20 de Marzo del 2019

100 días de soledad (de AMLO)

Por Daniel Fajardo / /

AMLO llegó a la primera meta, los famosos 100 días en los que muchos expertos difieren si realmente es la temporalidad suficiente para evaluar a un presidente o si se necesita un mayor tiempo y más, cuando su ideología busca romper un paradigma en la historia moderna de nuestro país, mismo que con polémica y acciones, ha tratado de quebrantar.
Su primer centenar de días ha estado lleno de muchas incongruencias, varias de ellas generadas por su equipo de trabajo y la gente que le rodea que, irónicamente, han golpeado indirectamente la credibilidad del presidente evidenciando ante muchos, que la utopía que quiere convertir en realidad, parece ser una idea muy particular, una que sus más allegados no comparten en la práctica.

¿Quién sigue a AMLO?
Entre las mayores incongruencias que han destacado en estos 100 días podemos ubicar el asunto de la austeridad de la clase política, ¿cuántos funcionarios de alto rango, solo con la presión de la opinión pública y un guiño del presidente, decidieron (sin mucho remedio) presentar su declaración 3 de 3 de forma tardía, dejando aun dudas sobre su contenido; suerte que no fue distinta para quienes la presentaron en tiempo y forma y que posteriormente tuvieron que hacerles ajustes debido a inconsistencias en lo declarado.
Casos de muchos funcionarios quienes se han amparado para “no ganar menos que el Presidente” pese a ser representantes de MORENA, siendo otra de las grandes incongruencias de una fracción que pareciera ser un representante de dicho movimiento tan solo en el nombre pero no en la filosofía que le sustenta.
Finalmente el mismo hijo de AMLO, quien ha sido captado en restaurantes de lujo y con accesorios de gran valor, comportamientos que son contrarios a los promulgados por su padre.
A esto podemos sumar, en el tema social, los actos de rapiña en los que lamentablemente mas de 100 personas perdieron la vida al acudir a una fuga de combustible, maestros que han decidido cerrar vías del tren y cada vez más grupos sociales que han alzado la voz ante el llamado del presidente y sus acciones para combatir a los enemigos que él ha señalado como los principales adversarios para construir un mejor país.
Todas estas conductas dirigiéndose en una dirección diferente a la propuesta por AMLO en su discurso, generando dudas acerca del compromiso y convencimiento de quienes en su momento afirmaron respaldar al candidato más allá del simple voto.

 

100 días de soledad y contando

De forma directa, estos actos se le han “colgado” a la imagen del presidente quien por su parte, sí ha tratado de ser congruente con su idea de la austeridad con un sueldo mucho menor al de sus antecesores, simplificando la vida de lujos de otros mandatarios, siendo un gobernante cercano a la gente que viaja en clase turista y que compra su café en el Oxxo, nadie puede discutirle al Presidente López Obrador su convicción de querer cambiar al país y hacerlo “muy a su manera” ¿pero por cuanto?
Sí, ¿hasta cuando las ideas que promulga lograrán permear en la dura coraza de un sistema hermético que se ha mantenido por casi un siglo fortaleciendo a la clase política de nuestro país tanto en poder como en riqueza? ¿Logrará AMLO cambiar ese paradigma?, ¿hasta cuándo terminará la paciencia de la gente y comenzará a exigir los resultados a estos discursos?
Puedo entender y disculpar que por este cambio de 360 grados, muchas de las personas que rodean a AMLO caminen por inercia hacia otra dirección pero ¿por cuánto? ¿Logrará el presidente este cambio de actitudes y pensamientos o seguiremos mirando un discurso con el riesgo de convertirse tan solo en una nueva utopía?

Comparte tu opinión conmigo en @danielfajardomx y www.danielfajardo.mx

ANTERIORES

Publicidad