12 de Noviembre del 2018

¿Celebramos lo que somos? - Una nación sin identidad

Por Daniel Fajardo / /

 

Una charla como las de siempre cuando sacamos al tema:

- “Mañana no se trabaja porque es puente”
-¿a sí?, ¿y qué se celebra?...

¿En cuántas ocasiones hemos estado en conversaciones con este guión? y muchas veces sorprender a las personas cuando les decimos el motivo de una suspensión de actividades? ¿a poco? es una de las respuestas que en mi caso sucede con frecuencia (quitando por supuesto la también frecuente confusión entre sucesos históricos)
Independientemente de que este acto representa el más vivo ejemplo de un proceso educativo basado en el memorizar y no en el aprender existen muchos temas y puntos de vista para analizar.

Una nación sin identidad

Retomo el título de la columna de hoy porque, basándonos exclusivamente de los festejos del calendario civil, o si usted quiere llamarle, calendario patrio, estas suspensiones tienen una finalidad, hacer memoria de sucesos que son vitales para nuestra historia y no solo por lo que representaron en su momento sino también, por el mensaje que buscan dar generación tras generación y que en realidad ese sea el motivo por el cual sigamos dedicando un día para hacer memoria de estos sucesos.
Una Nación que no hace hincapié en los eventos que marcaron su historia pese a que tenga un día específico para recordarlo es sin duda una Nación sin identidad.
Si aquello que nos da sentido, que incluso es un pilar de nuestra sociedad no es recordado, por falta de conocimiento o por el factor que usted quiera atribuirle, ¿cómo podemos hablar de tener una identidad sólida como país en las cosas que nos unifican como mexicanos?
Siendo más específicos, y sin caer en un radicalismo a la que la primera lectura de esta idea podría conducirnos, no podemos negar que exista una identidad, creo incluso existen muchas identidades que hacen que los mexicanos cada vez nos estemos separando más (y no por decir que éstas sean malas), por ello estos eventos que de alguna manera deberían significar algo para todos, por su valor histórico y su representación cultural, al no ser ni siquiera del conocimiento de las nuevas generaciones, desdibujan nuestro proyecto de Nación y lo conducen a otras aguas sin un rumbo fijo.

Una reflexión, una oportunidad y lo que hacen los demás.

Un día de celebración nacional es un punto de acuerdo y es un ejercicio de libertad a la vez, reconociendo que existen muchas identidades como mencionábamos hace unas líneas, reconocemos que pese a ello, tenemos puntos en común para celebrar y que reconocemos también como un pilar de nuestra visión de Nación.
En últimos tiempos, algunas de estas celebraciones se han vestido con un poco mas de alegría por cuestiones de mercadotecnia turística, pero muchas quedan aun abandonadas.
Otros países, además de no contar con tantas suspensiones en sus calendarios oficiales, cuando deciden suspender es porque es una fiesta que incluye prácticamente a toda una ciudad, ya sea por un desfile o por algún tipo de celebración, toda la ciudad sabe el significado del día que están celebrando y se busca transmitir ese significado a las siguientes generaciones mediante diversas fórmulas culturales.
Es un tanto frustrante escuchar a personas no saber ni siquiera la razón por la cual se suspenden labores, tener incluso un mínimo interés por saber la razón y simplemente limitarse a descansar. Conocemos el día que no trabajamos pero no entendemos la razón de dicho descanso, ¿es un argumento válido para una sociedad que se llama crítica?, ¿que ejerce su libertad?
¡Qué libertad puede existir cuando ni siquiera sabemos las razones que conducen a un Estado, como es el caso del tema que hablamos hoy, a decirnos lo que debemos hacer hoy!
Aunque se lee grave y podríamos concluir la columna con este pensamiento, veo más grave el otro enfoque de identidad, y la posibilidad de usar estas celebraciones, en caso de que aun tengan una vigencia, como una oportunidad de tener puntos de encuentro que nos permitan recordar los pilares en los que se sustenta nuestro proyecto de Nación.

Comparte tu opinión conmigo en @danielfajardomx y www.danielfajardo.mx

ANTERIORES

Publicidad