19 de Febrero del 2019
 
 

Política

El PAN camina a la derrota en BC (bastión por 30 años) y en Puebla, ahora ya sin líder: politólogos

- Foto: Especial

Los pronósticos para las elecciones estatales de este verano no favorecen al Partido Acción Nacional. De los diez estados que gobierna, académicos y encuestas prevén que pierda Puebla y Baja California, sus últimos bastiones además de Guanajuato.

Por SinEmbargo /

Los ciudadanos de Puebla y Baja California, hastiados del bipartidismo y contagiados por la ola morenista registrada desde 2018, botarán al Partido Acción Nacional (PAN) tras años de tradición política blanquiazul, estimaron politólogos y encuestas a cuatro meses de las elecciones del 2 de junio para Gobernador y otros cargos locales.

Con la alternancia prevista sólo le quedaría un bastión: Guanajuato, administrado por Diego Sinhué Rodríguez. Las otras entidades que gobierna, aunque no de manera consecutiva, son Baja California Sur (Carlos Mendoza Davis); Chihuahua (Javier Corral Jurado); Tamaulipas (Francisco Cabeza de Vaca); Durango (José Rosas Aispuro); Nayarit (Antonio Echevarría García); Aguascalientes (Martín Orozco Sandoval); y Querétaro (Francisco Domínguez Servién).

Los grupos panistas tanto del morenovallismo en Puebla como de Francisco “Kiko” Vega de la Madrid en el norte están “desmoronados”, divididos y sin precandidatos claros ni muchos menos con la fuerza para ganarle al partido de Andrés Manuel López Obrador, que tiene en sus filas locales a algunos chapulines ex priistas o ex perredistas, expusieron los académicos.

En el caso del PAN en Puebla, “ha iniciado un proceso de descomposición del morenovallismo que de facto se está llevando al PAN en la crisis política. El morenovallismo siempre fue un grupo que asaltó y controló al partido, y terminó por expulsar o mandar a la periferia a los panistas tradicionales”, explicó Juan Luis Hernández Avendaño, politólogo de la Universidad Iberoamericana, campus Puebla.

“El morenovallista nunca fue panista. Es una buena oportunidad para los panistas tradicionales para recuperar al partido y activarlo en el estado. Pero, al igual que el PAN a nivel nacional, apenas están despertando”.

Y en Baja California, “lejos de la aureola que tenía Acción Nacional de gobiernos honestos, para la sociedad baja californiana la percepción es que eran tan corruptos como los gobiernos del PRI. La gota que derramó el vaso fue este último gobierno que se va entre acusaciones muy fuertes de corrupción y mal gobierno”, planteó Víctor Espinoza, politólogo del Colegio de la Frontera Norte (Colef).

En el caso del PAN en Puebla, “ha iniciado un proceso de descomposición del morenovallismo que de facto se está llevando al PAN en la crisis política. El morenovallismo siempre fue un grupo que asaltó y controló al partido, y terminó por expulsar o mandar a la periferia a los panistas tradicionales”, explicó Juan Luis Hernández Avendaño, politólogo de la Universidad Iberoamericana, campus Puebla.

“El morenovallista nunca fue panista. Es una buena oportunidad para los panistas tradicionales para recuperar al partido y activarlo en el estado. Pero, al igual que el PAN a nivel nacional, apenas están despertando”.

Y en Baja California, “lejos de la aureola que tenía Acción Nacional de gobiernos honestos, para la sociedad baja californiana la percepción es que eran tan corruptos como los gobiernos del PRI. La gota que derramó el vaso fue este último gobierno que se va entre acusaciones muy fuertes de corrupción y mal gobierno”, planteó Víctor Espinoza, politólogo del Colegio de la Frontera Norte (Colef).

ELECCIONES EXTRAORDINARIAS EN PUEBLA

Tras la salida del priista Mario Marín Torres, “El Gober precioso”, Puebla vivió desde 2011 la transición al Partido Acción Nacional (PAN) con el surgimiento del morenovallismo, su auge y su extinción el 24 de diciembre pasado, cuando el ex Gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, nieto del ex Gobernador Moreno Valle, y la Gobernadora Martha Erika Alonso murieron en el desplome de un helicóptero.

Actualmente el Gobernador interino es el priista y político en retiro Guillermo Pacheco Pulido, cercano a Mario Marín. En junio los poblanos vivirán su segunda transición ahora a Morena.

De acuerdo con una encuesta de El Universal, más del 40 por ciento votaría por el precandidato Miguel Ángel Barbosa Huerta independientemente de las opciones del PRI y PAN. Las precampañas serán del 21 de febrero al 2 de marzo y las campañas del 31 de marzo al 29 de mayo, informó el Instituto Nacional Electoral (INE), que atrajo el proceso electoral por encima del OPLE cuestionado durante las elecciones del año pasado y “tomado por el morenovallismo”, según la oposición.

