Huachicol

Nación Huachicol: la cultura en torno al robo de combustible en Puebla

- Foto: Salvador Rugerio

Durante semanas PÁGINA NEGRA vivió en distintos municipios de la Franja del Huachicol para conocer sus costumbres, forma de vida y la música que refleja la situación de la población. Gracias a las entrevistas con pobladores ladrones de combustible, halcones y músicos se pudo construir este trabajo que refleja la Nación Huachicol.

Por Karen Meza / @KareMeza

/ Puebla, Puebla

En Puebla, el cuarto estado más pobre del país, en una veintena de municipios se dedican al robo y comercialización de combustible que extraen ilegalmente de los ductos de Pemex. En la Nación Huachicol, los campesinos se convirtieron en ladrones de combustible, las familias venden al por mayor la gasolina que albergan en sus casas y jóvenes y niños aprenden el oficio como halcones.

Miles de poblanos viven sobre el líquido que amenaza con explotar y terminar con la Nación Huachicol en la que casi a diario hay un incendio y enfrentamientos. En la plaza se han afincado Los Zetas, aprovechándose de la pobreza y necesidad de la gente para explotar el negocio. Ahora, la disputa por el robo de combustible involucra al Cártel de Jalisco Nueva Generación.

En este delito no solo están involucrados los pobladores y el crimen organizado, sino también las autoridades y policías quienes deberían velar por la legalidad y el Estado de Derecho, sin embargo encuentran lucrativo el negocio huachicolero.

El pasado 10 de marzo quedó al descubierto que Isaías Velázquez Reyes, alcalde de Atzitzintla, Puebla, fue detenido junto con 86 personas más por estar coludidos con la banda "Los Bukanas" perteneciente al Cártel de Los Zetas, responsables de la ejecución de tres agentes de la Fiscalía Especializada de Investigación en Delitos de Alto Impacto (FISDAI).

Además, los presidentes municipales de Acajete, Acatzingo, Tepeaca, Quecholac, Esperanza, Ciudad Serdán, Huixcolotla, Felipe Ángeles y Palmar de Bravo están en la mira de la Fiscalía General del Estado por tolerar y hasta proteger a las bandas del crimen organizado dedicadas al robo de combustible. La investigación contra estos 9 alcaldes fue confirmada por el propio gobernador del estado, Antonio Gali Fayad.

VER: #AlcaldesHuachicoleros: Nueve ediles de Puebla en la mira por nexos con el robo de hidrocarburo y crimen organizado

PÁGINA NEGRA recorrió el Triángulo Rojo que se ha extendido a la Franja del Huachicol en donde logró entrevistar a ladrones de combustible, halcones y cantantes de los corridos y la música que refleja la Huachicultura.

El diario quehacer de los llamados chupaductos y su relación con la comunidad y las autoridades, ha generado simbolismos identificables, los cuales reafirman una identidad huachicolera y por ende, una cultura que habla por si misma.

La Huachicultura ha normalizado el robo de hidrocarburo, la música que narra sus historias, los juegos de niños que anhelan crecer como ladrones de combustible, los rezos al Santo Niño Huachicolero, la vestimenta característica y la forma de vida de los habitantes.

Pueblos completos se dedican al robo de hidrocarburo, vigilan, participan en las tomas y adiestran a los más jóvenes como halcones.

Hasta hace unos años, la mayoría de los pobladores se dedicaban a la siembra y tenían ingresos de entre 60 y 120 pesos diarios. Ahora, con el huachicol, ganan hasta 800 pesos, no se les paga con dinero, les pagan con galones de gasolina.

Esta es la Nación Huachicol:

Diccionario c

La Franja del Huachicol: miles de poblanos viven sobre el río de combustible  

Durante el sexenio de Mario Marín (2005-2011) el robo de hidrocarburo se concentraba en el municipio de San Martín Texmelucan. Esta situación provocó una fuerte explosión el 19 de diciembre de 2010 en la que 29 personas murieron y 52 resultaron heridos.

Luego del incidente en San Martín, el negocio se propagó a la llamada región del Triángulo Rojo que en 2014 era conformada por los municipios de Palmar de Bravo, Quecholac, Tepeaca, Tecamachalco y Acatzingo.

