24 de Septiembre del 2018
 
 

Política

#ManoAMano: Humberto Aguilar y Mario Rincón pelearán a muerte por el distrito 7

- Foto: Especial

Humberto Aguilar está respaldado por el PRI y aunque eso le da una ventaja en la zona, es cierto que también es un aspecto por el que podría ser criticado por sus contrincantes. Mario Rincón González busca enfrentar este panorama con el respaldo de Acción Nacional, PRD y Movimiento Ciudadano, en la alianza Por México al Frente, sin embargo, su reto será quitarse la etiqueta morenovallista y la fama de chapulín

Por Karen Meza/ @KareMeza_ /

El escenario político en el distrito 7 federal en Puebla, estará reñido entre el priista Humberto Aguilar Viveros y el morenovallista Mario Rincón González, quien busca por segunda ocasión el voto de los ciudadanos de la región de Tepeaca.

Los ciudadanos de esta zona tienen arraigado al partido del tricolor y aunque eso genera una ventaja para Humberto Aguilar es cierto que también es un aspecto por el que podría ser criticado por sus contrincantes.

Mario Rincón González busca enfrentar este panorama con el respaldo de Acción Nacional, PRD y Movimiento Ciudadano, en la alianza Por México al Frente, sin embargo, su reto no solo será sumar simpatías en el tricolor sino quitarse la etiqueta morenovallista y la fama de chapulín.

Pese a no contar con una preparación política y presencia en el ámbito público, el candidato de Nueva Alianza, Marco Antonio Ortiz Jácome es un factor importante en la elección pues cuenta con el apoyo de un sector importante del magisterio que restará unos votos al tricolor y albiazul, aunque no representa un verdadero peligro. 

En la contienda también estarán otros competidores desconocidos como Daniel González Sánchez, un joven que representa a Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y Jacqueline Moro Torres del partido Verde Ecologista de México (PVEM).

A continuación CENTRAL te resume las fortalezas y debilidades de los candidatos:

interiores tpri

Humberto Eloy Aguilar Viveros busca el voto en el distrito 7 de Tepeaca que en los últimos años ha sido un bastión importante del PRI, el partido que representa. En la región que busca ser ganador casi todos los municipios son gobernados por el tricolor, lo que da ventaja de ganar la elección del primero de julio. 

Los puntos a su favor es que desde joven se ha involucrado en la política y siempre ha ganado todos los procesos electorales. 

En el periodo 1993-1996 fue alcalde de Tepeaca. Después en 2008 a 2011 fue diputado local y posteriormente legislador federal.

Hasta el momento no se le conoce un acto de corrupción a pesar de que fue presidente en el Congreso Local en el gobierno del priista Mario Marín Torres, a quien le aprobó sin objeciones sus cuentas públicas.

A pesar de todo, su reto es superar la crisis que representan para él su partido político, el marinismo y el gobierno de Enrique Peña Nieto, donde por última vez representó como delegado  de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR).

interiores tpan

El panista Mario Rincón tiene una mala experiencia como candidato a diputado federal después de que en 2015 perdió ante el entonces priísta, Alejandro Armenta Mier.

Los cargos públicos que ha tenido fueron designados por el ex-gobernador Rafael Moreno Valle y el entonces alcalde, José Antonio Gali.

Hace unos días solicitó al Congreso Local su licencia como diputado en donde tuvo un pobre desempeño pues en cuatro años 8 meses presentó 20 iniciativas y puntos de acuerdo.

Rincón tiene el reto de generar simpatías con la población que tiene arraigada su afinidad al PRI y convencer a los poblanos de que no dejará por varios periodos –como sucedió cuando era legislador local– la Cámara Baja para buscar otro cargo, o bien, ser parte del gabinete estatal. 

Mario Rincón fue nombrado diputado local en 2011 y semanas después pidió licencia pues el entonces gobernador Rafael Moreno Valle lo designó como secretario de Desarrollo Social (Sedeso) y en 2013 titular de la Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (SDRSOT), área de la que renunció para competir por la diputación federal.

Su mayor escándalo con el gobierno morenovallista fue la imposición de los nuevos dueños centro de verificación vehicular, que hasta la fecha han dado un servicio deficiente.

Después de perder por primera vez en la elección federal, tomó protesta como secretario de Gobernación municipal con el entonces alcalde Antonio Gali. Una vez que Gali se fue a campaña para gobernador, Rincón fue operador del voto y regresó a la vida política en sus actividades en el Congreso Local.

interiores tnueva

Aunque pudiera considerarse un rival débil y desconocido, el candidato de Nueva Alianza del distrito 7, Marco Antonio Ortiz Jácome cuenta con el apoyo de un sector importante del magisterio de la región de Tepeaca.

Algunos votos importantes les restará al PRI y PAN, por los años que ha sido trabajador en la Secretaría de Educación Pública del Estado de Puebla.

Las ventajas para su candidatura son su preparación. Él estudió las licenciaturas en “Intervención Educativa” y “Gestión Educativa” en la universidad Pedagógica Nacional Unidad (UPN).

COMENTARIOS

Juan Nájera

Publicidad