17 de Octubre del 2018

Un respiro ¡nada más!

Por Mafer G. Garnica / /

interior cronicaface

Cuando crees que por fin lo lograste, aplacaste a la o las criaturas pasa algo que trae como consecuencia un desastre peor del que ya había.

¿No les pasa que hay días que están en automático? A lo lejos solo oyen una o varias voces decir ¡Mamá! ¡Mamá!

Me encanta jugar con ellos (bueno el menor, al mayor ya le da oso) pero llega un momento en que quieres respirar y cargar pila para seguir ¡pero claro ahí andan siguiéndote, si pueden hasta al baño!

Al menos la mayoría de las mujeres que conozco y tienen hijos están con ellos todo el tiempo, han dejado de lado su vida profesional para dedicarse en cuerpo y alma a la educación y cuidado de sus pequeños. No nanas, no abuelos que puedan ayudar por el motivo que sea (distancia, tiempo), únicamente ellas.

No es egoísmo, ni que uno reniegue (ah porque no falta quien te diga eso) ¡cansa! PERO ENTIENDAN ES NECESARIO UN RESPIRO.

Vas a tu habitación y estás literal en calidad de bulto intentando ver algo, lo que sea ya te da igual, pero no falta que suban corriendo te roben el control y empiecen ¡Ma tengo hambre! ¿Vemos esta peli? (una que ya han visto infinidad de veces)

Ok lo del cuarto no funciona, tratas de hacer otra cosa oír música, comienzas a medio sentir un alivio y de pronto ¡Mamá mi hermano me molesta! ¡Quieres subirle a todo y ver la discusión con música de fondo!

Hace unas semanas decidí comenzar salir a correr con una nueva amiga ¿cuántos días he podido ir? CERO DÍAS, si no es una cosa es otra pero simplemente no he podido.

Honestamente en el rayo del sol no lo pienso hacer, hemos llegado a temperaturas de hasta 40°, el calor literal te pica y a penas das unos pasos y estás bañada en sudor, decidimos por “comodidad” ir de noche y ni así he podido.

Cuando eres una mamá 24/7 envidias a los del Oxxo, ahí por lo menos van rolando turnos y descansan.

Bueno los dejo por hoy, apresurada un poco porque sí ¡Ya me toca mi dosis de caricaturas!

Mi Twitter @mafergarnica ¡Gracias por leerme!

ABSURDO

Publicidad