21 de Julio del 2019

Por qué Barbosa sí

Por Yonadab Cabrera Cruz / /

losamantes inte yona

No crean que esta columna es un texto para retractarme de todo lo que he dicho de Barbosa.

Tampoco es para curarme en salud.

Mucho menos para  decir que es el mejor perfil y que quiero que sea gobernador.

Sostengo todo lo que he dicho de Barbiquiu, perdón de Barbosa.

Sí, puedo decir mil cosas del ex perredista, pero de nada sirve si López Obrador considera todo lo contrario.

O ¿Ustedes creían que todas las consideraciones que tiene Yeidckol Polevnsky hacia él son solo de su puritita amistad?

Pues no.

El hecho de que de que repita como candidato de Morena al gobierno de Puebla no es una ocurrencia de Yeidckol, es una orden de López Obrador bajo dos argumentos:

El primero de ellos es que quiere justicia, o sea, está seguro de que a Barbosa le robaron la elección y por eso quiere que se le haga justicia. El segundo tiene que ver con el hecho de que considera que el ex senador le ha mostrado lealtad incondicional y efectividad.

Desde el gobierno federal descartaron tajantemente al único que le hacía sombra a Barbosa, Alejandro Armenta y eso es porque el ahora senador era el responsable del ejército de defensa del voto de la coalición Juntos Haremos Historia en el pasado proceso electoral, y a él le achacan que ni Morena, ni el PES ni el PT hayan cubierto el total de representantes de casilla.

Entonces Armenta está vetado, me han contado que nadie confía en él.

Otro que podía hacerle sombra es Fernando Manzanilla y aunque ha mostrado lealtad, aún no tiene toda la confianza de la cúpula morenista. Y de Rodrigo Abdala o Claudia Rivera, consideran que están muy “verdes” para buscar la gubernatura.

A tal grado es el respaldo que López Obrador le ha dado a Barbosa que le ha entregado la estructura del gobierno federal y de Morena.

Pidió que proclamaran al ex perredista como jefe político de su partido en la entidad poblana y El Peje está dispuesto a otorgar todos los recursos necesarios para que su aliado gane el gobierno del estado.

Ni modo, López Obrador no quiere que en Puebla haya paz o la quiere pero a su estilo.