24 de Abril del 2019

Caravana Migrante ¿una bomba de tiempo?

Por Daniel Fajardo / /

 

Tras semanas en que la opinión pública ha tenido como tema principal todo lo referente a los primeros días de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el tópico de las caravanas migrantes sigue siendo un cabo suelto en el que la postura que se ha fijado sobre este asunto continua siendo muy imprecisa sobre todo cuando el tema se ha ido debilitando y se ha relegado fuera de los principales titulares.

De la información al entretenimiento

Al inicio el evento fue presentado como un debate moral entre la manera en la que los mexicanos deberíamos recibir a los migrantes y que nos hiciera diferente a lo que tanto hemos criticado con nuestros nacionales en Estados Unidos, la discriminación.

Este debate llevó a la opinión pública a mantener en segundo plano reflexiones de mayor importancia como serían en primer lugar, el poco control en la frontera sur para permitir el acceso de migrantes en ese número sin que existiera un registro de las personas que ingresaban a territorio nacional por este medio, la debilidad por supuesto de nuestros políticas externas para que a través de la diplomacia buscáramos frenar o contener este desplazamiento, la situación social que enfrentaríamos con este éxodo durante su recorrido por territorio nacional y lo que ocurriría al momento en que éste concluyera su camino convirtiendo nuestra frontera norte en un campamento de migrantes.

Este tema era simplemente el asunto del que nadie quería hablar ni asumir una responsabilidad, la mayoría de los medios televisivos en lugar de exponer estas reflexiones convirtieron el tema en entretenimiento, las coberturas informativas se enfocaron en contar las historias de quienes integraban estas caravanas, una fórmula sencilla para ganar la simpatía de quienes miraban esta información, de esta manera encontramos reportes desde la madre que venía con sus hijos pequeños hasta las mascotas que viajaban con ellos. A final de cuentas, entretenimiento. Un enfoque que para nada orientaba las dimensiones de esta problemática hasta que tal cual como bomba de tiempo, el tema estalló.

Éxodo, ¿tiempo para actuar?

El peso de la noticia obligó a que el tono de la información cambiará del entretenimiento a la denuncia, la caravana migrante empezó a tener en nuestro país diversas problemáticas propias de este desplazamiento como cuestiones de salubridad y discriminación, solo por mencionar algunas, los medios expusieron a un sector de mexicanos que no estaba de acuerdo con la postura del gobierno para permitir estos accesos a territorio nacional y la opinión pública empezó a cambiar, sobre todo al presentarse coberturas desde la frontera norte en donde los ciudadanos manifestaban su desacuerdo con lo inevitable, los migrantes estarían llegando para quedarse. 

Tan solo en cuestión de semanas, el tema y la reflexión cambió del entretenimiento al cuestionamiento  y es que el verdadero peso de esta situación, la cual debió tratarse desde el inicio, nos estalló como bomba cuando la problemática sí o sí debía exponerse en los medios y ahí fue cuando los mexicanos comenzaron a cuestionarse sobre todas las situaciones que derivan de no fijar una postura desde gobierno y hasta la opinión pública sobre este asunto.

Inicia la cuenta regresiva

Lamentablemente la cobertura se volvió discreta en las siguientes semanas, ante el riesgo de que la opinión pública adoptara una postura de mirar a los migrantes como “invasores” y casos de discriminación más violentos, como se llegaron a filtrar en algunos momentos en las redes sociales, empezaran a ocurrir y ser celebrados, el tema desapareció sumado a eventos de mayor relevancia que ocuparon los principales titulares como el cambio de gobierno en nuestro país que mantiene a la opinión pública con la atención en este asunto.

La situación de los migrantes continúa, ahora con las historias de varias personas que han sido detenidas, otras que se han quedado en la frontera argumentando que es casi imposible pasar a Estados Unidos y la más importante, el anuncio de una nueva caravana migrante que saldrá de Honduras en el próximo mes de enero y que anuncia ser mayor que las anteriores.

¿Cuál será la postura que se asumirá en los medios tras el retorno de este tema?, la cobertura deberá plantear lo que debió presentar en un inicio y promover una visión mucho más amplia sobre esta problemática que incluye muchos aspectos, desde luego como prioridad el aspecto humanitario que es el eje de lo que debe representar nuestra solidaridad hacia ellos pero también, un fuerte señalamiento hacia el gobierno cuyo papel no debe ser solamente el de permitir el paso como apoyo sino ofrecer las garantías para que estos migrantes gocen de seguridad durante su traslado y tengan condiciones dignas durante su estancia en este país.

El tema regresa con una problemática que exige un mayor interés de la opinión pública y un tipo de cobertura que no se enfoque ni en el entretenimiento ni en la tragedia.

Comparte tu opinión con nosotros en @mimfo_oficial y www.mimfo.com

ANTERIORES

Publicidad