26 de Marzo del 2019

Vida y Estilo

Este libro te da consejos para comer mejor y ayudarte en tus propósitos de Año Nuevo

- Foto: Especial

'Recetas para deportistas', que ofrece más de 50 opciones para preparar en casa, también incluye tablas nutrimentales con contenido energético, proteínas, lípidos, colesterol, hidratos de carbono, fibra dietética y minerales

Por El Financiero /

La alimentación de quienes hacen ejercicio debe ser sana y equilibrada. El consumo calórico está relacionado con la actividad que realizan y los objetivos que desean lograr, pero no por ello debe ser insípida o poco agradable, porque esa es una de las razones para abandonarla. Así lo señala Debby Braun, ingeniera en alimentos y especialista en dietas para deportistas de alto rendimiento.

Braun fue la responsable durante 15 años de la higiene de alimentos en el Comité Olímpico Mexicano, y es también académica de varias universidades capitalinas. A lo largo de su trayectoria encontró el equilibrio en la cocina al combinar verduras, frutas, cereales, leguminosas y alimentos de origen animal. Su aprendizaje lo plasmó en el libro Recetas para deportistas, que ofrece más de 50 opciones para preparar en casa.

Todas traen como guía tablas nutrimentales con contenido energético, proteínas, lípidos, colesterol, hidratos de carbono, fibra dietética y minerales. La mayoría es de fácil elaboración y se emplean ingredientes que se consiguen con facilidad, porque la autora sabe que es más complicado aventurarse con recetas complejas.

Hay opciones para hacer jugos, smoothies, cremas, sopas, barras energéticas, platos fuertes, ensaladas y postres. Aconseja usar condimentos como el chile o las especias, que son excelentes para añadir sabor, pero hay que evitar sal en demasía.

Braun enfatiza que para conseguir el equilibrio adecuado, aunque no sea deportista de alto rendimiento, es necesario contar con la guía de un nutriólogo que le aconseje sobre la cantidad de alimento a consumir. Los planes alimenticios deben ser adecuados al sexo, edad, peso y, sobre todo, el tipo de ejercicio y periodicidad con la que se practica.

Todas las dietas tienen que ser suficientes, variadas, adecuadas e inocuas. Se deben permitir la mayoría de los grupos alimenticios, pero hay que tener cuidado con la ingesta de grasas totales, saturadas y azúcares.

Si hay deshidratación el rendimiento aeróbico, cognitivo y mental será menor y habrá mayor tensión fisiológica; incluso, se llegan a presentar calambres y agotamiento por calor, por ello hay que tener cuidado.

“Platón decía que la falta de actividad destruye la buena condición del ser humano, mientras que el movimiento y el ejercicio metódico ayudan a preservarlo”, señala la autora, quien agrega que la alimentación es fundamental y por ello recomienda combinar ambas para tener un estado de salud inmejorable.

El Financiero

COMENTARIOS

Publicidad