Pero el auge ha sido tal que ahora se ha convertido en la Franja del Huachicol —así nombrada por la Secretaría Gobernación— a la que se han sumado los municipios por donde pasan los ductos de Pemex y donde operan bandas del robo de combustible: Esperanza, Amozoc, Tecamachalco, Los Reyes de Juárez, Cuapiaxtla de Madero, Ciudad Serdán, San Salvador Huixcolotla, Atzizintla, Felipe Ángeles.

Incluso esta franja se ha extendido a municipios de la zona metropolitana, incluida la capital del estado: Puebla, San Martín Texmelucan, San Matías Tlalancaleca, Coronango y Cuautlancingo.

El sexenio marinista cerró con apenas 49 tomas clandestinas registradas por Pemex, pero con el panista Rafael Moreno Valle el número de ordeñas llegó a mil 533, es decir, creció en un 3 mil por ciento.

De acuerdo a Gobierno Fácil y Pemex, la Franja del Huachicol está en el primer lugar en el robo de combustible a nivel nacional.

Organización de grupos: patrones, huachicoleros y halcones

Los huachicoleros quieren contar su historia, pero no confían fácilmente. PÁGINA NEGRA logró entrevistar a tres huachicoleros que antes de robar combustible se dedicaban al campo.

Dos de ellos, del municipio Los Reyes de Juárez, accedieron a hablar montados en la parte trasera de su auto, con los rostros cubiertos se identificaron como Juan y Jorge, aunque revelaron que estos no son sus nombres verdaderos.  Platicaron sobre cómo se convirtieron en huachicoleros y cómo es que toda la población participa en este crimen lo que lo ha llevado a configurarse en todo un “estilo de vida”.

El tercero, Andrés, platicó desde su casa en Acatzingo cómo reaccionan ante los operativos de las autoridades para evitar ser detenidos. Dijo que las relaciones en las presidencias municipales son importantes y que pagan mensualmente para evitar que los molesten.

Andrés aseguró que los militares y policías son sus amigos y que, cuando no están en horario de trabajo, se van a beber juntos.

Dice que incluso los propios militares les enseñaron a armar unos pequeños triángulos que tiran en los caminos cuando viene la policía para ponchar sus llantas y tener suficiente tiempo de escapar.

Un minuto basta para llenar un galón de mil 200 litros de gasolina desde un ducto Petróleos Mexicanos (PEMEX) sin importar la hora del día.

Para lograr tan magnifico objetivo participan en el movimiento un grupo de 150 personas entre halcones y huachicoleros, hombres de entre 16 a 40 años de edad.

Además de tener valor y agilidad, uno de los requisitos que se demandan para participar directamente en este negocio es usar solo ropa de algodón, no entrar con celular prendido al ducto y portar un tenis para correr si es necesario. Está restringida la entrada a hombres en estado de ebriedad, mujeres y niños.

Ducto c

 

De campesino a huachicolero: así lo cuentan tres ladrones de combustible

Están sentados en la parte trasera su auto, cubren sus rostros con una franela roja y una gorra para no ser identificados y apenas dejan ver sus ojos. Estamos estacionados en un camino pamiventado en el corazón de Los Reyes de Juárez.

Al que maneja el negocio lo nombran “jefe”. Se llaman Jorge y Juan, son originarios de Progreso de Juárez, Acatzingo y hasta mediados de 2016 eran campesinos viviendo apenas con 60 pesos al día.

Un día observaron a lo lejos las camionetas, pipas y en la noche, los motores de las unidades estacionados a unos metros de los terrenos de cultivo de sus vecinos los despertaron.

Se ofrecieron ayudar a escarbar la tierra para perforar un ducto con la única condición de que les regalaran gasolina. El pago fue de 100 litros por los que lograron 800 pesos. La falta de oportunidades y la pobreza en la que se encuentran sumidos los hizo ver en el negocio del huachicol la “oportunidad de sus vidas”.

     ¿Cómo iniciaron? — le pregunto a Juan, quien tiene 40 años, siete hijos, su esposa y un padre de la tercera edad que está enfermo y depende completamente de él.

