22 de Noviembre del 2019

Qué bitch mi amiga Denisse

Por E. Sarah Goza / /

queperra ident

A veces quiero ser como Denisse Ortiz, luego me acuerdo que se le bota la canica y se me pasa.

¿Qué podría tener de malo Denisse Ortiz? Es guapa y de bonito cuerpo así como yo, es muy sexy y más de uno la desea como a mí. Sí, a simple vista esta muchachita no tiene defecto alguno, sus medidas son perfectas 90, 60, 90, pero tiene algo que prende las alarmas de cualquiera.

Guauuuu, Guauuuuuuuu, guauuuuuuuuu.

Debajo de esa extensa cabellera negra azabache, de esos ojos chiquitos, chiquitos, chiquitos y con pestañas postizas y esas uñas largas y afiladas, se esconde una muchacha que vive en otro mundo, en otra realidad, en la luna, el espacio, bajo el mar o en cualquier lugar que la tiene con una grave ceguera.

¡Bendito Dios! Ni los lujos, las joyas, la fama y la fortuna hasta ahora no me han dejado loca, deschavetada y cada seis meses me vacunan contra la rabia, por aquello de que luego los bichos se te van a la cabeza, así como les pasa a los humanos con los cisticercos o las triquinas, uno puede quedar loco y ya no sabe lo que dice ni lo que hace.

Guauuuuu, guauuuuuuu, guauuuuuuuu.

Así le pasó a mi Denisse Ortiz que me cae re bien, es muy ella, tiene mucha muchosidad, pero la prefiero a varios metros de distancia de mí, como dice mi abuelito Pug: “Los toros, los pitbull y los guajolotes se miran de lejos. Desde su corral”, porque fuera de su jaula son muy peligrosos y si no pregúntenle a esta sarita (señorita).

Los únicos méritos de mi Denisse Ortiz es ser la cuñada de Lalo Rivera y la particular del viejito Paco Fraile, porque su diputación la ganó por la ola morenovallista que arrasó en el 2010, y por lucirse cual modelo en el Pleno del Poder Legislativo, pero a su paso por el Congreso del Estado nadie le recuerda algo extraordinario, alguna propuesta buena, o algo inteligente que haya dicho.

Solo la recordamos por haber traicionado a su cuñado cuando Moreno Valle lo quería traer entre sus garras.

Guauuuu, guauuuuu, guauuuuuuu.

Y con todos estos “méritos” Denisse Ortiz creyó que podía chantajear, amenazar, extorsionar y manipular a Lalo Rivera, Martha Erika Alonso, Tony Gali y Moreno Valle. La inocente, pobre niña amagó con hacer una rueda de prensa para anunciar su inclusión a Morena si es que no le daban una candidatura o un cargo “importante” en cualquiera de las dos campañas.

Por supuesto, los amigos antes mencionados se pusieron a temblar, le rogaron que se quedara, que era la política del momento y del futuro y que sin ella no podían hacer nada (léase en tono de sarcasmo y risa). La tiraron de loca, le dieron el avión y sí, para tenerla quieta, tranquila y contenta le dieron un mega, súper, importante cargo “repartir flayers y andar tocando puerta por puerta de los hogares poblanos para llevarles las propuestas del PAN”.

Publicidad