21 de Noviembre del 2019

María de Lourdes Rosales y sus retos en Seguridad Pública Municipal

Por Edmundo Velázquez / /
María de Lourdes Rosales y sus retos en Seguridad Pública Municipal
Foto: Especial

CUENTA HASTA DIEZ

María de Lourdes Rosales, la nueva titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, tiene una larga lista de temas por atender en la capital de Puebla.

Se sacó la rifa del tigre.

Lo quiera o no, no es un trabajo fácil.

Y además de todos los problemas que enfrenta esta ciudad, tendrá que enfrentar una doble grilla:

Uno, por la inexperiencia en temas operativos al ser netamente una académicas.

Y dos, el simple hecho de ser mujer la vuelve blanco de ataques simplistas y algunos hasta ilógicos. Sobre todo de grupos que no se verán beneficiados con la colocación de esta funcionaria.

Así que además de la percepción de inseguridad de la Capital así como los complicados indicadores con los que recibe el cargo, se enfrenta con aquellos que le quieren poner piedritas en el zapato —o los tenis, ya que andan de moda— por fuera y por dentro de la dependencia.

Hasta donde sabemos, la secretaria confirmó en sus cargos a los titulares de Vialidad y Policía Municipal y ha hecho remociones y cambios mínimos.

Los que bien saben dicen que su curva de aprendizaje será mínimo de seis meses.

Así que ojalá que nos agarren confesados por los próximos seis meses en la ciudad.

Y pues a desearle lo mejor tanto a la secretaria como a la presidenta municipal Claudia Rivera Vivanco.

Porque, en teoría, si les va bien a ambas, le va bien a la ciudad y a los poblanos.

Lo que sí, es que la secretaria debe de cuidarse de algunos elementos que ya le están jugando a ser el típico “caemebien”

Como pasa con Alejandro Cabrera Serrano, el supervisor de Asuntos Internos.

De entrada lo cacharon durmiendo.

 

Y dirán ustedes qué tiene de malo que duerma un oficial, sobre todo si está en área administrativa.

Bueno estaba dormido, en su carro, en horas de trabajo, y bien crudo después de una noche con las chicas malas —y no hablo de presuntas delincuentes—.

Cabrera Serrano es uno de esos elementos nocivos al interior de la dependencia.

Impone terrorismo laboral entre sus compañeros y es el azote de sus compañeras Asuntos Internos.

Porque todas ellas ya están hartas del acoso que impone.

Así que ahí tiene la secretaría María de Lourdes Rosales, un primer caso en el cual echar ojo, solidarizarse y mostrar que también hay sororidad entre las uniformadas.

ANTERIORES

Publicidad