     Pues vimos a la gente, nos acercamos para ayudar, para que nos lleváramos de comer, aunque sea para la galleta, la comida de los hijos.

     ¿Cómo le hacen para abrir un ducto?

     Escarbamos metro y medio o hasta dos metros para encontrar la toma y usamos un niple, que es un tubo pequeño y un gorro, todo se conecta a la manguera con una llave de paso. Se abre menos de la mitad y en un minuto se llena hasta un cuadro de mil 200 litros de gasolina.

     ¿Cuántas personas son?

         En una camioneta llegan siete personas y como 100 mas del pueblo llegan ayudar. Vamos caminando y corremos cuando hay operativos. Unos van a meterse a escarbar y otros se esconden al alrededor del predio para vigilar que no vengan los chapulines verdes.

     ¿Qué tan difícil es hacer una toma y en cuánto tiempo se hace?

     No he medido el tiempo, es fácil, cuando esa toma ha sido cerrada con cemento por personal de Pemex, si es más complejo porque sellan arriba y abajo pero por eso ya llevamos un cincel o un pico para romper la base de concreto.

     ¿Saben por qué se dan las explosiones?

     Unos dicen que por el celular, otros por son por los cortos circuitos de la camioneta cuando arrancan y otros por el tipo de ropa que tiene energia y estando ahí provoca el estallido.

     ¿Cuántos van y qué saben de las organizaciones, cuántas son?

     No, nosotros solo entramos en confianza con los de las camionetas. Nos ubican y ya llegamos. A veces llegan al ducto 100 camionetas a cargar, no conocemos a todos porque van de muchos pueblos de Palmar del Bravo, Quecholac o Tepeaca.

     ¿Cuánto les pagan?

     No pedimos dinero, sino galones. Pedimos 100 litritos que vendemos de 6 a 8 pesos que son 800 pesos. Te imaginas de ganar 120 pesos que te dan por andar cortando en el campo, ahora ya tenemos 500 a 800 pesos. Nos pasan a dejar la gasolina a nuestras casas.

     ¿Qué se ha comprado con ese dinero?

     No tengo un carro de lujo, yo uso lo que gano para comer, vestir a los niños que vayan bien a la escuela que salgan con buenos zapatos. Si hacemos cuenta tampoco es mucho dinero, tengo que comprar la medicina de mi papá.

El otro es más joven, se pone nervioso ante la cámara, quiere que la gente sepa a qué se dedica, pero teme que lo descubran. Se llama Jorge y tiene 24 años, apenas terminó el bachillerato, antes de ser huachicolero ayudaba a su padre que es campesino a sembrar epazote y hierbas de olores.

     ¿Por qué dejaste el campo?

     Porque te pagan por hacer una bolsa de hierbas 13 o 14 pesos. Todavía voy dos veces por semana, porque no hay trabajo. Cuando salió la gasolina vas y tienes unos litros que vender, por muy caro a siete pesos ya tienes para dar a la familia 700 pesos.

     ¿Ves buenas ganancias, qué te has comprado?

     Un lote es pequeño para construir mi casa. No soy casado, pero quiero dar un buen futuro cuando me case. No ando desbaratando el dinero, no vale arriesgarse la vida para no tener nada.

     ¿Qué hace ante un operativo?

     Nada, como andamos de pie no sospechan de nosotros. Tratamos de ser limpios y no mojar la ropa de gasolina. Cargamos ropa extra para cualquier cosa.

     ¿Cómo es el apoyo de la gente?

     Mucho, las mujeres salen a defender y los niños también porque a ellos pasan los de las camionetas y les dan un galoncito para que se venda. Por eso cuando agarran una camioneta la gente sale.

     ¿Cómo saben a qué hora pasa la gasolina?

     Pues eso lo saben los que son líderes y andan en las camionetas. Pero siempre pasan. Pasa el diésel, gasolina, roja tuborsina, gasolina amarilla

     ¿Hay tomas de gasolina en las casas?

     Que nosotros sepamos no, es peligroso para las familias.

     ¿Con este gobierno como han reforzado la vigilancia?

