22 de Noviembre del 2019

De mendiga a diputada

Por E. Sarah Goza / /

Que Perra

Mis hermosos Pugfans ahora sí los he tenido bien abandonados. Les ofrezco una disculpa pero ustedes saben que cuando nos llega el amor, ya nada más nos importa, solo vivimos para nuestro perro. Y es que yo me enamoré de un guapo y fuerte Pitbull; estaba bien sabritas lo malo es que era muy loco y posesivo, un día de estos hasta me iba a pegar, por eso mejor lo dejé y aquí estoy de vuelta.

Ya que experimenté el único y verdadero amor, puedo decirles que todo lo que hace una humana o una hembra como yo, cuando nos entregamos y amamos a alguien con tanta pasión. No nos importa nada, solo vivimos del sexo y deseo que nos provoca nuestra pareja o vivimos de otras cosas que también nos enamoran.

Guauuuuu, guauuuuuuu, guauuuuuuuuuu.

Sí, así pasa cuando las mujeres nos enamoramos de alguien o de algo, hasta nos olvidamos de nuestras raíces, de a quienes nos debemos o los ideales que perseguimos. Si no pregúntenle a la diputada del PES, Nora Escamilla que pasó de ser méndiga a diputada, cuando hace unos meses todavía andaba en transporte público (cosa que no tiene nada de malo).

Pero en una interesante sobremesa con algunas amigas de mi misma especie pero diferentes razas, me enteré que en realidad el amo y señor de esta diputada no es el líder del PES, Raúl Barranco Tenorio, ni el noble y siempre guapo Fernando Manzanilla.

Nooooo…

Así como todos los diputados de la coalición Juntos Haremos Historia en el Congreso local, la Nora Escamilla tiene un nuevo amo y señor y se llama José Juan Espinosa. Sí, el JJ ha pagado muy bien la lealtad de Nora Escamilla y hasta la premió por subirse al Pleno a leer y presentar una iniciativa de Nueva Alianza de la Legislatura pasada y que por cierto estaba muy mal, tan mal que luego luego la corrigieron.

Pobre Norita, pinche quemadota que se dio y como no podía fritar a los 4 vientos que salió por órdenes de José Juan, se tuvo que tragar el oso completito y todas las críticas, pero con el pago que le dio el ex alcalde de San Pedro Cholula hasta yo me subiría al Pleno al decir puras tonterías o me haría pasar por una intelectual y obedecería a ciegas a mi amo y señor.

Guauuuuu, guauuuuuuu, guauuuuuuu.

Lo bueno es que mis amos ni son José Juan, ni son tan perversos, malos o terriblemente autoritarios como para hacerme pasar tremendo oso, pero lo que me queda claro es que el JJ sabe ser agradecido y bien pagado, pues el quemón que se llevó Norita le costó al ex alcalde nada más ni nada menos que una camionetota y con cargo al Ayuntamiento de San Pedro Cholula.

Ya ven, me equivoqué, debería de dejar ser una estrella del firmamento y mejor meterme a la política, pues recibir una camioneta por una quemada pública es buena oferta ¿O no, Nora?

Publicidad