El Magistrado del Tribunal Electoral José Luis Vargas Valdés identificó violencia en 59 casillas el día de la jornada electoral y robo de 4 urnas y 800 boletas; el uso de un automóvil del Ayuntamiento de Cuetzalan para el traslado de documentos legales, por lo que se acreditó desvío de recursos; los consejeros del Instituto Electoral del Estado abrieron 50 veces la bodega donde se resguardaban los paquetes electorales; esa bodega tenía dos accesos, y no hay constancia de que hayan permanecido cerrados; y los consejeros electorales abrieron casillas de 12 distritos electorales, de los cuales solo cuatro habían sido sujetos al proceso de apertura y verificación.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, en su visita reciente a Huachinango, Puebla, prometió que se procurarán elecciones libres y limpias de fraude.

“[El morenovallismo] parecía un grupo que se iba a consolidar más, porque el Senador Moreno Valle ya estaba jugando en ligas nacionales, y el Tribunal Electoral había fallado a favor de su esposa. Vino el 24 de diciembre y nos dimos cuenta que ese grupo descansaba sobre la figura del ex Gobernador y no había quién lo pudiera suplir; era el único general. Era un estilo de represión que le dio frutos”, aseguró Hervey Rivera González, politólogo de Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). “Está casi extinto. El único personaje que persiste es José Antonio Gali [ex Gobernador]”.

De acuerdo con una encuesta de El Universal, más del 40 por ciento votaría por el precandidato Miguel Ángel Barbosa Huerta independientemente de las opciones del PRI y PAN. Las precampañas en esa entidad serán del 21 de febrero al 2 de marzo y las campañas del 31 de marzo al 29 de mayo. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro

Hasta la primera semana de febrero, el PAN no tiene un precandidato de unidad. Por el contrario, han renunciado a sus filas.

“Está en una profunda crisis local, sin un rumbo fijo, sin que en este momento haya un actor relevante que quiera levantar la mano”, dijo Rivera.

El 4 de febrero, el Diputado Marcelo García Almaguer, operador del morenovallismo en las redes sociales, renunció a su militancia; el 15 de enero el ex Diputado Eukid Castañón Herrera se retiró de la política y también en enero el ex Alcalde de Puebla y quien habló en los funerales, Luis Banck Serrato, rechazó postularse. El suplente del Senador Moreno Valle, Roberto Moya Clemente, pasa desapercibido.

“Rafael construyó un liderazgo a lo largo de 25 años, que difícilmente podrá ser ocupado por alguien más. Fue un hombre que se ganó el respeto y afecto de muchas personas que erigieron, bajo su nombre, una corriente en los 32 estados del país. Sin duda su historia apenas se estaba escribiendo”, aseguró Eukid Castañón tras su retiro.

Pero para el politólogo Juan Luis Hernández Avendaño, el morenovallismo deja muchas heridas sociales profundas que tardarán tiempo en sanar.

“La represión, el espionaje, los presos políticos, la depredación del territorio, la deuda pública encubierta (oficialmente representa el 1 por ciento del PIB estatal), la pobreza, la desigualdad, la Ley Bala –en el marco de la muerte de un niño en un enfrentamiento en Chalchihupan– y sobre todo, la enorme inseguridad que creció con el huachicol en los municipios del Triángulo Rojo y a la altura del ducto de Tuxpan”, evocó.

Del lado del panismo tradicional, aseveró Hernández, se ha hablado de Eduardo Rivera Pérez, que fue Alcalde panista de Puebla y perseguido por Moreno Valle, y el Senador Humberto Aguilar Coronado, que aunque ha tenido una presencia importante en el estado, estuvo lejano en los últimos años.

Sobre Luis Ernesto Derbez Bautista, rector de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) y abiertamente panista, el académico Hervey Rivera expuso que es muy reconocido e importante en la región, pero no ha manifestado su interés.

Del PRI, también hay candidatos desdibujados. “Fue capturado por el morenovallismo y desapareció prácticamente de la escena política desde 2011”, planteó el académico de la Universidad Iberoamericana.

Se ha especulado la posibilidad de que repita Enrique Doger Guerrero, candidato el año pasado, o Blanca Alcalá Ruiz, candidata en 2016 y ex Embajadora de México en Colombia. Ante la decadencia del PAN e invisibilidad del PRI, la opción que queda es Morena, que tiene al menos dos precandidatos.

“Tanto el PAN, el morenovallismo y el PRI parecen estar muy confundidos, muy divididos ante una elección que parece de antemano ganada por Morena”, dijo Hernández Avendaño. “La contienda electoral está en el terreno de Morena, más que entre partidos”.

Esta semana 55 senadores de Morena respaldaron al Senador Alejandro Armenta Mier rumbo a la gubernatura de Puebla, mientras que la dirigente del partido Yeidckol Polevnsky,respalda a Miguel Barbosa Huerta.

“Comparten que no provienen de las bases de Morena, ya que es un partido muy reciente. Armenta viene del PRI y Barbosa fue uno de los fundadores del PRD”, destacó Rivera de la BUAP.

“Hay quienes ven ya un triunfo de Morena. Pero falta todavía ver quiénes son los candidatos de los otros partidos y faltan las campañas, aunque lleva una buena tendencia el partido que hoy gobierna el país”, advirtió.

