25 de Octubre del 2020

Nacional

La CNDH detecta irregularidades en 9 casas hogar de Chihuahua; pide acciones en favor de los menores

- Foto: Especial

De acuerdo con el Informe de Supervisión ISP-1/2019, durante las visitas realizadas por personal del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT) a nueve casas hogar se encontró que la mayoría no han sido supervisados por el DIF estatal, además de que la integración de los expedientes de los menores no cumple con la documentación mínima, se encuentran en desorden o no existe registro de su entrada y salida. Tampoco hay registro de que se le hayan practicado exámenes médicos en el momento de su ingreso.

Por SinEmbargo /

Luego de que el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT) detectara nueve casas hogar y centros de asistencia social en el estado de Chihuahua que carecen de las condiciones mínimas para su operación, hizo un llamado al Director del Desarrollo Integral de la Familia (DIF) estatal y a los directores de dichos centros para que implementen medidas que garanticen salvaguardar la integridad de los menores.

En un comunicado, el mecanismo informó que a raíz de dichas deficiencias emitió el Informe de Supervisión ISP-1/2019, el cual detalla las carencias halladas por el organismo, entre las que destacan la falta de un censo preciso de los menores que son atendidos y que no están bajo tutela del Estado, falta de personal operativo y médico, además de que las instalaciones se encuentran en malas condiciones de higiene y seguridad.

De acuerdo con dicho informe, durante las visitas realizadas por personal del MNPT a dichos centros se encontró que la mayoría no han sido supervisados por el DIF estatal, además de que la integración de los expedientes de los menores no cumple con la documentación mínima, se encuentran en desorden o no existe registro de su entrada y salida. Tampoco hay registro de que se le hayan practicado exámenes médicos en el momento de su ingreso.


También se detectó que las autoridades de las casas hogar aplican sanciones que no se encuentran establecidas en los manuales o reglamentos, por ejemplo, limpiar baños y áreas comunes, restringir la participación de los infantes en actividades recreativas o negarles el uso de juguetes. Además de que no se permiten visitas entre semana ni realizar llamadas telefónicas.

Estos centros tampoco cuentan con manuales de procedimientos, de organización, programa de trabajo, de nutrición, de riesgos sanitarios y para hacer frente a casos de tortura o maltrato; además de que carecen de programas educativos, culturales o deportivos dirigidos a los menores albergados. Ocho de los nueve centros inspeccionados carecen de adecuaciones que faciliten el desplazamiento de personas con discapacidad.

Respecto a las instalaciones, el Mecanismo halló que la mayoría se encuentran en deficientes condiciones de mantenimiento e higiene, principalmente en los dormitorios y baños; carecen de ventilación e iluminación, hay presencia de humedad en paredes y techos y los alimentos proporcionados no cumplen con los requisitos de una dieta sana

En lo que respecta al capital humano, se detectó que la mayoría de dichos centros no cuentan con un médico que atienda a los menores alojados, por lo que no se realiza un seguimiento a su estado de salud, además de que carecen de personal, por lo que operan con voluntarios del DIF o de la Universidad de Chihuahua que asisten un par de días a la semana o una vez al mes, mismos que no reciben capacitación en materia de prevención de la tortura o maltrato.

Derivado de estas irregularidades, el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura recomendó al Director del DIF de Chihuahua implementar las acciones necesarias para que se cuente con un padrón oficial de los lugares que albergan menores, así como un registro de los residentes de cada casa hogar y centros de asistencia social, los cuales deberán contar con constancia y ser incluidos en el Registro de Incorporación al Directorio de Instituciones de Asistencia Social del DIF.

Por otra parte, a los directores de las nueve casas hogar les solicitó brindar alimentos suficientes y nutritivos a los menores, mejorar las condiciones e higiene de sus instalaciones, así como permitir las visitas entre semana y las llamadas telefónicas con sus padres llevando a cabo un registro de éstas.


Deberán realizar exámenes médicos a los infantes la momento de su ingreso, mientras que los albergues que no dependan del DIF estatal deberán garantizar que reciban atención médica a través de servicios públicos de salud y cuenten con expediente en el albergue.

Además tendrán que elaborar programas culturales y deportivos en coordinación con el DIF Estatal, realizar las modificaciones arquitectónicas que se requieran para facilitar el desplazamiento de personas con discapacidad, así como contar con una Constancia de Protección de Riesgos Sanitarios.

SinEmbargo

COMENTARIOS