     No hay nada. Pasan los federales, pero solo un rato, dos veces un helicóptero.

Una llamada interrumpe la conversación. Nos tenemos que ir, dicen, y hacen señas al jefe para perderse en medio de la carretera federal.

“Los militares son nuestros amigos, a veces hasta nos vamos a beber con ellos”

En Acatzingo vive Andrés, tiene solo 18 años y cuenta claramente cómo funciona el jale en la Nación Huachicolera y cómo es que todos los pobladores participan. Dice que el petróleo es de todos y no siente remordimiento ni cree que lo que hace sea ilegal.

Lleva dos años trabajando en las tomas clandestinas y es empleado de confianza de uno de los líderes de su municipio a quien solo llama “patrón”.

Estamos en una casa modesta, de un piso, color azul. Él se sienta en la sala y platica de corrido, no deja que lo interrumpa:

Si en un operativo ya te amarró un ‘verde’, no te conviene hablar, porque si hablas nadie te va venir a sacar, el que entra en este negocio sabe que tiene que aguantar y sino ¿para qué le entra?.  Recuerdo que fue un jueves 19 de octubre de 2016 cuando ya no pude correr de los ´verdes´ y después de golpearme me metieron a la cárcel.

Los cuates me fueron a ver y me decían: tú no te agüites, tú vas a salir, pero no te agüites no digas nada. No se debe de hablar, si se tiene el dinero te van a sacar porque ahí solo salen los que tienen un padrino y yo sí lo tenía, aunque ni sé cómo se llama, pero lo trajo el patrón.

A mi tío lo detuvieron porque se atascó su camioneta, y los demás lo dejaron solo. El patrón le agradeció, lo sacó de la cárcel y le dijo: "Ya no hay gente como tú". Le regaló 2 cuadros qué valen más de 10 mil pesos.

Hay muchos detenidos y muchos están libres. Todos tienen un padrino. Tienen buenos contactos, nomás vino un chavo que le dicen El Michoacano y salen rápido.

Para salir, primero se busca de manera legal, hay que decir que los encontraron con bidones de muy pocos litros, siempre se tratan de deshacer de la mayoría de cuadros.

Primero, cuando los detienen se les dice a los ministeriales que agarren dinero, que no sean pendejos, que ese dinero se lo va a quedar el gobierno.

Cuando uno de nosotros llega al penal, se paga por su libertad, para mi tío se pagaron 50 mil pesos, ese dinero se lo pudo haber quedado un ministerial.

Se tardan más tres días para salir y para evitar el papeleo se manda a quemar la camioneta, porque si no empiezan a investigar a la unidad, que si tenía un reporte de robo.

La primera vez me gané 5 mil pesos sólo por ser chofer de la camioneta. También ya me metieron al ducto y una ocasión fui halcón.

Primero en el día te vas al punto que ellos ya tienen marcado y te enseñan cómo se va hacer la toma, en la noche llegas y te identificas con una persona que cuida el ducto y dices de parte de quién vas para hacer la extracción.

En una toma se meten hasta más de cinco camionetas, obvio no se meten todas; unas se van al parque más cercano mientras otras van a cargar a un punto. También hay puntos donde te vas formando, a todos les toca.

Cuando tienes un buen patrón allá dentro (en la Presidencia Municipal) paga para que no te molesten allá afuera, dan dinero para que las patrullas te dejen el paso libre, el problema es que salgas a la carretera, si te pelas ya la hiciste.

Los gendarmes son mis compadres, a veces vamos con ellos sin los uniformes, nos vamos a tomar una cerveza, obvio cuando andan trabajando respetamos su hora de trabajo.

Mira no sabría cómo decirte como se llama (hace señas juntando ambas manos) son unos triángulos que los pones a la mitad del camino y sirven para ponchar las llantas de los camiones de los militares, te dan harto tiempo para correr y escapar de la policía. Esa herramienta nos la enseñaron ellos, esos triángulos los avientas, pasa la camioneta y te escondes, no pasa nada, a nadie detienen en el operativo porque te da tiempo huir.

