13 de Diciembre del 2018

Dos años sin Selene

Por Viridiana Lozano / /
Dos años sin Selene
Foto: Especial

Guiapara interior viri

Siempre tengo el mismo sueño. La he encontrado en varios lugares, en la calle, en una recámara, en una casa, la playa, un centro comercial, voy caminando y la veo, nunca he visitado antes esos sitios. Empiezo a platicar,  quiero contarle lo que ha sucedido en Central, qué nueva ocurrencia tiene Arturo Rueda, cuál fue la última chistosada de Yonadab Cabrera, o la última idea de Edmundo Velázquez. 

Un día le platiqué un reportaje de Osvaldo Macuil, que por el tema electoral no hemos publicado, y le pareció excelente. 

De pronto me emociono porque caigo en la cuenta de que está de regreso, que volvió, y repito la misma frase en cada sueño: 

“Amiga, siempre sueño que regresaste y te quiero contar muchas cosas, te abrazo y me despierto”, sucede, como lo digo, que la emoción me gana y me despierto.

Nunca cuestiono cómo es que volvió, lo acepto feliz y siento mucho alivio de tenerla de nuevo conmigo. 

Así, varias noches, hasta dos veces en una semana.

No sé por qué, tal vez porque todos los días pienso en ella, porque siempre que sé algo me llega el ansía de quererle contar, como le contaba cuando estaba viva.

Entonces mi mente me la regresa un rato en los sueños. 

De todas maneras no quiero saber si es que existe una razón científica, no quiero encontrarle explicaciones porque no me interesa arreglarlo.

El 5 de diciembre de 2016, más o menos a las 15:20 horas, Selene Ríos Andraca fue desconectada luego de una incesante batalla contra el cáncer de pulmón que inundó su corazón de agua.

Ese día, lloramos sin parar su familia, Arturo, Yona, Mundo, Dania, los Centrales, los demás días seguimos llorando, hoy seguimos llorando y no sé si un día dejemos de hacerlo, espero que no, porque es, al menos para mí,  la mejor forma de liberar la tristeza que siente mi corazón cada vez que caigo en la cuenta de que ya no está. 

Lloro menos desde que mi hermosa Ahitana está conmigo, tenía razón Arturo, la vida me regresó la amiga que me quitó. 

Hoy, hace dos años Selene se fue. Espero seguirla soñando siempre, porque esos pequeños instantes en que platico con ella, en los que estoy segura de que está de regreso, estoy completamente segura de que no es un sueño, y soy la más feliz. 

Publicidad