23 de Septiembre del 2018

Donde comen 2, comen 6, 7, 8, 9, 10, etc…

Por Luz Marina Manzano Gómez / /
Donde comen 2, comen 6, 7, 8, 9, 10, etc…
Foto: Especial

gritos esperanza

Lo que está ocurriendo en el país venezolano es sencillamente insólito.

El milagro de la multiplicación de los panes se ha convertido en una obligación.

Si se tiene el dinero para comprar comida, no la hay, y si la hay, su costo es tal, que puede que no alcance.

La comida se ha convertido en un lujo. La masa corporal de las personas está desapareciendo, cada vez están más flacos, sin importar status socioeconómicos porque es un problema de escasez, no se está produciendo comida en el país e importarla es cada vez más difícil.

La sobrevivencia depende del compartir, o se comparte, y se hacen intercambios entra la poca comida que se tiene entre las familias (yo te doy un arroz y tú me pasas una pasta) o la sentencia es la enfermedad y la muerte.

Es urgente la reflexión del gobierno, o de lo contrario, es urgente la intervención internacional, es la sentencia de muerte de más de 20 millones de personas en pocos meses. Compartir se ha vuelto en necesidad, hacer multiplicación se hace meta, pero hacer conciencia se ha vuelto una obligación.

Qué bueno que aún se comparta y se multiplique el pan en muchas casas venezolanas, pero qué grave que sea por obligación socialista.

Que no puedas escoger lo que deseas comer no parece un lujo, pero en Venezuela, lo es. En este país, la compasión gubernamental (si es que este concepto es operacionalizable en la práctica) se ha vuelto un lujo.

Que se escuche el HAMBRE de más de 20millones de personas, que tengan compasión los que tienen esta gran responsabilidad en sus hombros. Esa es la esperanza.

Gracias por leerme.

El Hada de Guerra.

ANTERIORES

Juan Nájera

Publicidad