23 de Septiembre del 2018

Los incautos de Arturo Velázquez y Edmundo Rueda

Por Yonadab Cabrera / /
Los incautos de Arturo Velázquez y Edmundo Rueda
Foto: Especial

yonachinguen ident

Para no herir susceptibilidades y evitar represalias, cambiaremos los nombres de los protagonistas de esta historia. Esto es una crestomatía, una reconstrucción de hechos realizada con los relatos de viva voz de las personas involucradas.

Jamás imaginé que dos personas tan inteligentes, tan leídas, letradas, de mundo, cultas, con maestría y hasta doctorado, inventadas, resultaran estafadas de la manera más vil y cruel.

Resultó más fácil engañar a Arturo Velázquez y Edmundo Rueda que quitarle un dulce a un niño.

Fue más fácil timar a los maestros Arturo Velázquez y a Edmundo Rueda que a una abuelita de 80 años.

Bien dicen que “No hay peor ciego que el que no quiere ver”, pues fue más fácil engañar a los cultos Arturo Velázquez y Edmundo Rueda que a una persona que padece ceguera y como dice mi abuelita “Camarón que se duerme se lo lleva la corriente”.

Y es que eso de hacer dinero fácil nunca deja cosas buenas, por eso siempre hay que estudiar, trabajar y ponerle dedicación a todo lo que uno hace. Lo único bueno es que mis amiguitos aprendieron la lección, lo malo es que les costó 2 mil pesos a cada uno esta lección que la vida les dio.

Verán:

El pasado viernes mis amiguitos en cuestión estaban tomando un café en un café fifí de los que abundan en Puebla cuando de pronto llegó una muchacha muy guapa, encantadora de incautos con su speech de couch optimista que trae buena vibra a todos y los motiva a seguir con su vida.

Encantadora de incautos (EDI): ¡Amigos! Sí, ustedes los que toman café, se ve que hoy no les ha ido muy bien, a leguas se nota que vienen arrastrando problemas de dinero, que el marido o la marida está a punto de dejarlos. Recuerden que cuando la pobreza entra por la puerta el amor escapa por la ventana.

Yo estaba igual que ustedes, hundida en una profunda crisis existencial, en la miseria, pero gracias a estos cursos motivacionales como el que les estoy dando y gracias a la Flor de la Abundancia logré salir adelante y ahora soy una empresaria exitosa. Dios sí existe, la vida sí te sonríe, solo es cuestión de que ustedes crean y quieran. (dijo en tono entusiasta, con una sonrisa de Sonrics de oreja a oreja y dientes muy blancos la muchacha).

Arturo Velázquez era quien la miraba con más atención, tenía la mirada fija sobre ella y preguntó: Arturo Velázquez (AV): ¿En qué consiste todo eso para salir adelante y la tal Flor de la Abundancia, cómo se toma? (respondió muy seriamente y atento).

EDI: La primera parte ya la hicieron, escuchar atentamente mi historia de vida. Felicidades han pasado con éxito el curso de inducción, es nuestro primer filtro, ahora viene lo más importante pues una vez que ya están motivados vienen las herramientas para salir adelante.

Se preguntarán ¿Qué sigue? Miren ustedes con una inversión de solo 2 mil pesos pueden hacerse millonarios. Sí con solo 2 mil pesos. Ustedes pensarán que se pueden quedar sin comer, sin vestir, sin dinero para el transporte, pero lo que hoy les faltará mañana se les triplicará como dice la Biblia.

Esto quiere decir que si ustedes invierten ahora 2 mil pesos, en tres días como Jesucristo multiplicó el pan y el vino, su dinero se verá multiplicado a 16 mil pesos.

Edmundo Rueda escupió el sorbo que le dio a su café, bañando a la muchacha que estaba parada justo frente a él, la volteó a ver con mirada esperanzadora como la de El gato con botas y dijo:

Edmundo Rueda (ER): ¿16 mil pesos? (preguntó con tono esperanzador como aquellas personas que nunca han visto un millón de pesos juntos y cuando reciben el dinero les da taquicardia al pensar que es un bonito sueño).

EDI: Sí amigo, recibirás 16 mil pesos sin hacer nada, sin mover un solo dedo y te podrás comprar todo lo que quieras (respondió la muchacha con un tono tan entusiasta que hasta empalagaba).

Y sí, Edmundo Rueda de pronto empezó a volar su imaginación Síiii, 16 mil pesos. Por fin me podré comprar mi camioneta, irme de vacaciones a Tolantongo, comprarme mi Mac, mi Apple Watch y poner mi negocio.Hasta los ojitos le brillaron.

EDI: Bueno, entonces solo tienen que darme 2 mil pesos y en tres días recibirán sus 16 mil pesos.

Ni tardos ni perezosos abrieron sus carteras, las persignaron, le rezaron a todos los santos y cada uno dio sus 2 mil pesotes. La Encantadora de incautos recibió el dinero, les hizo un recibo a mano, lo firmó, les pidió su dinero y se fue.

La Flor de la Abundancia fue motivo de todas sus pláticas por dos días, a todos sus amigos, conocidos, parientes, esposo y esposa les contaban sobre cómo les había cambiado la vida la Flor de la Abundancia e impacientemente esperaban la llamada para que fueran a recoger su dinero.

Rin, riiiiiiin, riiiiiiiiiiiiiiiin.

EDI: Muchas felicidades están en la siguiente etapa de esta profunda transformación, ahora para recibir su dinero solo tiene que juntar cada uno a dos personas que también aporten 2 mil pesos, pues como es una cadena con ese dinero se va pagando, yo estoy por recibir el mío, pero ustedes necesitarán inscribir a 4 personas para recibir sus 16 mil pesos, échenle ganas que están a nada de ser millonarios.

Tanto a Edmundo Rueda como a Arturo Velázquez se les desencajó el rostro, su corazón latió más fuerte y cayeron en la cuenta de que habían sido estafados.

Moraleja: para hacer dinero no hay más que ser como hormiguitas, trabajar todos los días.

¡Claro! Chinguen a los incautos.

ANTERIORES

Juan Nájera

Publicidad