Me hice halcón por mi familia

Sebastián es el segundo hijo de siete hermanos de la familia Flores. Su padre murió hace un par de años; con sus ingresos como halcón les da oportunidades de estudio a sus hermanas en la secundaria y la primaria.

Tenía 15 años cuando dejó la escuela por falta de dinero, dice que desde los 10 años trabajaba en el campo con sus padres cortando mazorca, manejando los tractores para arar la tierra o conduciendo la camioneta para trasladar las cajas de los nopales.

Es un hombre alto, moreno, bien parecido y ha adoptado el acento del Norte, primero por los grupos musicales que le gustan y por sus constantes conversaciones con "el jefe" que le paga de 500 a mil pesos un “jale”.

     ¿Cómo te hiciste halcón?

     Fácil, mis primos y tíos son huachicoleros y ellos me involucraron en el negocio. Tenía yo 16 años cuando me dieron las claves para avisar de los chapulines verdes, los operativos y también del ingreso de extraños a la toma del ducto. Cuando es momento de la ordeña suena este celular —muestra un equipo sencillo— me pongo mi chamarra y me subo a la moto.

Recorro tres sitios, en uno de esos está la base militar y el camino al ducto para echarle aguas a mis paisanos. Una llamada corta para avisar.

Vamos a varios pueblos, en Acatzingo tengo un amigo y ahí ando en bicicleta, tengo que tener condición para correr por si un día me meten a la toma y hay que huir. Imagínate que en esos casos se tiene que correr una hora continúa desde el campo hasta el pueblo más cercano.

La conversación se interrumpe por una llamada en el teléfono celular, es una canción de “Los Plebes del Norte”

     Señorita ¿usted conoce a este grupo? va a venir a Tepeaca a la feria de abril. No se lo debe de perder— sugiere.

Yo tengo varo por tres movimientos de 3 mil a mil 500 pesos en un día. Sí me doy mis lujos, pero también de ahí sale para los gastos de la casa de mi mamá y mis hermanas, a ellas sí les entra el estudio.

     ¿No te da miedo estar con ellos, sus enfrentamientos?

      Miedo ¿a qué? ¿por qué me pregunta? No ha pasado nada y tengo más miedo a quedarme sin comer que a morir por buscar la comida.

La música y vestimenta de los huachicoleros

La creatividad de los compositores y músicos poblanos sobre el tema de la extracción ilegal de la gasolina y los huachicoleros ha servido para crear sus mejores éxitos en corridos, cumbias y sonideros.  Son intérpretes de la región y la capital quienes han escrito estrofas sobre esta problemática social y se han hecho famosos a través de las redes sociales.  

La canción narra la vida de los ladrones de combustible, el miedo de ser atrapados y hasta incita a la compra del hidrocarburo con el argumento del incremento a los precios de la gasolina en el país.

PÁGINA NEGRA entrevistó a Tamara Alcántara, "La reina huachicolera", en un café en Tecamachalco. Después, en su casa, se preparó para cantar ante las cámaras de este medio de comunicación fragmentos de sus tres canciones: “Cumbia del Huachicol, “El Huachicolero" y "La gran señora Huachicolera".

La reina huachicolera en Tecamachalco

Su nombre es Tamara Alcántara, conocida como la “Reina del Huachicol” por ser la primera compositora —con tres canciones para bailar y cantar con un par de tequilas— que representa musicalmente la situación del Triángulo Rojo 

Su inspiración surgió en 2015, después de un convivio con amigas en la localidad poblana de San José Tuzuapan, en el municipio Quecholac. Tamara terminaba una presentación con su grupo de mariachis.

Afuera de la vivienda donde armonizó una fiesta un voceador gritaba para anunciar la portada de un periódico de la región: “¡Agarraron, los agarraron! ¡Agarraron a los huachicoleros!”

     Ya vámonos pinche chamaca huachicolera—  le gritó "El Charro", su esposo, para pedirle que se levantara de la mesa en la que estaba tomando unos tragos.

     Me sentí re mal y nos fuimos, le dije que no me dijera así frente a la gente y él me pidió que como compositora hiciera una canción de los huachicoleros. Fue hasta el otro día que estábamos serios cuando aceptamos juntos hacer la letra. Lo pensé todo un año y la canción se hizo como un chascarrillo. Se hizo una canción, después la parte dos y tres. Yo, la letra y él, la música.

