23 de Febrero del 2024

Qué burritos mis amigos de la CTM

Por E. Sarah Goza / /

queperra ident

Mi abuelito Pug siempre hablaba de la importancia de los sindicatos para la vida laboral de las empresas caninas.

Él como todo un empresario, siempre respetó a los trabajadores y les daba todo a manos llenas, pero sobre todo se preocupaba por su educación, porque se profesionalizaran y estudiaran, pues creía que un obrero mejor preparado, tenía más herramientas para hacer de la fábrica una empresa exitosa.

Guauuuuu, guauuuuu, guauuuuuuu.

Es así como hasta los guardias de seguridad, unos Doberman, Pastor Alemán y Pastor Belga, salieron adelante y muy bien educados, hasta pusieron sus cooperativas y luego ya eran proveedores de croquetas para la fábrica de mi abuelo.

Pero lamentablemente esos tiempos se han acabado y aunque suene a Pugviejita, creo que ese pensamiento empresarial y sindical le traía mucha prosperidad a toda la especie canina. Pero ahora los líderes sindicales como Leobardo Soto se preocupan solo por llenarse sus bolsillos de dinero y su buche de comida.

Guauuuu, guauuuuuu, guauuuuuu.

¡No seas así Leobardo!

Ya de tantos millones de pesos que has recibido del morenovallismo, del marinismo y ahora hasta del Sindicato de Taxistas y Uber, deberías de invertirle unos centavos o unas croquetitas para la preparación de tus agremiados, sobre todo si los vas a hacer candidatos.

Guauuuu, guaaaaau, guauuuuuuuuu.

Pues resulta que los cetemistas y hermanos Delfina y Oscar Pozos, fueron sorprendidos copiando en su examen de conocimientos que aplica el Instituto Jesús Reyes Heroles a los aspirantes a un cargo de elección popular. Se supone que es uno de los filtros para ser candidatos.

¿Y qué sucede si se sorprende a alguien copiando?

Ojalá respondiera Leobardo Soto, Jorge Estefan Chidiac o Toño Hernández y Genis….

Pues a los burros se les quita el examen y no pasan al siguiente filtro.

Guauuuu, guauuuuu, guauuuuuu.

Y en efecto, eso fue lo que sucedió, le quitaron sus exámenes a Delfina “La más bonita” pero nada “Lista” y a su hermano.

En lugar de ser “Delfina la más bonita”, debería de ser “Delfina la lista”, pero ya vimos que lo suyo no es la preparación académica, ni la primaria, la secundaria o el bachiller.

Y de inmediato le comunicó a Leobardo Soto lo que había ocurrido y éste fiel a su estilo iracundo, llamó de inmediato a Estefan “Estefan de qué se trata, no que íbamos a hacer equipo. Dime de una vez si no para que mejor me retire”, palabras más, palabras menos pronunció el líder charro.

Guauuuu, guauuuuu, guauuuuuuu.

A Estefan casi se le sale el chamaco, se le atora el pollo, se le corta la leche y se le caía el poco cabello que le queda, ni siquiera sabía de qué hablaba Leobardo Soto, y de inmediato se comunicó con Toño Hernández y Genis, quien se puso a investigar.

—Jefe, jefe, jefecito, pues es que le quitaron el examen a “Delfina la más bonita” por burrita, la sorprendieron copiando— dijo el buen Toño.

—Pues me vale, haz algo, haz algo, haz algo que Leobardo me va a hacer algo— gritó Estefan desesperado.

—Pero jefe, jefecito, nosotros no tenemos injerencia, porque los que aplican los exámenes son los del nacional— respondió Toño angustiado.

—¡Me lleva la….! No sirven para nada— espetó Estefan.

Guauuuu, guauuuuuu, guauuuuuuuuu.

Total que tuvo que mover cielo, mar y tierra para que el CEN de PRI le regresara los exámenes de “Delfina la más bonita pero no tan lista” y de su hermano.

¿Y qué creen?

El CEN no solo regresó los exámenes, también los contestó por ellos y hasta mérito académico y excelencia recibieron.

Guauuuuuu, guauuuuuuuu, guauuuuuuuuuuu.

Estoy segura que ni Leo lo hubiera contestado tan bien como ellos.

Pero algo que me llama la atención es que la dirigencia estatal puede perder algunos exámenes como el de Migue Ordoñez y rescatar los de los burritos como “Delfina la más bonita pero no tan lista” y su hermano Oscar Pozos.

Publicidad