21 de Septiembre del 2019

Financiamiento Colectivo (Crowdfunding)

Por Jorge Medina Salgado / /

cuantometrajo interiores

En esta última década la tecnología ha revolucionado los usos y costumbres de las personas, en lo social el uso de redes como Facebook, Linkedin o Twitter ha hecho que la sociedad vaya creando hábitos diferentes a los que tenían hace 20 o 30 años. Del mismo modo, en el lado económico se han ido creando nuevos hábitos gracias al uso de plataformas tecnológicas que conceden acceso a servicios financieros innovadores denominados Fintech (derivado de Finance Technology, tecnología financiera en inglés), tales como pagos electrónicos, activos virtuales o financiamiento colectivo, también conocido como crowdfunding. Dentro de los sistemas económicos y de repartición de capital, tanto regional como global, el crowdfunding ha traído consigo varios beneficios como mecanismo de inclusión.

El crowdfunding es un modelo parecido a las sociedades. Consiste en que, dentro de un grupo de personas con un proyecto en común, cada individuo aporta una porción de capital moderado y aceptable, sin poner en riesgo su patrimonio. La principal diferencia entre el crowdfunding y un esquema de sociedad es el uso de mecanismos tecnológicos para la obtención de recursos. Según laflecha.net, el primer antecedente de financiamiento colectivo fue en 1997 cuando una banda de rock británica, Marillion, solicitó financiamiento a través de una plataforma online. Existe también una leyenda no documentada que dice que la sociedad israelí, al verse continuamente amenazada por sus vecinos, desarrolló plataformas de captación de recurso para fondear proyectos de desarrollo armamentista.

Según Piketty, uno de los principales motivos de inequidad económica es la exclusión de algunos sectores sociales para participar dentro de los modelos que generen ingreso por capital. El financiamiento colectivo es un excelente mecanismo de inclusión dentro del ecosistema económico, ya que permite a individuos obtener ingresos por manejo de capital y así combinarlos al mismo tiempo con sus ingresos laborales.

Con un esquema de crowdfunding las personas pueden participar en proyectos de capitalización dentro de cualquier industria, hay ejemplos de financiamiento colectivo dentro de la industria vinícola, médica, de diseño, arte, música, logística, autopartes, aeroespacial, alimenticia e inmobiliaria, entre otras.

Dentro de los modelos de crowdfunding está como ejemplo el proyecto CIPERTY. Esta plataforma tecnológica consiste en un esquema de financiamiento colectivo que permitirá a inversionistas de todos los segmentos juntar su capital para participar dentro del mercado inmobiliario invirtiendo en propiedades de plusvalía alta y con la opción de tres principales productos: a) comprar en preventa – venta, b) compra renta – venta y c) compra disfrute colectivo – venta. Si estás interesado en este modelo, puedes contactar a los especialistas dentro de ciperty.com.mx.

Con las plataformas de crowdfunding, un inversionista podrá dejar de enfocarse en esquemas tradicionales de inversión que a lo mucho puede dejar un retorno de hasta el 7%, y empezar a participar en proyectos que le ofrezcan beneficios que mínimo irán entre 15 y 26% según el modelo.

Publicidad