El politólogo de la Iberoamericana, Juan Luis Hernández, advirtió que así como la llegada del PAN no supuso una alternativa sino sólo un cambio de partido político, “en los perfiles de Barbosa y Armenta vemos una continuidad de política priista, se aprecian estilos de clientelismo electoral y modos políticos de toda la vida”.

Enrique Cárdenas, ex director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) y quien buscó ser candidato independiente a la gubernatura de Puebla, escribió en su columna en El Financiero que el gobierno interino está facilitando a Morena ganar las elecciones, incluyendo con acciones clientelares que López Obrador prometió no repetir en la entidad.

El Secretario general de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, fue operador político de Rafael Moreno Valle, y su mano derecha en la primera parte de su gobierno. Ahora es Diputado de Morena con licencia y, expuso Cárdenas, tiene como primera tarea desmontar el morenovallismo en Puebla y luego dirigir la operación política de la elección. “El resultado es que el Gobierno interino quedó, sin lugar a dudas, en manos de Morena con algunos agregados priistas”, alertó.

ELECCIONES EN BAJA CALIFORNIA

Baja California ha sido gobernado por el Partido Acción Nacional (PAN) desde hace 30 años con Ernesto Ruffo Appel (1989-1995). Pero los ciudadanos, tras la gestión de Francisco Vega de la Madrid, apostarán por la opción de Morena, Jaime Bonilla Valdez, actual superdelegado y ex militante del Partido del Trabajo.

Por parte del blanquiazul sólo hay un precandidato y sin coalición: Óscar Vega Marín, quien lejos de ser cercano a “Kiko” Vega, viene de la corriente del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa, luego de ser el Oficial Mayor de la Secretaría de Gobernación en su administración federal.

“El partido dominante en las tres últimas décadas no tiene más interesados”, determinó Víctor Espinoza, politólogo del Colegio de la Frontera Norte (Colef).

Antonio Juárez, activista del movimiento Tecate en Pie de Lucha, dijo que para el PAN este es uno de sus momentos más difíciles y, al ver su debilidad, la elección ya se ve perdida.

“El Gobernador Kiko Vega es uno de los más corruptos […] Se equivocó al inmiscuir en sus negocios al agua. Despertó a la ciudadanía. Deja una Constellation Brands queriéndose instalar y una incógnita sobre si el nuevo Gobernador lo va a permitir o no. Y el daño que más ha hecho es al erario público al dejarnos una deuda altísima que los ciudadanos la vamos a terminar pagando”, dijo Juárez. El endeudamiento está en 3 por ciento del PIBE. En enero HR Ratings revisó a la baja la calificación para el estado.

Miembros de organizaciones sociales protestaron en las afueras de la sede nacional del Partido Acción Nacional y exigieron la liberación del activista León Fierro, miembro del movimiento Mexicali Resiste. Fierro fue liberado a mediados de 2018. Foto: Cuartoscuro.

Espinoza del Colef también dijo que su mayor error fue permitir que llegara la cervecera. “Hay un ambiente fuerte, sobre todo en Mexicali, por la oposición ciudadana a la instalación de la cervecera Constellation Brands, que está muy asociada a los intereses del Gobernador. Se suma la inseguridad en Tijuana, que terminó 2018 como el año más violento de su historia reciente”, expuso. “El PAN deja un profundo deterioro”.

El miembro de Tecate en pie de lucha consideró que “si el PRI está muerto, el PAN está en los huesos sin una esperanza de volver por algunos años a gobernar en Baja California. El año pasado perdió las diputaciones federales. Era la primera muestra de lo que se veía venir este 2019. Perdieron la confianza de la gente”.

El PRI, al igual que en Puebla, casi no tiene presencia. La ex Diputada Nancy Sánchez Arredondo, su cara más conocida, será la candidata. Del grupo que lidera Jorge Hank Rhon nadie quiso participar. “El PRI también está en una profunda crisis. Siempre se había mantenido en segundo lugar, pero ahora está en una situación muy complicada”, dijo Espinoza.

Se irá al tercer lugar. Morena presenta al superdelegado Jaime Bonilla, cercano al Presidente Andrés Manuel López Obrador.

 “Ya se veía venir. Es criticado por muchos por el chapulineo [del PT]  y porque se imponga como único candidato. Pero orillan a la ciudadanía a votar, una vez más, por el menos peor. La ciudadanía está harta del PRI y del PAN en Baja California, y se ve el triunfo que viene para Morena a pesar de ser un candidato impuesto”, previó el activista Antonio Juárez. “Todos quieren ser Morena y eso es preocupante, porque luego se cuelan personas de la vida política señalados de corrupción para una especie de purificación”.

El académico del Colef Víctor Espinoza coincidió en los pronósticos. “En Baja California, Morena ganó los ocho distritos en la elección federal y las senadurías, y todavía le va a alcanzar en 2019”, afirmó. “Seguimos en el tsunami lopezobradorista”.

SinEmbargo

COMENTARIOS

Publicidad