19 de Febrero del 2020

Municipios

Rastro Municipal no funciona al 100 por ciento debido al descuido de administraciones anteriores

- Foto: Agencia Enfoque

Raúl Corona Flores, director del Rastro Municipal, adelantó que a los introductores se les brindará una “cámara exhibidor” para que puedan trabajar de manera eficiente y cumplan con los requisitos de salubridad

Por Iván Rivera/@ivtwitt_xx /

El director de Industrial de Abastos del Ayuntamiento de Puebla, Raúl Corona Flores reveló que el Rastro Municipal no está funcionando al 100 por ciento debido a que las administraciones anteriores descuidaron su funcionamiento.

En entrevista, señaló que por este motivo solamente se han sacrificado en lo que va de la administración de Claudia Rivera, cerca de 400 bovinos, número que consideró es muy bajo comparado con los habitantes de la capital poblana.

Además, resaltó que esta situación ha derivado en la inconformidad de los introductores del rastro, que al no tener espacios para laborar han reducido sus ganancias.

“Ese tanto tiempo que los han tenido en el abandono, pues era lógico que ellos quisieran solventar de manera rápida estos problemas, pero desafortunadamente en el tema administrativo hay que sustentar los proyectos, inclusive un peso hay que justificarlo por qué de dónde y cómo”, apuntó.

Sin embargo, Raúl Corona detalló que al momento todos los bovinos sacrificados han cumplido con los requisitos como el Tipo Inspección Oficial (TIF) y los introductores del rastro han cumplido con el Certificado de Productor Confiable.

El titular de Industrial de Abastos detalló que en administraciones anteriores sacrificaban cerca de 6 mil 500 o 7 mil porcinos al mes, y al corte de enero cuentan con 9 mil 600 cabezas de porcino, por lo que en el convenio con otros introductores esperan llegar a los 12 mil.

Asimismo, ante las quejas de algunos productores que han solicitado que se elimine el TIF, pues aseguran que sólo ha incrementado la matanza clandestina, Raúl Corona especificó que es un requisito necesario para asegurar la sanidad de la carne.

“Las autoridades fueron los que tramitaron que el rastro se volviera TIF.  Es una garantía de que todos los productos salen con una sanidad adecuada, se garantiza la salubridad de todos los productos, los introductores argumentan que no pueden cumplir con los requisitos porque no hay ranchos, no hay ganaderías que les emitan dicho documento”, aseveró.

Finalmente dijo que pese a la dificultad para que las personas cumplan con todas las condiciones, han preparado estrategias para facilitar la documentación.

Una de las acciones en las que se les apoyará será en la creación de una “cámara exhibidor”, para que los introductores no laboren en los estacionamientos y así cumplan con las especificaciones necesarias para garantizar la certeza sanitaria. 

COMENTARIOS