infectado a más de uno en el honorable partido tricolor.

Veamos.

**

El primero en encender la alarma de que algo grave ocurría en las filas priistas fue el delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Lazcano Fernández, quien el pasado 11 de marzo emitió un curioso discurso que dejó a más de uno con la boca abierta.

Fue tan controversial su discurso que algunos medios de comunicación, tan confundidos se quedaron, que lo acusaron de promoción ilegal de la candidata Blanca Alcalá y hubo otros que acusaron al funcionario federal de tener serios problemas mentales.

Yo soy de las últimas. Sigo sin comprender qué quiso decir mi buen Román, o si de casualidad no estaba a punto de shock cerebral por el suicidio colectivo de sus neuronas por el abuso de… de… confianza.

El caso es que cuando lo escuché, le puse play otra vez al video, otra vez, otra vez y otra vez. Acto seguido me caí de la mesa de la risa.
Transcribí el discurso para entenderlo mejor, y me volví a caer de la silla.
Así estuve hasta que me dolieron las pompis de tanto caerme.  

Román Lazcano dijo en una reunión oficial con ejidatarios:

Felicito a las mujeres aquí presentes porque en días pasados tuvimos el día internacional de la mujer aquí en el país, y qué bueno que mujeres como tú Adela, mujeres como Isabel, como Mely, mujeres como Rosario Robles, mujeres como la licenciada Alcalá, pues obviamente siguen siendo estas mujeres agentes del cambio, y qué mejor que la política de género se vaya construyendo”.

WTF.

¿Pues a cuál le pega?

No sé ustedes, pero yo entendí que el delegado de la Sedatu felicitó a las mujeres por seguir siendo “obviamente estas mujeres”, también entendí que en nuestro país fue el día internacional de la Mujer días antes del 11 de marzo. Supongo que el asunto “internacional” significa en su cabeza que es una celebración nacional. Okei.

Me encanta.

Volveré a leerlo, ahora vengo.

..
..
..

Yo sé que eres chiquito y que sabes ver…
que no todas las cosas se pueden creer…
si te ofrecen drogas, te van a decir:
que se siente muy padre y te vas a reír.
¡Noooo es cierto!

¿Neta, Román no será necesario que controles esa madre?

(Evítala cuando vayas a actos públicos, luego la gente no te entiende y anda mal interpretando lo que dices. Besitos.)

**

Mi momento más favorito de esa campaña-que-aun-no-empieza fue cuando el líder estatal del PRI, hip, Jorge hip Estefan hip Chidiac hip nos hizo el favor a los millones de usuarios de la red social del pajarito de aventar unos tweets bastantes controversia… hip… les.

Debo reconocer que al principio me espanté, me dieron ganas de llamarle por teléfono para que me enviara su ubicación y así mandarle una ambulancia, antes de que todo se saliera de control, pero luego me puse a ver How I meet your mother y se me olvidó.  

Todo ocurrió la semana pasada, cuando el dirigente hip priista se agarró a tuitazos con el chamaquito ese del PAN, No sé Qué Giles, que ni la preparatoria tiene el pobre.Imagínense el nivel.

Ay Jesucristito.

Giles contra Estefan.

¡Si quiera ya eran vacaciones! Desafortunadamente el morbo me ganó. ¡Lo acepto!

Todo iba bien muy bien, No Sé Qué Giles dijo no sé qué, como su nombre, cuando de pronto, hip, Chidiac hizo su estrepitosa aparición en la red.

 

Genial.

No sé ustedes pero yo entendí que le dijo a su homólogo del PAN que su partido-supartido dirá misa porque subió los impuestos con Calderón y U @RafaMorenoValle de los gadtoarrobacaritafelizcaritafelizcaritafeliz ni modo. —Supongo que No Sé Qué Giles sigue sin entender qué quiso decir Estefan, pero ya te lo traduje, ya nomás dile a alguien que sí sepa leer te eche la mano con la columna. De nada, Giles—.

Wow.

Mi parte favorita es cuando dice: “y U @RafaMorenoValle de los gadtoarrobacaritafelizcaritafelizcaritafeliz ni modo”.

Contundente el hombre.

Luego de que medio mundo le recomendó no llegarle antes de tuitear, el hombre regresó al ruedo como un profesional del Profiterol:

 

Tranquilos, yo tampoco entendí cuándo Jorge Estefan contrató deuda del IPPS ni cuando empezó a hablar en tercera persona sobre una cruda que fue publicada en algún lado.

Lo bueno es que dijo: “no insistiré! VA?”

Pobre Jorge Estafan tanto dinero y no le alcanza para comprarse unos acentos, o un diccionario.

Es lo malo de no controlarla.

Bueno, ese es el efecto más devastador del profiterol.

Fríe todo lo que encuentra.  

No es ciertooooooo,
no hagas caso no es ciertooooooo
lo que esa gente no te quiere decir
es que si usas drogas te vas a confundir
que hacen daño a tu cuerpoooooooo
que envenenan tu cuerpoooooo.

Uf.

Si no fuera por este par de señores, mis vacaciones hubieran sido muy aburridas. ¡Que comiencen las campañas, pues!

Miau.  

 

P.D. En esta lista también debo incluir al morenovallista Juan Pablo Piña haciendo el mega papelón en la Cámara de Diputados, pero esa es harina de otro costal, del otro costal. ¿Vieron a Piña? Ay Dios, qué pena, pobre hombre, ¿vieron que todos se rieron del muchachito? Y luego su pancho en las redes sociales, ay no. Vive sin Drogas.

 

ANTERIORES