Las frases como: “el poblano pasó de ser camotero a huachicolero” y “soy huachicolero ¿y qué?”, hicieron famosa a esta cantante de música mexicana que se ha creado una personalidad encapuchada con sombrero, pistola, blusa vaquera, botas y pantalón.

En más de 20 años de trayectoria ha creado 300 canciones, todas ellas inscritas ante el Registro Público de Derecho de Autor desde 2016.

Cuando inició su carrera artística sus compañeros se burlaron de sus interpretaciones, pero ahora es conocida a nivel internacional por ser la compositora de la “Cumbia del Huachicol, “El Huachicolero" y "La gran señora Huachicolera"

El huachi-corrido de la capital

Hace cinco meses se consolidó el grupo norteño “Nato y los Huachix” quienes en febrero de 2017 lanzaron el álbum Siempre Adelante con su primer sencillo “Del Triángulo Rojo” que retrata la cruda realidad de quienes se dedican al robo de combustible.

La melodía armoniza los relatos breves desde el campesino que sirve de apoyo para ser halcón, las huidas de los operativos y la ordeña de ductos en Quecholac, Acatzingo y Palmar de Bravo, que afirman son para ayudar a la población pobre sin importar los enfrentamientos con “cuernos de chivo”.

El representante de la banda, Nacho Hernández explicó en entrevista con PÁGINA NEGRA, que esta canción se creó a mediados del 2016 en las regiones de la Franja Roja y que está registrada ante el Registro Público de Derecho de Autor.

La canción nace de lo que dicen las noticias en la radio, el internet y la televisión de lo que pasa en Puebla, de las explosiones. Nosotros no estamos involucrados, somos compositores que expresamos la cotidianidad”.

La banda de cuatro integrantes es originaria de la capital y tienen una trayectoria de años haciendo música tropical y cumbia. Ahora debutan con tres canciones norteñas: "Descansen en Paz", "Fin de Semana" y "Del Triángulo Rojo".

VER: Este es el nuevo huachicorrido dedicado al Triángulo Rojo (VIDEO)

Al ritmo sonidero

No sólo existen canciones para quienes se dedican al robo de combustible, sino también armonías que incentivan a comprar el “huachicol”.

En un ritmo bailable sonidero “La cumbia del Huachicol” de Chikos Kumbia convoca que ante los gasolinazos se compre el hidrocarburo ilegal y hace referencia de su venta en el trayecto de los municipios de Tehuacán, Amozoc y Puebla. 

Ahora yo te invito a bailar, esta rica cumbia disfrutar, el tema del momento es huachicol, bailemos con sabor este cumbión. De Tehuacán a Puebla ya llegó, Tepeaca, Palmarito y Amozoc (…) Gasolinazo, yo uso el huachicol”

En la burla…

A manera de parodia y crítica hacia el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, el grupo local Adolfo Loaiza y BDC interpreta la canción “Cumbia del Gasolinazo” en la que justifica que por los aumentos a los combustibles no le queda de otra más que comprar el “huachicol”.

En el video se observan a dos personas con sus galones de gasolina bailando el coro que pide conseguir el “huachicol” para seguir su camino, mientras se traslada en un burro en medio del campo. El cantante envía un saludo a los habitantes del municipio de Acatzingo —enclavado en la zona del Triángulo Rojo—.

Con tanto aumento a dónde va a parar, ahora no tengo ya ni para tragar (…) El gasolinazo que no puede parar, ahora el huachicol tengo que conseguir…”

La música que escuchan

Los corridos en el género norteño es la música que ameniza las fiestas, encuentros de amigos y caminos carreteros de los conocidos huachicoleros.

La vida es de estar arriba y abajo. La vida, es como un columpio: cuando sube se siente bonito, pero cuando baja, eso duele mucho”, cita la canción “El Columpio” de los Cadetes de Linares que reza en el pensamiento de los huachicoleros y en el que se reflexiona que la riqueza se tiene, pero puede perderse en cualquier momento. 

