12 de Julio del 2020

Vida y Estilo

¿Los genes pueden determinar si eres un asesino?

- Foto: Especial

Preguntamos a una experta sobre qué vínculos genéticos pueden convertir a una persona en alguien muy violento, y si podría haber un posible tratamiento para prevenirlos

Por QUO /

El asesinato de la profesora Laura Luelmo ha conmocionado a toda la sociedad española. Y ha llamado especialmente la atención de que el asesino confeso de la mujer, Bernardo Montoya, ya había sido condenado anteriormente por el asesinato de una anciana, y que su hermano gemelo estuviese cumpliendo condena por el asesinato de otra mujer.

En Quo nos hemos puesto en contacto con la investigadora Noèlia Fernández-Castillo, del departamento de Genética, Microbiología y Estadísticas, de la Universidad de Barcelona, para que nos explique si existe un componente genético que pueda hacer que una persona se vuelva extremadamente violenta. Esta investigadora tomó parte en un estudio cuyos resultados se publicaron el pasado mes de julio, en el que se identificaron (en ratones y en humanos) hasta 40 genes que de una forma u otra (ya sea por mutaciones, variaciones...), están relacionados con la agresividad.

Antes de seguir, hay que dejar bien claro que respecto al caso concreto del asesinato de Laura Luelmo, la investigadora nos dijo que el factor fundamental que hay que considerar es el cultural, concretamente el machismo: "No es casual que estas tres personas asesinadas sean mujeres. Vivir en una sociedad machista, educados en la desigualdad y donde la violencia de género está presente de forma habitual, es un factor ambiental con mucho peso en el comportamiento agresivo y la violencia hacia las mujeres".

Retomando ahora su investigación (y que, insistimos, hay que desvincular totalmente del terrible crimen de Huelva), nos explicó que: “Hemos identificado solo cuarenta genes, pero seguramente serán cientos”, nos dijo. En esencia, el estudio revela que: “Es probable que algunos genes funcionen como nodos centrales de redes génicas de predisposición al comportamiento violento. Y si alguno de estos genes centrales está alterado, podría afectar al resto de genes y contribuir en mayor medida al comportamiento agresivo”, explicó la investigadora.

QUO

COMENTARIOS

Publicidad