Tragedias

Macabra sorpresa: destapan caño y encuentran el cadáver desmembrado de un hombre

- Foto: El Gráfico

El hombre fue buscado por con conocidos en hospitales y agencias del Ministerio Público, sin saber que había sido asesinado y que sus restos fueron abandonados cerca de la casa de sus familiares

Por El Gráfico

/

Durante 10 días el cadáver desmembrado de Jorge Estrada Cruz, "El Caralampio", estuvo en el fondo de una coladera en la delegación Coyoacán.

Lo buscaron con conocidos, en hospitales y agencias del Ministerio Público sin saber que había sido asesinado y sus restos abandonados cerca de la casa de sus familiares, a los que había ido a visitar.

El domingo pasado su asesinato quedó al descubierto cuando un grupo de vecinos pidió ayuda a las autoridades para destapar una coladera de la que se desprendía fetidez.

Bomberos llegaron a ese registro, ubicado en la calle Canal Nacional y la Quinta Cerrada de las Rosas, en la colonia Cuchilla de la Magdalena Culhuacán.

Al abrir la coladera descubrieron que en el fondo había varios costales. De ellos se desprendía el mal olor. Auxiliado por una cuerda, uno de los bomberos descendió al fondo de la coladera y subió uno de los costales. En ese momento se dio cuenta que contenía restos humanos.

En uno estaban sus piernas, en otro su torso y en otros más sus brazos y cabeza.

Lo identifican familiares

La movilización llamó la atención de los vecinos, quienes se acercaron al lugar para ver qué pasaba. Uno de los curiosos le contó a la familia de "El Caralampio" sobre el hallazgo.

Uno de sus hermanos se presentó en la agencia ministerial en la Coordinación Coyoacán 3 y al ver el cuerpo desmembrado lo identificó, entre otras cosas, por tatuajes que tenía.

Dijo que tenía 37 años, que vivía en el pueblo de San Andrés, en la delegación Xochimilco y se dedicaba a labores de plomería y mantenimiento en casas.

Contó que a pesar de tener su domicilio allá, seguido acudía a casa de sus familiares en la colonia donde fueron encontrados sus restos.

Al cotejar sus antecedentes se detectó que la víctima tenía cuatro ingresos a prisión por robo, el primero en el 2003 y el más reciente en el 2013.

La Procuraduría capitalina investiga el entorno de "El Caralampio" para establecer si tenía enemigos y con quién estuvo antes de desaparecer.

Hasta anoche no había detenidos por este crimen.

El Gráfico.

Loading...

COMENTARIOS

Publicidad

Publicidad

Loading...