Historias de violencia, pobreza, antihéroes, religiosas y de la muerte son las preferidas de este sector poblacional. Esta es una lista de sus grupos favoritos:

"Los Plebes del Norte", "Los Inquietos del Norte", "Los Cadetes de Linares", "Los Huracanes del Norte", Vicente Fernández, "Los Tigres del Norte", Las canciones del compositor Lorenzo de Monteclaro, "Los Rieleros del Norte", Las canciones del compositor Gerardo Reyes, "Los Tucanes de Tijuana", "El Komander" y Las canciones de Lupillo Rivera.

La ropa

Los huachicoleros normalmente visten con una gorra que colocan encima de la capucha de su sudadera holgada. Usan playeras de manga corta y de tallas grandes. Portan pantalones de mezclilla oscuros para ocultar la suciedad y que no sean detectados por la policía.

Los halcones utilizan playeras estampadas de manga corta, pantalones azules de mezclilla, cadenas y llevan hasta tres celulares para comunicarse con sus patrones.

Ropa c

Los niños de la Nación Huachicol 

Son las 3:00 de la tarde en la comunidad de Benito Juárez, Tepeaca y hay una fuerte persecución entre los militares y dos huachicoleros que con su camioneta Ford se dirigen a la carretera federal en dirección a Tehuacán.

Hay balazos y nadie ha caído muerto. La gente se esconde: las mujeres lloran, los niños salen con la pistola para contraatacar y los padres huyen para evitar ir a prisión.

Pasan 15 minutos y ahí junto al Arco de Seguridad en Cuapiaxtla caen muertos cuatro soldados por los 15 disparos de una "cuerno de chivo". Los huachicoleros han triunfado y se van con el patrón a festejar el combate con un buen Buchanan's.

En realidad, todo lo anterior nunca ocurrió, es producto de la imaginación de un grupo de niños que viven inmersos en la huachicultura.

Son juegos de pequenos en el campo cuyas camionetas no son más que la carretilla que sirve para dar la pastura a los borregos y las balas de las supuestas AK47 son un par de piedras que están en medio de los cultivos.

Ya los chiquillos ven normal a los huachicoleros, dicen que de grandes quieren ser como ellos, ya andan armados y preparándose en Palmar del Bravo”, dijo Jazmín Avalos, habitante de la comunidad de Candelaria, Felipe Ángeles.

En redes sociales como Facebook se ofertan camionetas de juguete con sus galones de a 800 pesos porque son a control remoto.

camioneta

Javier Pérez otro de los habitantes afirma que los niños, junto con sus madres, salen a la calle o caminos a vender la gasolina

La gente vigila y avisa, les regalan un galón y son los mismos niños los que despachan”.

En una vivienda en Palmarito, Quécholac, los menores sirven el hidrocarburo e incluso hay testimonios que un pequeño tuvo la idea de comprar pistolas similares a las que están en las gasolineras para agilizar la expedición del combustible.

Son los niños y jóvenes quienes administran los grupos secretos en Facebook que venden la gasolina ilegal hasta en 7 pesos y que llevan al máximo su creatividad para hacer memes de las explosiones y frases huachicoleras.

La religión

En las comunidades del Triángulo Rojo la población es católica, los huachicoleros hacen grandes aportaciones para los festejos patronales de los barrios, se ofrecen a adornar altares y pagan misas a favor de la comunidad.

Cierto es que los párrocos en las celebraciones eucarísticas de cada domingo piden a los fieles no “meterse en problemas”, no incitar a la violencia y ser un buen ejemplo para los niños.

Igual que los narcotraficantes le rezan a su santo, Jesús Malverde, los ladrones de combustible a Pemex en Puebla tienen ya a su Santo Niño Huachicolero, que en estas fiestas de la Candelaria fue el atractivo principal entre los habitantes del municipio de Palmar de Bravo. 

interiores niñoh

Este 26 de marzo, el propio arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa hizo un llamado a los católicos a no encomendarse a esta figura religiosa pues es "distorsión" de la devoción al niño dios “que no entra en la piedad de la iglesia”.

 

Loading...

COMENTARIOS

ABSURDO

Publicidad

Publicidad

Loading...